El portal educativo del Estado argentino

 
 

La alfabetización digital puede ser una nueva infraestructura del conocimiento

Existe una palpable constatación de la asimetría entre lo que sabemos y lo que queremos saber, entre lo que hacemos y las razones por lo que lo hacemos, entre la eficacia de ciertas acciones y el desconocimiento de las razones por las que "funcionan", en contadas ocasiones.

Este cuestionamiento o desazón vale precisamente sobre el tema de la alfabetización digital, de lo que esta conlleva, y de por qué podemos y debemos tomarnos en serio la cuestión de una transmutación de la época en relación con el advenimiento de la conectividad masiva y sobre todo de un aumento sistemático y colaborativo de la inteligencia como jamás se había visto antes.

Las computadoras, el aprendizaje y la alfabetización

En este sentido las ideas de Andrea A di Sessa , profesor en la escuela de graduados de la Universidad de California en Berkeley y coautor del clásico Turtle Geometry. The computer as a medium for exploring mathematics (1981) son más que bienvenidas.

alfabetizdigital.jpgVeinte años de trabajo permanente e intensivo en el aprendizaje de conceptos abstractos –pero sobretodo de las matemáticas– han redundado en una obra absolutamente magistral y casi sin parangones como Changing Minds. Computers, learning and literacy (MIT, 2001), que conviene trabajar en sumo detalle para tomarnos en serio lo que el concepto de neoalfabetismos implica y supone, así como cuáles son los mejores formatos y estrategias para conseguir instalarlo socialmente.

Lo primero es lo primero. No imaginemos que vamos a alfabetizar digitalmente a muchos y bien si no aceptamos que la alfabetización es indisociable del proceso de hominizacion (del devenir filogenéticamente humanos como especie tal como sostiene Merlin Donald en Origins of the Modern Mind Three Stages in the Evolution of Culture and Cognition y ontogenéticamente como grupos dispares, variopintos y específicos que somos distintos y a la vez semejantes y que reconocemos las conciencias de los otros ya desde los nueves meses, como nos enseño Michael Tomasello en The Cultural Origins of Human Cognition.

Que nuestra vida cotidiana está atravesada por nuestro ser alfabetizado puede comprobarse frente a cualquier rutina diaria que involucre nuestras operaciones cognitivas. Nos levantamos y leemos (escuchamos y escaneamos) diarios y noticias.

Desde hace 10 años esta tarea de encuentro con la información se ve amplificada y multiplicada por la lectura de nuestra dieta de e-mails, que puede consumir muchas horas diarias y que cambió en forma drástica nuestra concepción de lo que son las relaciones sociales, trascendiendo las barreras del tiempo y del espacio.

No menos significativo es el poder de la alfabetización en el trabajo. Si, como bien dice Fernando Flores, nos pagan por hablar, queda cada vez más en claro que nos pagan por pensar, por hacer distinciones y sobre todo por leer y escribir. Todas las actividades ligadas a la ciencia y la tecnología, y más específicamente a la industria del conocimiento (que van desde el entretenimiento hasta la alta cultura, desde las infraestructuras más básicas hasta los consumos cognitivos más conspicuos) están ligadas a nuestro ser alfabetizado.

Por último, la alfabetización es absolutamente determinante cuando de transmisión (en el sentido en que Regis Debray se ocupa del mantenimiento de la continuidad cultural) se trata. Es decir, la alfabetización es la quintaesencia de todos los procesos educativos, constituye su infraestructura y si uno no es competente en la lectura y si no tiene una alfabetización matemática básica es imposible que pueda aprovechar los textos de historia, ciencia o matemática.

La alfabetización es mucho más que máquinas

Las computadoras personales (hogareñas y comerciales) aparecen a principios de los años 80. Al principio hubo muy pocas en las escuelas, pero gracias a varias leyes combinadas que hemos recapitulado en muchas ocasiones (Moore, Metcalf, Reid) , su expansión se hizo exponencial.

En Estados Unidos, por ejemplo, en 1995 había una computadora cada 10 chicos, bastante lejos de la relación uno a tres o uno a dos que necesitamos para una socialización intensiva y plena en alfabetización digital. Y aun así tenemos sobradas dudas de que simplemente por atiborrar de más máquinas las escuelas algo grande y notable acaecerá en el mundo de la historia y de la alfabetización.

