El portal educativo del Estado argentino

 
 

"Las mentes del futuro", según Howard Gardner

¿Qué capacidades serán las más propicias para enfrentar los retos del siglo XXI? Howard Gardner, creador de la teoría de las inteligencias múltiples, contesta esta pregunta en su último libro Five minds for the future .

Ayer, 28 de junio, la revista dominical de La Nación publicó una nota sobre las últimas investigaciones de Gardner, que incluye una entrevista a este reconocido psicólogo.

Mentalidad disciplinada, mentalidad sintetizadora, mentalidad creadora, mentalidad respetuosa, mentalidad ética: son necesarias, dice Gardner, no solo para prosperar en el mundo, sino para "tener un mundo en el que valga la pena vivir".

Reproducimos a continuación la nota de La Nación, por su interés para los docentes.

Autora: Macarena Peri
(El Mercurio/GDA)
revista@lanacion.com.ar


Las mentes del futuro

Howard Gardner (66) apenas tiene tiempo para contestar su correo electrónico. Es uno de los psicólogos más importantes de Estados Unidos. Su día transcurre entre clases, charlas, viajes y reuniones en la Universidad de Harvard. Tras años de estudios e investigaciones, ha puesto en jaque todo el sistema de educación escolar de su país. En 1983 presentó el libro que lo hizo famoso: Frames of mind: the theory of multiple intelligences (Fórmula de la mente: la teoría de las inteligencias múltiples).

Después escribió 16 libros más, siempre relacionados con el origen del pensamiento y los engranajes de la mente humana. El último de ellos fue Five minds for the future (Cinco mentalidades para el futuro), en el que explica las cinco capacidades que debería tener el ser humano para enfrentar el siglo XXI. Su teoría hoy está en boca de todo el mundo y es analizada en distintas universidades. Esta es la clasificación de Gardner:

Mentalidad disciplinada

"En la mayoría de los colegios se enseñan sólo contenidos que se deben aprender de memoria", critica Gardner. Es decir qué rey siguió a qué reina, qué año pasó tal cosa, cuántos planetas hay en el sistema solar. ¿Eso es el pensamiento disciplinado? No, responde el psicólogo en su libro.

Piensa que a los jóvenes no se les enseña a pensar de una manera disciplinada. Para lograr eso, dice, los educadores deben hacer que el niño o el adolescente entiendan lo que se les está enseñando. Y hacerlos practicar.

Como los contenidos son invenciones del ser humano, el cerebro no está preparado para aprenderlos de manera intuitiva. Por ello, las mediciones internacionales carecen de sentido. Algunos tests o pruebas, escribe Gardner, cuanto más se centren en memorización de contenidos y lejos de una forma de pensar disciplinada, más anacrónicas serán.

Para él, en esta era digital donde la información es infinita, la formación de una mente disciplinada se hace más importante y necesaria. Ello, porque los estudiantes con conocimientos sobre una disciplina serán capaces de buscar qué es importante y descartar lo que no resulte importante dentro de la gran cantidad de información disponible en la Red.

Mentalidad sintetizadora

La síntesis es necesaria para unir cosas que se encuentran dispersas, pero que una vez juntas cobran un sentido desconocido. Howard Gardner pone un ejemplo: uno de los mayores sintetizadores de la historia fue el naturalista inglés Charles Darwin. "Su mentalidad es la que necesitamos hoy. Y es una de las mentalidades más importantes que necesitaremos para el futuro."

La mentalidad sintetizadora se da cuenta de que hoy en día estamos inundados de información. Gardner señala que si se busca la palabra "evolución" en Internet se puede pasar toda la vida leyendo fuentes secundarias, muchas de ellas de cuestionable valor, por lo que se necesita de un criterio formado para decidir a qué poner atención y qué ignorar. Para poder sintetizar la información, esta se debe unir de la forma más coherente para que tenga sentido y pueda ser transmisible hacia otras personas.

En una de las charlas que Gardner ha dado al respecto, un docente entre el público levantó la mano y preguntó: "¿No es acaso sintetizar lo que han hecho los profesores desde siempre?" "Creo, al igual que usted, que hemos estado en el negocio de sintetizar por años, pero no nos hemos dado cuenta ni nos hemos puesto a pensar en lo importante que es y en cómo podemos ayudar a otras personas a convertirse en mejores sintetizadores", contestó.

