El portal educativo del Estado argentino

 
 

Diccionario de Tecnología Educativa

BEATRIZ FAINHOLC, Editorial Alfagrama 2010

Este diccionario de Tecnología Educativa – único en su especie – está dirigido a educadores, instructores, profesores, tutores y profesionales de la educación y de áreas disciplinarias afines; para administradores de programas educativos formales de organizaciones y corporaciones económicas, sociales, culturales, etc. Existe en la actualidad la necesidad de configurar un consenso disciplinar, para arribar a un acuerdo mínimo o marco de referencia conceptual y aplicativo, que incluya un léxico de uso cotidiano, referido al campo de la Tecnología Educativa.
El tránsito de paradigmas en general y tecnológicos en particular, reclama y propicia una mayor comprensión de las novedades, que se corresponden con la ebullición que presenta el campo disciplinar de la Tecnología Educativa en el siglo XXI.

INTRODUCCIÓN

Se definirá a la Tecnología como la ciencia de la técnica. Se trata del estudio científico de lo artificial, según Simon, H. (1969). Con Bunge, 1985; Colom, 1986; Quintanilla, 1988 se concibe que todo cuerpo de conocimiento constituye una tecnología siempre que sea compatible con la ciencia, esté regulado por el método científico y se utilice para controlar procesos naturales o sociales. También se entiende con Bunge, M. (1995) que tecnología es el campo de conocimientos relacionado con el diseño de artefactos y con la planificación de su realización, operación, ajuste, mantenimiento y seguimiento a la luz del conocimiento científico.
La tecnología supera, pues, el mero estatuto de ciencia aplicada hasta elevarse a un concepto relacionado -en relación de continuidad- con el de ciencia. No obstante, pueden reconocerse ciertas diferencias significativas entre ciencia y tecnología ya que, mientras la primera se preocupa por la realidad para conocerla, explicarla y formular leyes, la segunda se orienta al estudio de los procesos con el objeto de prescribir normas para cambiar y mejorar la realidad a través de acciones racionalmente mediadas y controladas.
El conocimiento tecnológico cabalga junto al científico y lo potencia pero también acude a otras fuentes no tan “racionales” del saber como apelar a los procedimientos culturales y técnicos existentes histórica y experiencialmente en el hacer y en la solución de problemas, con la intuición y creatividad depositadas en los diseños de procesos y productos, y otros.
La tecnología asimismo, se diferencia según las ciencias en las que se apoya. Cabe distinguir, pues, entre tecnologías materiales - basadas en las ciencias naturales- y tecnologías sociales - fundamentadas en las humanidades y en las ciencias sociales -. La pedagogía puede concebirse y articularse, según este enfoque, como una tecnología social (o sociocognitiva) orientada al estudio y mejoramiento de la acción educativa sistemática y de las prácticas de enseñanza.


En medio de tales tránsitos y replanteos muchos de los cuales incluyen, contradicciones -con posturas hipermodernas y algunas antimodernas, o aun ambas mezcladas, - se viven situaciones encontradas con modelos para alcanzar algún futuro de mundo donde aparecen sociedades y personas más preocupadas por el equilibrio y la supervivencia que por el crecimiento y el cambio.

Sin embargo, las interpretaciones artefactuales economicistas comienzan a ceden lugar a la necesidad de considerar la producción expresiva de personas en proyectos y materiales educativo-comunicacionales ejecutados por sujetos protagonistas con competencias tecnológico - culturales específicas. Se trataría de una verdadera tecnología intrínseca al quehacer educativo , centrado en problemas y procesos de cambio conceptual, de valores y fines conducentes al desarrollo de una conciencia política, eje central de esta formación que incluye la responsabilidad ética de sostener posibles modos de intervención tecnológico - educativa apropiados a contextos como creaciones para una sociedad armónica .
Esta lógica se articula con la de la “sociedad del conocimiento” que presiona cada vez más, reclamando a la educación convertirse en la inversión estratégica más significativa de estos tiempos.
Concurrente a esto, el campo de la Tecnología Educativa requiere un cuidadoso tratamiento a fin de adoptar decisiones fundantes por sus procesos y consecuencias característicos y que al resolver cuestiones coyunturales, no pierda la perspectiva general de construcción a largo plazo.

Por ello definimos a la Tecnología Educativa como la organización integrada de personas, significados, conceptualizaciones, procedimientos, artefactos simples y/o equipos complejos electronificados, pertinentemente adaptados, a ser utilizados para la elaboración, implementación y evaluación de programas, proyectos y materiales educativos que tienden a la promoción del aprendizaje contextuado de un modo libre y creador. Se trata de una Tecnología Educativa Apropiada -T.E.A.- que se diferencia y supera de la Tecnología educativa convencional existente desde la década de 1960 en adelante.
(Continua)

La T.E.A., apoyándose en los pilares del enfoque holista, la psicología cognitiva, interactiva y constructiva para el aprendizaje y la enseñanza para la comprensión inteligente con una sociología de la comunicación social, hoy incorporando las TICs, intenta superar abordajes convencionales y ofrece una síntesis crítica con un nuevo paradigma de una Tecnología Educativa CRÍTICA que desde una perspectiva socio cultural,- que es la que se ha seleccionado y mantenido en todo este Diccionario,- propone la elección, combinación y utilización de mediaciones tecnológicas en forma reflexiva, contextualizada y estratégica según los siguientes criterios:
1- que fortifiquen los encuadres participativos, interactivos y de confrontación, adaptados a las necesidades específicas de los usuarios para proyectos y materiales educativos.
2- que apelen a reconstruir los contenidos, a revisarlos y a modificarlos por el protagonismo de cada persona que aprende, preferentemente colaborativamente en grupo, cercano o remoto.
3- que provoquen la vinculación teoría - práctica y práctica - teoría por investigación - acción (búsqueda, confrontación y recreación) de procesos y productos, para alcanzar programas de crecimiento humano, consistentes y coherentes.
4- que estructuren situaciones pedagógicas y de producción de material didáctico donde se favorezca las relaciones y las búsquedas que el estudiante debe aprender consciente y contextuadamente, tanto en situaciones individualizadas y sociales de aprendizaje.
5- que llevan a conocer, adaptar, combinar, recrear y criticar los artefactos tecnológicos y las TIC sin deslumbrarse en su consumo indiscriminado, sino estableciendo planes de incorporación y actuación evaluados en términos de necesidades propias.


1 Comentario

  1. nicolás osorio. Octubre 27, 2010 15:35

    me parece muy bien ese enfoque de la tecnología Educativa, debería extenderse a todos los países.