Andrea A di Sessa (al igual que Seymour Papert, Nicholas Burbules & Thomas Callister, Gunther Krebs,Derick de Kerckhove, entre quienes mejor encaran el problema) coincide plenamente con la crítica a la perspectiva ingenua en el uso de las máquinas, y por eso formula las preguntas correctas que toda implementación micro o macro no puede pasar por alto, so pena de convertirse nuevamente en sopa.

¿Qué es lo mejor que puede pasar en materia educativa gracias al uso intensivo de computadoras? ¿Cómo podría ser el aprendizaje en un mundo donde las máquinas están bien usadas? ¿Cómo podemos asegurarnos de que la visión que elijamos sea sostenible en el tiempo y sobre todo que llegue efectivamente a los chicos? ¿Qué software debería crearse para lograrlo y cómo nos aseguramos de una metodología para que este camino sea bien recorrido?

La hipótesis de Di Sessa esta explícitamente formulada. Las computadoras pueden ser el fundamento técnico de una nueva y potenciada alfabetización, que en muchos casos actuará del mismo modo que la actual manuscrita y que tendrá una penetración e influencia profundas, comparable a la que hemos logrado gracias a la alfabetización masiva surgida a partir de la imprenta.

Todo gira –por eso nuestras consideraciones preliminares– alrededor de qué entendamos por alfabetización digital. Tradicionalmente (y nosotros mismos en el espectro bajo del continuum endosamos esta visión y la hemos incluso promocionado con el CD 1 Alfabetización digital. Elementos básicos de informática de educ.ar) se circunscribió a creer que prender una computadora, poseer los rudimentos de la ofimática domiciliaria u oficinesca y tener una vaga idea de lo que es la navegación online alcanzaba para abrir las puertas hacia el nuevo mundo de las maravillas y de los terrores virtuales. Grave error. Obrar así y quedarnos contentos fue confundir el balbuceo con la expresión poética y creer que deletrear supone ipso facto la conquista del sentido.

La alfabetización digital será infraestructural o no será nada, y sus alcances, si nuestras intuiciones y proyectos van hacia algún lugar, deberán tener el mismo grado de implicancia de los poderes cognitivos y de la socialización en mundos alternativos como lo tuvieron la quirografia, el alfabeto y la imprenta en sus respectivos inicios, pero todos combinados y, además, potenciados.

Es un verdadero escádalo y vergüenza suponer que la alfabetización digital tiene que ver con el comando incipiente de la máquinas por parte de los adultos, o el uso indolente de las computadoras por parte de chicos y nativos digitales.

La proliferación de inteligencias materiales

Quizás un paso inicial para descubrir la pepita que hay en tanta herrumbre es sustituir la idea de la alfabetización por la de inteligencia material. La inteligencia material añade y recapitula el desarrollo espontáneo (porque en realidad está bañado por la cultura de generaciones ininterrumpidas) de nuestro despliegue meramente intelectual. Este sólo tiene lugar ante la presencia de mediadores materiales, desde el lápiz y el papel, el ábaco y las tablas de doble entrada hasta las mismísimas computadoras devenidas simuladores de propósito general.

Inteligencia material no equivale a inteligencia artificial ni promueve fantasías de robots más que humanos (aunque ese será otro capitulo a explorar en algún momento). Inteligencia material es inteligencia natural más extensiones maquinales.

Toda alfabetización (tanto las que ya llevamos incorporadas como estas nuevas que pretendemos incorporar) se han desplegado en torno a una triple adquisición. La primera es material. No hay alfabetización sin inscripciones materiales externas a la propia mente (lo que fue saludado entusiasta e indeleblemente por Willian Shakespeare en su inolvidable Soneto CVIIII “¿Qué hay en la mente que la tinta puede trazar?”).

Gracias a este procedimiento de externalización volvemos portátiles nuestras ideas. Leer un mapa, verificar una cuenta bancaria, planificar un itinerario, averiguar precios en línea son distintas manifestaciones de esta potestad. Todavía más (y ese es el valor inestimable de los croquis, diseños y maquetas, pero sobre todo de los modelos computacionales) podemos imaginar futuros alternativos y hacerlos correr con suerte dispar gracias a la existencia de estos exoesqueletos cognitivos.

El peso de las bases materiales de la alfabetización es algo que se descuida permanentemente y, a excepción de Bruno Latour, son muy pocos los que se la han tomado en serio y han podido sacar conclusiones de las pasadas mediamorfosis con implicancias interesantes y riesgosas para el futuro (indispensable profundizar al respecto en "Drawing things together". En Michael Lynch & Steve Woolgar (eds) Representation in scientific practice").