Mentalidad creativa

Esta mentalidad, según el autor, está personificada por Einstein en las ciencias, y por Virginia Woolf en las artes. Las personas creativas son aquellas a quienes se les ocurren cosas nuevas, las cuales con el tiempo son aceptadas. Gardner dice que si una idea o un producto son fácilmente aceptados, entonces no son creativos.

Cree también que no se puede ser creativo sin dominar al menos una disciplina, arte u oficio, "y la ciencia cognitiva nos enseña que, en promedio, toma alrededor de 10 años dominar un oficio". Si bien Mozart escribió música excelente a los 15 años, explica, fue porque comenzó cuando tenía cuatro o cinco. La misma historia ocurrió con Picasso.

Gardner escribe que las personas que son creativas toman oportunidades, asumen riesgos, no tienen miedo a caerse y son ellas mismas las que se levantan y se preguntan: ¿qué puedo aprender de esto?

Dice que muchas veces le han preguntado cómo hacer para que las personas sean creativas. Su respuesta es siempre la misma: "Es mucho más fácil prevenir que alguien sea creativo, a hacer que alguien lo sea". ¿Cómo se previene?, se pregunta: "Diciéndoles a los niños, a los jóvenes, que hay sólo una respuesta correcta y castigando al alumno si es que contesta la respuesta incorrecta. Eso nunca fomenta la creatividad".

Las personas creativas, dice, cambian con sus trabajos la forma de pensar y de actuar de quienes los rodean.

Mentalidad respetuosa

Gardner señala que esta es una de las mentalidades más fáciles de explicar, pero ello no significa que sea fácil de lograr. Dice que en esta mentalidad, la misión más grande recae en los educadores, puesto que si se pretende enseñar a personas a que respeten a su prójimo, se deben proveer modelos y ofrecer una educación que fomente una postura favorable al respecto. Ello, sobre todo, cuando el poder de las relaciones es asimétrico.

En el mundo complejo en el que vivimos, dice el psicólogo, deberíamos, siempre que sea posible, dar prioridad al respeto por esas personas que tienen un origen y creencias distintas de nosotros y esperar que ellas devuelvan la misma actitud.

Mentalidad ética

Esta mentalidad requiere de un nivel de abstracción mayor que todas las anteriores. Estar en el mundo implica un gran trabajo de pensamiento.

"Una mentalidad ética no dice: ¿cómo debe comportarse Howard Gardner con otras personas? Lo que sí dice es: Yo soy un trabajador, en mi caso un profesor, escritor, científico y soy un ciudadano, en mi caso de mi universidad, de mi comunidad, de mi nación, de todo el mundo. Entonces, ¿cómo debería comportarme?"

De esta manera, la mentalidad ética se refleja en distintos roles que llevamos a cabo y cómo los resolvemos. El buen trabajo encarna la excelencia, el compromiso y la ética.

El desafío radica en unir estos tres conceptos. Sobre todo hoy, cuando las cosas cambian rápido, cuando nuestro sentido del tiempo y del espacio se ve muchas veces alterado por la tecnología, cuando los mercados son muy poderosos y no existen fuerzas capaces de moderarlos. Es ahí donde recae el desafío del "buen trabajo".


El cerebro y Wall Street

Howard Gardner piensa que es importante unir la teoría con la realidad cotidiana. Y se anima a hablar del mundo de la política.

—¿Cómo empezó a interesarse por la mente humana y por las diferentes formas de pensar?

—Me he interesado en cómo funciona la mente desde que mi tío Fred me regaló un libro sobre psicología, cuando era un adolescente. Al principio creía que había sólo un tipo de inteligencia, que se medía a través del coeficiente intelectual. Mi propio trabajo, con pacientes con daño cerebral y con niños con diferentes dones y deficiencias, me convenció de que había más de un tipo de inteligencia. Y ello me condujo a la teoría de las inteligencias múltiples. Estoy interesado en las distintas mentalidades que deberíamos desarrollar para prosperar en el mundo, y para tener un mundo en el que valga la pena vivir.

—¿Cuál cree usted que es la mejor mentalidad par afrontar la crisis económica mundial?

—Creo que hay dos que son las más importantes. La mentalidad ética es esencial si estamos por esquivar las malas prácticas financieras que dominaron Wall Street. También, muy importante es la mente sintetizadora. Necesitamos entender qué ocurrió y por qué, con gente sana y poderosa, ansiosos de ganar dinero, y con gente pobre que tenía muchos préstamos. Sólo si entendemos qué ocurrió, hay una posibilidad razonable de ordenar el mundo de una mejor forma.

—¿Qué pasó con las inteligencias que usted ha definido en sus otros libros? ¿Tenemos que olvidarlas?

—Para nada. Las inteligencias representan la manera en que la mente ha evolucionado y cómo está organizada. Las mentes del futuro son las habilidades y las predisposiciones que deberíamos desarrollar. Para desarrollar las cinco mentes del futuro necesitamos recurrir a inteligencias específicas, solas o en combinación con otras. Y así, por ejemplo, la mente respetuosa recurre especialmente a la inteligencia interpersonal, mientras que la mente ética requiere de la inteligencia lógica.

—¿Las cinco mentes deben estar presentes siempre?

—Bruscamente hablando, sí. La mente respetuosa empieza a temprana edad, mientras que la mente ética requiere de pensamientos abstractos que sólo comienzan en la segunda década de la vida. Para las tres primeras mentes se necesita una mente disciplinada para poder sintetizar, y se necesita de disciplina y síntesis antes de poder ser creativos. Aunque la creatividad es una iniciativa propia de personas jóvenes, y la disciplina y la síntesis deben surgir a temprana edad, por lo que se tiene tiempo de ser creativo.

—¿Quién cree usted, de los líderes actuales, está cerca de cumplir con estas cinco mentes?

—Yo sé mucho más sobre Barack Obama que sobre otros líderes, y estoy impresionado con él. No sé cuán creativo es él, pero creo que él personifica todas las otras mentes: disciplinada, sintetizadora, respetuosa y ética.

Más información en educ.ar

Inteligencia conectada. Derrick De Kerchove en educ.ar

La aplicación escolar de la Teoría de las Inteligencias Múltiples
La experiencia de una escuela de Bariloche, Argentina.

Para seguir pensando

Educ.ar - Internet, pensamiento y educación. Una nueva polémica, por Alejandro Piscitelli


8 Comentarios

  1. silvina andrea cancer. Junio 30, 2009 08:30

    excelente articulo, gardner y las inteligencias, felicitaciones!!!
    gracias
    sac

  2. DR PEDRO ELÍAS ZETINA MEDINA . Julio 1, 2009 16:48

    Excelente como siempre un genio Howard Gardner , alvin Toffler y Carl Sagan mis lineas inductivas en mir proceso docente
    A proposito:
    Un pequeño aporte de un artículo

    INTELIGENCIA ¿QUÉ ES?

    INTRODUCCION:

    Imaginemos que dos marcianos acaban de aterrizar y tiene curiosidad por saber cosas sobre la mente humana. Un marciano entra a una gran Universidad y le pregunta a un profesor, psicólogo, cuáles son los poderes mentales del "homo sapiens".

    Le contestan que la clave de la mente es la inteligencia, y que esta cualidad se mide con un test de IQ. Con estos tests, se puede predecir quien va a funcionar bien en la escuela y, muy posiblemente en la vida.

    "¿Que clase de cosas tienes que saber?", preguntaron los marcianos. Y el profesor responde: "Por ejemplo, el significado de ciertas palabras difíciles, quién escribió la Iliada, como se multiplica 8 X 3, que tiene en común un lago y una montaña, etc." (Así que eso es la inteligencia, pensó el primer marciano).

    El otro marciano, un tipo independiente, se fue el mismo a buscar por el mundo la clave de la mente humana. Se subió de nuevo al platillo volador y dio la vuelta al globo. Vio espectáculos impresionantes: marineros en los mares del Sur, bailarinas en Bali, yogas en la India, programadores de computadoras, jugadores de tenis, pianistas que dan conciertos, personas trabajando, presidentes y ejecutivos. Trató de comprender por qué funcionaban tan bien estas personas en sus sociedades respectivas y sacó la conclusión de que los habitantes de la Tierra tienen una serie de procesos, mentales, (incluso diferentes clases de mentes). Como no sabe muy bien el idioma, acuñó una nueva palabra:

    INTELIGENCIAS

    Como le sucedió al primer marciano, durante muchos años, hemos vivido pensando que tener un coeficiente alto es sinónimo de mucha inteligencia, y que nuestro coeficiente intelectual va a permitirnos tener éxito en la vida.

    Esta explicación, no te ayudará a ser más inteligente, o a resolver pruebas específicas de IQ, pero esperamos que después de leerla, puedas considerarte realmente un genio. En tiempos pasados se pensaba que todos tenemos un genio interior.