Estos saberes materiales están altamente codificados, se estructuran en subconjuntos diferenciados y se enhebran entre sí, permitiendo algunas cosas e impidiendo otras. El lenguaje escrito, el más y mejor conocido de todos estos subsistemas, está organizado por partículas elementales, se despliega en distintas capas y permite desde las comunicaciones más banales, la mera transcripción de la cosa misma, hasta elaboraciones de un grado de complejidad (paradojas, descripciones múltiples, enunciados policausales) que aun hoy nos cuesta descodificar y reproducir mecánicamente.

Otros subsistemas notacionales y representacionales tienen una naturaleza y funcionalidad absolutamente diferentes. La aritmética no es muy feliz como vehículo de la poesía o de la filosofía, pero allí donde corresponde nos permite pensar con precisión y concisión. Pero serían impensables profesiones enteras (ingenierías, ciencias, tecnologías) sin el poder de compresión de las relaciones entre los pilares básicos de la naturaleza que provee la matemática y que lamentablemente ha sido confinado al reino de los expertos y los superdotados. Por eso toda neoalfabetización necesita también de la liberación de las matemáticas de su coto de caza y sobre todo de una reapropiación de las matemáticas concretas (como quería Maurice Frechet) y de su inscripción en lo cotidiano.

Dependencia tecnológica y diseño de la alfabetización

Los dos rasgos cruciales de la materialidad de la alfabetización son su dependencia tecnológica y su carácter diseñado. Hubiese sido inimaginable una alfabetización masiva desde el Renacimiento hasta nuestros días sin un abaratamiento drástico del papel y el lápiz, fácil de usar y portátil. Una de las promesas más convincentes de la tecnología computacional es precisamente (como lo había anticipado hace ya una década atrás Robert K Logan en su pionero The Fifth Language: Learning a Living in the Computer Age) la multiplicación de nuevas forma de inscripción de ideas (hojas de cálculo, imágenes procesadas electrónicamente, hipertexto), de patrones reactivos e interactivos (interfases de juegos, interacción refleja en tiempo real, surfeo contemplativo de una historia de misterio interactiva basada en imágenes) de almacenamiento y de transmisión (de los CD hasta las redes mundiales) y de acciones autónomas (simulaciones del cálculo).

Es esta inmensidad de nuevos recursos y de posibilidades de manipulación de los símbolos que ellos traen aparejados las que nos convencen de la irreversibilidad de la nueva alfabetización en ciernes.

No se trata de alabar la magia de la computación (como hacen algunos tecnomísticos o tecnognósticos) sino de revisar en la revolución anterior el peso específico (generalmente desatendido) de los factores materiales en la evolución de la conciencia y de la cognición. En esta lectura en paralelo se ponen de relieve el poder catalizador de las inscripciones y el formato multidimensional de la visualización.

Además no olvidemos que estas inscripciones fueron todas (desde el número 0 hasta los menús desplegables "pull-down") inventadas en forma deliberada o casual, individual o colectivamente a partir de una presión social selectiva ininterrumpida en la que cabe esperar mejores y más profundos cambios a partir de los trabajos más recientes en psicología de la invención, en teoría de la creatividad, en diseño autoorganizado a partir de los trabajos pioneros y cada vez mejor asentados de Donald Norman, Henry Petrowski, y Edward Tenner y tantos más.

Biología de las inscripciones

El segundo pilar de la alfabetización es el cognitivo o mental. Qué hagamos con las inscripciones depende de nuestra dotación biológica, de nuestra base física y de nuestra capacidad computacional. Nadie (salvo algún descarriado evolutivo) puede ver y acordarse de mil item después de haberlos vistos en un segundo o desarrollar inferencias a la velocidad de la luz como hace una computadora.

Hay una dimensión de nuestra habilidad para hablar y comprender el lenguaje oral que esta determinada fisiológicamente: se tardó siglos en entender que los chimpancés no pueden hablar... porque no tienen cuerdas vocales, y sin esta dotación la alfabetización letrada jamás hubiese visto la luz.

Si estamos tan convencidos de que la alfabetización digital dejará una impronta imperecedera en la evolución de la alfabetización, es porque la computadora liberará las capacidades innatas humanas en cuanto a reconocimiento espacial y a interactividad conversacional que raramente vemos en la práctica en general y mucho menos aun en el aula.

Los sistemas de inscripción computacionales deben, pues, basarse en las habilidades mentales históricas y reconocer sus limitaciones. Lamentablemente es tan poco lo que sabemos acerca de la inteligencia humana, y son tan pobres los modelos teóricos de su funcionamiento, que las posibilidades de trasladar sus aciertos a la interacción hombre/máquina se ve fatalmente detenida por este desconocimiento (de allí el interés de las propuestas recientes de Merlin Donald acerca del pasaje de la inteligencia episódica primática a la abstracta humana mediada por la mímesis y el mito, de Michael Tomasello acerca de la percepción temprana de la conciencia ajena como rasgo de hominización). Por eso cada avance, por minúsculo que sea, en el campo de las teorías del inteligencia se verá amplificado y potenciado en su traducción en nuevos montajes materiales.

Entornos sociales y espacios de creación colaborativos

El tercer pilar de la alfabetización es el menos conocido (al menos hasta hace un par de décadas atrás) y no menos determinante. Se trata de los entornos sociales y de los espacios de creación colaborativos, así como (en un sentido levemente distinto a lo que dijimos más arriba) de las presiones sociales complejas que nos estructuran como grupos. Pero lo más interesante es el sutil entramado que hay entre capacidades intelectuales y marco social del desarrollo cognitivo y viceversa.

Di Sessa, con ese valor agregado tan suyo, que es permanentemente mejorar nuestra comprensión de la alfabetización matemática para poder pensar la alfabetización digital en general, da un ejemplo contundente de este eterno y grácil bucle dorado. Nadie duda de que Isaac Newton fue el creador del cálculo infinitesimal. Newton fue en este sentido un precursor de Freud, quien a través de su propio autoanálisis y en un proceso de desarrollo/descubrimiento recursivo, inventó el psicoanálisis, una metodología que después se convertiría en doctrina.

Porque así como Freud para descubrir/inventar el inconsciente necesitó acuñar todas las categorías que harían posible descubrir/inventar el inconsciente, Newton hizo otro tanto al inventar la infraestructura intelectual que haría posible entender la mecánica, la ciencia de la fuerza y del movimiento.

Se trataba obviamente del cálculo infinitesimal, uno de esos momentos fundacionales de la historia, cuando emergió una nueva inteligencia material a partir de una necesidad específica de la investigación científica. En esta perspectiva, el cálculo fue una manera de escribir y hacer inferencias acerca de algunos aspectos de las cantidades cambiantes. Newton quería dar cuenta de las propiedades instantáneas del movimiento que escapan a la inteligencia material anterior. Las herramientas precedentes que podían dar cuenta de situaciones de velocidad constante y no uniformes eran inútiles, cuando lo que se quería abrazar eran situaciones de cambio no uniforme como es el revoloteo de los planetas alrededor del sol.

Hay tratados y bibliotecas enteras (y entre ellas un librito ejemplar como es el de I.B.Cohen El nacimiento de una nueva física) que muestran cómo el trabajo combinado de Copérnico, Galileo y su coronación en Newton cambiaron no solo la física (pasando de una en reposo a otra en movimiento), no sólo la cosmología (de un mundo cerrado a un infinito abierto como gustaba teorizar Alexandre Koyre), no sólo la antropología (que infligió al hombre el primero de los tres golpes narcisistas, junto a los que después provocarían Darwin y Freud, como nos enseñó Bruce Mazlish, más brutales de los que se tenga memoria).

Máquinas newtonianas

Por todo lo que venimos diciendo la revolución newtoniana fue también la que llevó a la invención de una nueva inteligencia material cuya actualidad (más alla de sus limitaciones cuando de lidiar con lo micro y lo macro se trata como corrigió Einstein, tampoco puede ser pasada por alto) se ve por doquier. Las máquinas newtonianas no sólo abonaron el terreno de la tecnología y la ingeniería, la ciencia y la arquitectura, sino que también infectaron todas nuestras categorías intelectuales (incluyendo paradigmas y teorías de la historia) y a pesar de mucho manifiesto en contrario aun no hemos logrado vacunarnos contra ella. Pero esa es otra deriva.