    Revisaremos juntos:

    c) Información de cómo operan tus múltiples inteligencias.
    d) Un chequeo de cuáles son tus inteligencias más fuertes y cuáles las más débiles.
    e) Ejercicios para explorar las múltiples maneras de ser inteligentes.
    f) Ideas de cómo aplicar las múltiples inteligencias en tu vida diaria y en tu trabajo, para desarrollar un sistema de actitudes


    INTELIGENCIA:

    El concepto de inteligencia, muy viejo, se ha empleado de las maneras más variadas durante los siglos. En el último siglo, ha habido movimiento considerable en el " frente de la inteligencia," y no hay demostraciones de que esta tendencia vaya a disminuir.
    Hasta este siglo, la palabra " inteligencia " ha sido utilizada por los individuos en un esfuerzo de describir sus propias potencias mentales así como las de otras personas. Palabra constante en el uso ordinario del lenguaje, la " inteligencia "no se puede describir de una manera exacta. Se llamaron en la cultura occidental, "inteligentes", a los individuos que " eran rápidos o elocuentes o científicos, o astutos o sabios. En otras culturas, el individuo que era obediente, o comportado bien, o reservado, o equipado de potencias mágicas, ha sido referido por los términos que se han traducido como "inteligentes. "

    INTELIGENCIA: La habilidad de responder correctamente a las nuevas situaciones y la capacidad de aprender de las experiencias del pasado.
    Es decir: En la selva, no se usara el mismo tipo de inteligencia que la que se requiere cuando se descompone el coche, o en un examen universitario. La inteligencia depende del contexto, las labores, o las demandas que la vida presenta.


    En el París de 1900 un joven psicólogo Alfred Binet crea el Test de Inteligencia. Ahora la inteligencia puede ser cuantificable. El Test Binet & Simons que se usa hasta la fecha se creó en 1923.
    Siempre se ha pensado que la inteligencia reside únicamente en la cabeza del individuo.

    La medición de la inteligencia debe hacerse dentro de un contexto:

    contexto biológico
    Ser Humano:
    contexto cultural. Depende de la cultura paterna y materna.

    Alfred Binet respondió a las peticiones de ministros parisienses al final del siglo creando la primera prueba de la inteligencia.
    Entonces llegó a ser posible estimar la "inteligencia " de un individuo observando su funcionamiento en un conjunto deliberadamente heterogéneo de preguntas, pasando de la discriminación sensorial al conocimiento del vocabulario. Utilizado primero en forma clínica para los alumnos parisienses de " riesgo ", la prueba de la inteligencia se convirtió " en norma " en niños americanos de la clase media fue administrada extensamente, gracias en parte esfuerzos de Lewis Terman en la universidad de Stanford.

    En los años 20 y los años 30, las pruebas de la inteligencia (y su producto, (el índice de inteligencia de un individuo) se habían vuelto inmensamente populares no solamente en la sociedad americana pero también en muchas otras partes del mundo.

    Mientras que la inteligencia fue percibida inicialmente como un concepto unitario, que se podría medir, con un sólo número, pronto se presentó una discusión en el sentido de si el concepto se podría romper en componentes.
    Investigadores tales como L.L. Thurstone y J.P. Guilford discutieron si la inteligencia puede ser concebida como un conjunto de factores independientes. En años recientes, y como resultados de campos tan dispares como la inteligencia artificial, la psicología del desarrollo, y la neurología, un número de investigadores han propuesto la visión que a mente consiste en varios módulos o "inteligencias independientes. "
    Howard Gardner en su "teoría de inteligencias múltiples," propone que los seres humanos se han desarrollado para poder realizar por lo menos siete formas separadas de análisis:
    1.Inteligencia lingüística (como en un poeta);
    2.inteligencia Lógico-matemática (como en un
    científico);
    3.Inteligencia musical (como en un
    compositor);
    4.Inteligencia espacial (como en un piloto del
    escultor o del aeroplano);
    5.Inteligencia kinestésica corporal (como en
    un atleta o un bailarín);
    6.Inteligencia interpersonal (como en un
    vendedor o un profesor);
    7.Inteligencia de Intrapersonal (exhibida por
    los individuos con vistas exactas de sí
    mismos).
    Según el, la mayoría de las teorías de inteligencia- única o múltiple- han asumido que las inteligencias son entidades simplemente biológicas o son potenciales, que existen en el cerebro, y pueden ser medidos confiablemente, independiente del contexto.
    Mientras que la teoría de inteligencias múltiples fue formulada deliberadamente para considerar el contexto de la inteligencia en diversas culturas.
    La mayoría de los estudios de la inteligencia, sin embargo, ahora están llegando a la realización que la inteligencia no se puede conceptuar, o medir con exactitud, independientemente
    de los contextos determinados en los cuales un individuo pueda vivir, trabajar, y jugar, y de las oportunidades y de los valores proporcionados por el entorno.
    La inteligencia es siempre una interacción entre las propensiones y las oportunidades biológicas para aprender en un contexto cultural determinado.
    Es decir: la inteligencia no es una entidad biológica como la emoción o el temperamento, sino es la interacción entre una inclinación biológica y la oportunidad de aprender que existe en una cultura.