Después de Newton la causalidad es local, y se volvió impensable –espiritistas impenitentes a un lado– defender una acción a distancia. En eso estamos todos contestes. Lo que es bastante menos conocido (y por eso la historia de la ciencia necesita urgentemente una revisión a fondo como vienen haciendo Steven Shapin, Harry Collins, Steven Woolgar, Bruno Latour y John Law, entre otros) es que la fantasía de una inteligencia material emergiendo (como Palas Atenea de la cabeza de Zeus) es una fantasía de autor único, que desconoce enteramente que imaginar que el calculo salió entero y listo de la cabeza de Newton es un invento simpático, pero peligroso y distorsionado (por suerte, en las descripciones de la evolución de la ciencia y la tecnología reciente esta multicausalidad es reconocida más fácilmente, como es el caso de las distintas derivas que inventaron Internet: ver, de Ilka Tuomi, Networks of innovation).

No sólo porque Newton se había basado en alguna situaciones y diseños del propio Galileo sino, sobre todo, porque la versión más general e incluso la notación definitiva que todavía conservamos y alabamos no fueron realizadas por el propio Newton sino por el increíblemente genial (y mucho menos reconocido) G.W.Leibniz.

Aunque el propio Di Sessa dice no poder probarlo, la razón de esta incorporación de la notación fundamentalmente pedagógica (algo así, pero mucho más sofisticado que el pasaje de los comandos en el DOS al drag and drop en Windows) fue la baja de costo cognitivo propia de esta nueva notación. Efectivamente en la notación de Leibniz la tasa de cambio de una cantidad “x”, dado un pequeño cambio en otra “t”, aparece exactamente como lo que es, como un cociente “dx/dt” (la notación newtoniana totalmente opaca es una “x”con un circulito encima imposible de escribir aquí).

Además, Newton se había consagrado a los cambios en el tiempo (sus famosas fluxiones), por lo que tuvo que enunciar su teorema para el caso, en el cual “y” es el tiempo, oscureciendo de este modo la generalidad de la ecuación.

No estamos tratando aquí de minar el rol estelar de Newton en la historia. Sí en cambio queremos echar luz sobre el carácter acumulativo de las innovaciones e invenciones. Que tiene un correlato inmediato en el tema que nos ocupa, el de la alfabetización digital. No sirve de mucho que círculos aislados o privilegiados se regodeen en el uso de las herramientas computacionales (desde la primitiva hoja de cálculo que inventó o la computadora personal en 1978, hasta las supercomputadoras actuales, de la grid computing al bookmarking social).

Porque lo que es un verdadero desafío es, precisamente, poner herramientas poderosas y sofisticadas en las manos de las masas, y no concentrarlas en los usos, aspiraciones y demandas de la elite (sin hablar aquí de la peligrosa y alentada connivencia que estamos viendo en las últimas décadas entre ingeniería, patentamiento, derechos de propiedad intelectual y negocios que no cierran brechas sino que contribuyen a ensancharlas): todo lo demás, bienvenido.

Pero se trata de bastante más que de una reivindicación de la acumulación, del peso de la historia y de las herencias intelectuales. El gran visionario fue Newton, pero el gran facilitador fue Leibniz. Sin la baja de costo cognitivo que supusieron sus notaciones, es probable que la mecánica y sus derivados hubiesen tardado muchísimo más en construirse y potenciarse (se puede hacer una analogía con el desarrollo de la ciencia en China, como investigó en detalle Josep Needham).

Aunque nuevamente deberíamos recurrir a algún experimento contrafáctico para probar el aserto, no queda duda de que el cálculo infinitesimal tardó dos siglos en convertirse en el koiné (la base común de entendimiento) de todos los científicos e ingenieros del mundo. Di Sessa conjetura y nosotros estamos más que convencidos de que sin la mediación de Leibniz, la historia no sólo del cálculo en Occidente, sino de la misma ciencia moderna hubiese sido muy otra y no necesariamente para bien.

Dinámica hipercompleja de la innovación

La conclusión de esta excursión preliminar es más que clara. La emergencia de una inteligencia material como la alfabetización, devenida una infraestructura del conocimiento, depende de fuerzas sociales de la innovación harto complejas, de la adopción y de la interdependencia de múltiples agentes (a veces, incluso, como bien dice Latour, de la naturaleza convertida en un actor social) más alla de si fue disparada por un individuo aislado o una comunidad no menos singular.

Abonando la teoría del efecto mariposa queda claro según este ejemplo que tiene muchos equivalentes en la historia, que diferencias minúsculas en aprendizaje (como la que supuso el pasaje del DOS al Windows) tiene implicancias abismales en la difusión, incorporación y reinvención de nuevas prácticas y mundos.

El corolario no es menos significativo. Todavía hoy día la alfabetización matemática es una tremenda barrera y obstáculo para el desarrollo cultural y social de la humanidad. Mientras que unos pocos se solazan y entretienen en su domesticación, para el grueso de la población mundial las matemáticas son desde un engorro y un obstáculo, hasta directamente una fuente de dolor y de desaliento.

Si en cambio visualizáramos la formación matemática como un eslabón indispensable en la infraestructura del desarrollo social y económico, y usaremos innumerables nuevas herramientas de visualización de naturaleza computacional (después de todo, el episodio de Donald en la Fantasía de Walt Disney acerca del teorema de Pitágoras abrió un camino que muy pocos osaron reiterar) tal vez tal desideratum tendría mucha más chances de alcanzarse en un tiempo mensurable y atendible.

Lo mismo debe decirse ceteris paribu de la alfabetización digital, que en ocasiones facilitará la alfabetización matemática, pero que en muchos otros depende de ella.

Sin embargo, lo que nos interesa destacar aquí (abriendo el abanico hacia algo que Di Sessa entrevé, pero no desarrolla) es una infraestructura del conocimiento mucho más amplia que incluye además de una enseñanza según estos lineamientos de las matemáticas, hacer lo propio con la biología, el diseño, la estética, la historia cuantitativa, lo que fuere.

Cada una de estas disciplinas –recicladas por los paradigmas de la visualización, la interactividad, la masividad y las hiperrelaciones que hacen posible los tratamientos computarizados abonados por hipótesis plausibles e inteligentes– aportara un eslabón básico en la reedificación de las infraestructuras del conocimiento y su difusión.

Este concurso es indispensable si queremos auténticamente alguna vez instalar una alfabetización digital masiva, sistemática y asimilable. Pero por lo que vemos no se trata de un proceso lineal sino recursivo; no hay aquí ninguna bala mágica sino mil comienzos posibles. Y sobre todo requerimos de una levadura, cuya naturaleza aún no está demasiado clara, pero por lo que venimos de delinear tiene rudimentos que habrá que "sembrar" y "plantar" socialmente.


28 Comentarios

  1. marcelo. Febrero 24, 2006 20:05

    Quisiera me proporcionen informacion con respecto a que quisiera hacer la secundaria a distancia por Internet ya que por motivos laborales no dispongo de tiempo tengo 37 años y me interesaria aprender ya que lo necesito para realizar un curso en la cual me exigen el titulo del secundario gracias

  2. María Adela González. Febrero 27, 2006 12:05

    Excelente el artículo, me encantó.

  3. Carlos Daniel. Febrero 28, 2006 19:17

    Interesante éste tema, quiero enviarlo a varios amigos para que conozcan algo mas de la formación virtual

    Gracias

  4. Rosalia Maria Kobs. Marzo 1, 2006 10:25

    quiesiera realizar dos cursos a istancia, el de ciencias Naturales para el tercer ciclo y conflicto en las instituciones educativas. agradesco la atencion

  5. MARIPOSA. Marzo 2, 2006 13:04

    SUS TEMAS SON MUY IMPORTANTES, GRACIAS POR AYUDARNOS A NOSOTROS LOS JOVENES PARA QUE APRENDAMOS MAS Y SEPAMOS EN QUE MUNDO ESTAMOS VIVIENDO.
    SALUDOS A TODOS.
    GRACIAS POR TODO.

  6. soledad. Marzo 2, 2006 18:22

    quisiera saber como tengo que hacer para adquirir los cd de alfabetizacion digital.Sé que se los otorgaron a los docentes en la jornada realizada en la ciudad de Rosario en el teatro El Circulo.