    Su distribución es integral:
    * individual.
    * en grupo
    * con herramientas y técnicas.

    Es evidente que cada persona tiene su propia inteligencia, en su propio contexto socio-cultural, su propia forma de aprender y su propia forma de resolver problemas.


    Las siete inteligencias:

    Un jugador famoso de baloncesto como Michael Jordan, realiza una maniobra inexplicable en el aire, o Luciano Pavarotti extrae otra nota alta retumbando el teatro con la potencia de sus acordes vocales, nosotros no pensamos necesariamente en estos dos hombres como inteligentes. Puede ser que lo sean, pero asumimos que estos talentos pueden ser periféricos a la inteligencia más que la prueba de ella.
    Howard Gardner, profesor de la universidad de Harvard educación,
    discrepa. Cuando Jordan juega o Pavarotti se abre de par en par, Gardner ve inteligencia- inteligencia kinestésica corporal en el caso de Jordan e inteligencia musical en el del gran tenor.
    Gardner no limita inteligencia a los reinos tradicionales del razonamiento lógico y de la capacidad de manipular palabras y números.
    Él dice que todos estamos dotados con siete formas distintas de inteligencia que se determinan de forma genética, pero se pueden realzar con práctica y aprendizaje.

    Aunque teoría de Gardner es rechazada a menudo por la comunidad de investigación, cada vez es más fuerte su influencia entre educadores, especialmente en los primeros grados de la escuela.
    Según Gardner, los niños que no sobresalen en el "sistema tradicional " a través del desarrollo de las inteligencias, pueden conseguir la ayuda que necesitan. Los pequeños muchas veces no tendrán ocasión de sobresalir, hasta que toman un trabajo de ventas o se encuentran en una clase de la psicología de la universidad.
    Gardner dice que esta tendencia a centrarse en interpretaciones tradicionales de la inteligencia, si la transportamos a un lugar de trabajo, vemos que se arriesga el tener por ejemplo empleados que son excelentes para trabajo en equipo o que siguen siendo peritos en proyecciones a futuro porque no pueden escribir una nota decente.
    Muchos patrones asumen que los promedios universitarios muy altos, se traducen necesariamente a habilidades de la dirección.

    La primera es la inteligencia lingüística: Es la inteligencia de la palabra: la inteligencia del periodista, el escritor, el poeta o el abogado.
    Las personas particularmente inteligentes en esta área, tienen las habilidades para argumentar, persuadir, entretener o instruir en forma efectiva, a través de la palabra hablada. Les gustan los trabalenguas o juegos de palabras.

    La segunda inteligencia es la lógica matemática: La inteligencia de la lógica y de los números. La inteligencia del científico, contador o programador de computación.
    Incluye las habilidades para razonar en forma secuencial, pensar en términos de causa efecto, crear hipótesis, buscar patrones numéricos, y disfrutar en general con ver la vida en una forma racional y lógica.

    La inteligencia espacial: Significa pensar en imágenes y tener las aptitudes de percibir, transformar y recrear diferentes aspectos del mundo visual-espacial. Este es el espacio de los arquitectos, fotógrafos, artistas, pilotos, e ingenieros mecánicos. Tomas Edison, Picasso o Barragán, son ejemplos de esta inteligencia. Quien la tiene de forma predominante tiene una especial sensibilidad por detalles visuales, visualiza con gran facilidad, dibujan o bocetan sus ideas, y tienen un gran sentido de orientación.

    Inteligencia musical: La cuarta inteligencia. Quien la tiene, tiene la capacidad de percibir, apreciar, y producir ritmos y melodías. Es la inteligencia que te hace tener oído musical, cantar con entonación, y tener ritmo.