  7. Ma. Eugenia. Marzo 15, 2006 16:50

    Excelente el artículo!! Aprovecho esta oportunidad para contarles que soy de Tucumán - Argentina y estoy en contacto con gente que trabajo en Carballito, un grupo que se dedica, entre otras cosas, a la alfabetización para adultos, que no saben ni leer ni escribir; por ese motivo estoy en la búsqueda de algún software para ese tipo de aprendizaje inicial. Les agradecería se me pueden brindar esa información. Atte. Ma. Eugenia

  8. KARLA NAYLET. Marzo 24, 2006 16:09

    su kosa no sirve para nada esta muy mal mejor quitenlo y ponganse a vender chicles

  9. KARLA NAYLET. Marzo 24, 2006 16:10

    su kosa no sirve para nada esta muy mal mejor quitenlo y ponganse a vender chicles

  10. alvaro arriagada. Abril 3, 2006 11:08

    Buenas, saben necesito información sobre la alfabetización digital rural, para una tesis si alguien me puede ayudar, gracias

  11. alvaro arriagada. Abril 3, 2006 11:09

    Buenas, saben necesito información sobre la alfabetización digital rural, para una tesis si alguien me puede ayudar, gracias

  12. luis ascanio. Junio 1, 2006 19:16

    la informacioón suministrada, es fundamental para la comprensión del mundo tan cambiante

  13. Valeska Aguilar . Junio 27, 2006 16:44

    Muy buena la informacion, keri agradecerles, me ayudo mucho en un poyecto a realizar sigan así chaooo.

  14. Management. Julio 9, 2006 17:36

    Muy interesante el artículo.
    Gracias!

  15. vanessa. Agosto 17, 2006 10:32

    los temas de hecho son muy interesantes , solo me gustaria sugerir algunas graficas, estadisticas e imagenes, seria un poco interesante y muy util para presentacion de trabajos.
    gracias*

  16. vanessa . Agosto 17, 2006 10:34

    los temas de hecho son muy interesantes , solo me gustaria sugerir algunas graficas, estadisticas e imagenes, seria un poco interesantes y muy util para presentacion de trabajos.
    gracias*

  17. Claudia . Septiembre 11, 2006 08:41

    Sin duda es para pensar mucho, y estar atentos para aprovechar la oportunidad de sumar esfuerzo en esto que no es nada facil.

  18. myriam . Septiembre 16, 2006 17:55

    tengo una hija de 9 años ella empezo a decir sus primeras palabras a los 7 meses y empezo a leer a los 3 y medio tiene una gran memoria es muy sencible con respecto a lo que pasa a su alrededor y tiene dificultad para relacionarse con sus compañeritas tiene un gran sentido de la etica lo que veo es que ella se siente frustrada por no sentirse ¨apoyada por el colegio me ha dicho que el colegio no la va a ayudar a entrar a la facultad lo que me ha llamado la atencion pues ella tiene como meta la facultad una amiga me sugirio que averigue si es superdotada pero en cordoba (donde vivo) no se conoce mucho o no he podido encontrar si saben a quien puedo acudir desde ya muchas gracias

  19. guillermo. Septiembre 22, 2006 21:06

    hola que tal que no pueden poner alguna cosa vien en fenomenos naturaleshassssssssssssssssssssssssssssssssssss

  20. Lara. Octubre 2, 2006 11:22

    Muy interesante el artículo.
    Gracias!

  21. Fabiola. Octubre 9, 2006 08:13

    como hago para enseñar a alguien mayor a aprender a leer y a escribir, de manera (digital) se puede? les ruego m lo contesten

  22. claudia . Febrero 8, 2007 18:05

    muy buena la publicacion.

  23. marilyn silva. Mayo 23, 2007 11:40

    Quisiera que me enviaran mas informacion ya que deseo realizar una tesis acerca d ela alfabertizacion digital. gracias.

  24. EDUARDO COCCA. Octubre 18, 2007 12:25

    TERMINAREMOS TODOS ASI

    Estimados : como Profesor Universitario, de la Universidad Kennedy. Dictaba cinco asignaturas, entre ellas, Ejercicio y Administración Farmacéutica. Con mas de 50 excelentes alumnos, inquisitivos, ávidos de adquirir conocimientos, mi misión además de enseñar Legislación Farmacéutica, era explicarles como es esta actividad comercialmente, tal es así, que como trabajo practico averiguamos al azar el costo de un descongestivo nasal en gotas, droga base nafazolina, tiempo en el mercado mas de 40 años, consultado el proveedor mas importante de drogas para la industria farmacéutica, dio el costo por frasco, 0,03 centavo, precio de venta 11,25 pesos, ganancia por unidad 37500 %, por supuesto esto no tiene parangón con ninguna actividad licita, a todo esto se me invita el 5 de junio de 2007 al Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación, donde se realizaron unas Jornadas sobre “ Ética y Medicamentos “ estando presentes, legisladores, funcionarios gremialistas , las Cámaras Farmacéutica que supuestamente no habían sido invitadas, pero ahí estaban en segunda fila, farmacéuticos, etc, finalizada la Jornada se podían exponer posiciones de cada uno que quisiera hablar, yo fui uno de ellos y en particular me dirigí a las Cámaras de la Industria a los que tenia a pocos metros, el drama es la accesibilidad de nuestro pueblo a los fármacos, se nos mueren compatriotas, en particular niños ,muchos de ellos muy pequeños y esta gente sin ninguna culpa gana el 37500 %, esto es un escándalo de proporciones y el Estado debe y puede solucionarlo, no puede hacerse el distraído .

    La respuesta a mis palabras no se hizo esperar, no para intentar solucionar el tema sino para sacarme del medio. Me cito mi Decano Dr, Capon Filas y La Directora de Farmacia Farmaceutica Magariños, y con un discurso Kafkiano e hiriente, me sacaron la cátedra de Farmacia, días después todas las demás, no estoy arrepentido, no puedo ser cómplice de tamaño despropósito.

    Como curiosidad mi ultimo sueldo, aguinaldo incluido fueron 231 Pesos.

    Lo saludo cordialmente.

    Profesor Universitario.

    Eduardo Marcelo Cocca

    e-mail : profcocca@gmail.com

    ESTOS SON LOS MAIL DE LAS PERSONAS RESPONSABLES DE MI SEPARACION DE TODAS MIS CATEDRAS, ES A LOS EFECTOS DE QUE SI ALGUIEN LES QUIERE DECIR ALGO.
    UN FRATERNAL ABRAZO A TODOS
    EDUARDO COCCA

    Dr. : Rodolfo Capón Filas caponfilas@fibertel.com.ar

    Farmacéutica : Maria del Carmen Magariños

    mcmagarinos@fibertel.com.ar

    Rectorado


    rectorado@kennedy.edu.ar


    Este es un e-mail legal, libre de virus y contiene informacion que consideramos de su interés.
    De acuerdo con la nueva Ley argentina Nº 26032 la libre distribución este email está autorizada
    por tratarse de propósitos de información, sin embargo, si le hemos causado alguna molestia por el mismo,
    le rogamos acepte nuestras disculpas y nos envie un mail a
    ecocca@fibertel.com.ar para no ser contactado nuevamente.



    SERVICIO DE INTERNET


    Ley 26.032


    Establécese que la búsqueda, recepción y difusión de información e ideas por medio del servicio de Internet se considera comprendida dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.


    Sancionada: Mayo 18 de 2005

    Promulgada de Hecho: Junio 16 de 2005


    El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc.

    sancionan con fuerza de Ley:

    ARTICULO 1°

    — La búsqueda, recepción y difusión de información e ideas de toda índole, a través del servicio de Internet, se considera comprendido dentro de la garantía constitucional que ampara la libertad de expresión.

    ARTICULO 2°

    — La presente ley comenzará a regir a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.

    ARTICULO 3°

    — Comuníquese al Poder Ejecutivo.


    —REGISTRADA BAJO EL N° 26.032—


    DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS DIECIOCHO DIAS DEL MES DE MAYO DEL AÑO DOS MIL CINCO.


    EDUARDO O. CAMAÑO. — MARCELO A. GUINLE. — Eduardo D. Rollano. — Juan Estrada.







  25. camila medina. Julio 25, 2008 21:01

    su artico es incompetente; no tiene bases,,,,,,,,,

    "no esta en hombros de gigantes".

    pero gracias por intentarlo

  26. marco martin ortiz alvarez. Septiembre 13, 2008 03:05

    hola conosco a alguien que no sabe leer quisiera ayudarla, hay algun ´priograma en la internet que me sirva como guiala para alfebetizarla
    GRACIAS

  27. marco martin ortiz alvarez . Septiembre 13, 2008 03:08

    alguien me puede ayudar con una pagina de la internet para alfabetizar

  28. www.alfabetizaciondigital.org Pablo. Noviembre 12, 2009 01:26

    Excelente post. Marco martin www.alfabetizaciondigital.org es mi pagina nose cuanto te pueda ayudar pero hay videos educativo de power point, word, y unas cuantas cosas. Me demoro mucho en hacer videos ya que siempre les encuentro detalle pero en fin mejor los voy a subir no más porque borro y borro. Es complicado grabarse en directo. Tambien he tomado videos en la web de personas muy genorasas obviamente tambien puedes tomas los mios y ponerlos en tu propia Web. Saludos