    La quinta inteligencia. la corporal o kinestésica, es la inteligencia del cuerpo. Incluye el talento para controlar los movimientos del cuerpo y pericia en la manipulación de objetos. Atletas, artesanos, mecánicos y cirujanos poseen en grado mayor esta inteligencia. Un ejemplo de esta inteligencia es Charlie Chaplin. Esta inteligencia te permite cocer, modelar, o hacer carpintería, con gran habilidad, o te lleva a disfrutar de logros físicos, como el esquiar, patinar, escalar, bailar, nadar o jugar foot ball.

    La sexta inteligencia, la inteligencia interpersonal. Es la habilidad para entender y trabajar con otras personas. En particular, requiere la capacidad de percibir y responder a los estados de animo, temperamentos, intenciones y deseos de los otros. Un director de eventos, un administrador de empresas.
    Un individuo con una gran inteligencia interpersonal, puede ser compasivo y responsable de su sociedad como Gandhi, o manipulativo como Machiavello, pero en cualquier caso tiene la habilidad de conocer el interior de los otros. Líderes, negociadores o maestros son ejemplos de quien es inteligente de esta forma.

    La ultima inteligencia, la inteligencia intrapersonal, es la inteligencia de tu “yo interior”. La capacidad para reconocer los propios sentimientos, discriminar entre muchas emociones internas, y el uso del propio entendimiento para tomar decisiones de vida.
    Consejeros, filósofos o personas autoempleadas. Pueden ser muy introspectivos, disfrutar la meditación, furiosamente independientes, muy dirigidos hacia metas, e intensamente disciplinados. Prefieren trabajar solos que en equipos.
    Todos tenemos las siete inteligencias, aunque nos identificamos con una o dos. Cualquier persona puede desarrollar las siete hasta cierto nivel

    Gardner estableció requerimientos específicos para que una inteligencia sea considerada como tal. Estos son los cuatros criterios necesarios:
    1. Cada inteligencia debe ser capaz de tener sus propios símbolos como dibujos, palabras, notas, o números.
    2. Cada inteligencia tiene su propia historia de desarrollo.
    3. Cada inteligencia se puede aislar neurológicamente a través del daño cerebral.
    4. Cada inteligencia tiene su propio valor cultural.

    Además de estas características, la teoría sugiere que cada inteligencia tiene su propio proceso cognitivo en áreas de memoria, atención, percepción y solución de problemas. No necesitas la misma memoria por ejemplo para reconocer melodías como para números o rostros. Tiene además su memoria arquetipal o evolucionista

    Finalmente lo mas interesante el libre albedrío es decir si no quieres desarrollar o aprender nada podrá ser adquirido

    DR PEZM LEAD MASTER PNL

  3. juan angel. Noviembre 12, 2009 10:47

    excelente.

  4. lucia. Diciembre 3, 2009 23:13

    soy estudiante de la escuela de formacion de maestros de Bolivia y soy admiradora de las inteligencias multiples y quisiera tener mas infomacion del como enseñar usando las intigencias multiples

  5. Bianca. Enero 4, 2010 18:29

    Me llamo ianca y tengo 14 años, estoy muy interesada sobre los libros de gardner, pero no los consigo, en la libreria esta agotado.Espero conseguirlo pronto porque me apasiona el tema.Excelente comentario.

  6. Dora Elena Trujillo Ruiz. Febrero 18, 2010 08:37

    Me gustaría saber que se necesita o que se debe hacer para que los que no tengan la forma de estudiar como por ejemplo los niños de corregimientos rurales que le es difícil ir a la escuela como se podría resolver ese problema de educación
    soy estudiante de la UNIMINUTO PEDAGOGÍA INFANTIL

  7. nazareth martinez. Abril 30, 2010 00:56

    leer el presente artículo me hace reflexionar acerca de la praxis educativa y las cinco mentalidades propuestas por el Dr. Gardner...puesto que sería interesante aplicarlo en los colegas,docentes, en especial quienes ejecutan el rol de supervisor y/o coordinador,ya que para las futuras generaciones de docentes se estan capacitando con la perspectiva de generar conocimientos, producir, produicr y producir, quedando a un lado el valor humano. Es decir,mientras mas demuestró a mi asesor que soy competitivo, y lo saturó de mil cosas hechas por mi...soy el ideal. no me parece donde queda el respeto por el estilo y/o mentalidad que poseemos algunos...me parece excelente los enunciados del Dr Gardner, pero sería fenomenal...engranar estas mentalidades a mis colegas...muchas gracias...Barquisimeto,Venezuela.

  8. natalia. Octubre 20, 2011 10:45

    interesante pero muy largo pero tiene un buen contenido de gran interes comun :D