El portal educativo del Estado argentino

 
 

Pierre Bourdieu, Patricia Redondo y la educación

El domingo 18 de enero leí en La Nación un artículo sobre el último libro publicado del sociólogo francés Pierre Bourdieu (1930-2002) en colaboración con Jean-Claude Passeron. Lo primero que me llamó la atención fue la entrada de La Nación. Y cito: ‘señalan con implacable lucidez la forma en que el sistema escolar ayuda a fortalecer las divisiones sociales’. Muy bien, ya tenemos la palabra ‘sistema’, que nos viene a decir que a continuación nos hablarán de opresión, represión y demás conceptos de izquierda con los que muchas veces discrepo. Y sí, este también es el caso.

?En cualquier terreno cultural que se los mida -teatro, m?sica, pintura, jazz o cine-, los estudiantes tienen conocimientos mucho m?s ricos y m?s extendidos cuando su origen es m?s alto?. ?M?s ricos o m?s estructurados, sistematizados? ?Es que acaso el conocimiento es garant?a de entendimiento? Por haber hecho un curso de arte no significa que entienda mejor el arte que alguien que simplemente se detiene frente a un cuadro y percibe lo que el autor 'quiso mostrar'. ?Qu? entienden los autores de ?Los Herederos? por ?cualquier terreno cultural??.

Pero claro, leyendo un poco m?s el art?culo de La Naci?n, ciertamente sin desperdicios, podemos observar que los autores utilizan t?rminos como ?transmitir?: ?Por oposici?n al medio peque?o burgu?s donde la mayor?a del tiempo los padres no pueden transmitir otra cosa que su buena voluntad cultural, las clases cultivadas manejan est?mulos difusos mucho mejor pensados para suscitar, por medio de una suerte de persuasi?n clandestina, la adhesi?n a la cultura?. ?As? que la cultura se transmite?.

Sigo leyendo y me encuentro con la hasta ahora ?nica frase con la que estoy de acuerdo: (la educaci?n) ?Podr?a ser entonces la v?a regia de la democratizaci?n de la cultura si no se dedicara a consagrar -por el simple tr?mite de ignorarlas- las desigualdades iniciales ante la cultura y si no soliera llegar -por ejemplo, reproch?ndole a un trabajo acad?mico que sea demasiado "acad?mico"- hasta desvalorizar la cultura que se transmite en beneficio de la cultura heredada que no lleva la marca del esfuerzo y, de ese modo, favorecer a quienes aparentan facilidad y gracias?. Bien, la educaci?n podr?a ayudar a democratizar la cultura.

Y aqu? me topo nuevamente con un p?rrafo con el que tampoco veo claro a d?nde apuntan los autores de ?Los Herederos?: ?la ense?anza secundaria cl?sica transmite significaciones de segundo grado, dando por adquirido todo un tesoro de experiencias de primer grado, lecturas suscitadas tanto como autorizadas por la biblioteca paterna, espect?culos elegidos que no se ha elegido, viajes en forma de peregrinaje cultural, conversaciones alusivas que s?lo esclarecen a las personas ya esclarecidas. ?No resulta de esto una desigualdad fundamental ante este juego de privilegiados al que todos deben entrar pues se les presenta repleto de los valores de la universalidad??. ?La ense?anza transmite, as?, sin m?s? ?Los autores son tan herm?ticos y negativos como para suponer que si no se poseen lo que ellos denominan ?experiencias de primer grado? no se puede aportar nada?

Definitivamente, parten de la base de que la cultura se transmite. Una lectura lineal como el propio t?rmino que utilizan y que desde el comienzo est? menoscabando al aprendizaje y descreyendo de las potencialidades de la escuela como instituci?n educativa. Y ah? comprend? que no podr?an haberle puesto mejor t?tulo a su libro: ?Los Herederos?. Porque ?qu? es ser un heredero? Tomar algo tal y como nos lo dan: m?s all? de que despu?s podamos o no modificar esas condiciones o lo que hemos recibido. Pero creo entender que los autores han preferido no entrar en prospectivas.

Al d?a siguiente, 19 de enero, le? un art?culo en Pagina/12 sobre la escuela y la pobreza. Les recomiendo, ahora s?, este art?culo que tiene como protagonista a la docente y especialista Patricia Redondo.

Cito algunas frases que me parecieron interesantes:

?Las palabras que organizaron el discurso de la reforma educativa estaban marcadas por ?la innovaci?n educativa?. La consecuencia de ese discurso fue desconocer, en t?rminos hist?ricos, lo que produjo la escuela argentina en t?rminos culturales y sociales. Y al mismo tiempo se devaluaron todos aquellos saberes que portaban los maestros (...). No hubo ning?n proceso donde se pusiera en la balanza qu? hab?a que conservar del oficio de ense?ar y qu? era necesario transformar?.

?La reconversi?n parti? en muchos casos del desconocimiento de los saberes de los docentes. No tengo dudas de que es necesario abrir instancias de capacitaci?n. Pero una cosa es pensar la formaci?n, recompartiendo el reconocimiento de los saberes, y otra muy distinta es plantear la reconversi?n como una instancia donde lo ?nico que hay es el cambio curricular. M?s a?n, no s?lo se desconocen las posibilidades institucionales, sino que el maestro queda atrapado en el lugar de la culpa por la imposibilidad de llevar a cabo el trabajo producto de esas dificultades que han sido desconocidas?.

Tambi?n se refiri? al asistencialismo llevado a cabo por la escuela hist?ricamente. (?La escuela ya ni siquiera asiste?) y a la necesidad de una inversi?n constante, no por medio de programas, en la educaci?n (?La escuela no tiene presupuesto para su mantenimiento. Hay que estar en permanente negociaci?n con las autoridades educativas de turno?).

Continuando con la entrevista a Patricia Redondo, ella da un muy buen ejemplo de las pol?ticas clientelares y su impacto en los modos de ense?ar y aprender: ?Cuando un gobernador manda 400 pares de zapatillas con su firma a escuelas de zonas carenciadas donde hay 1200 alumnos... uno podr?a decir: ?Llega calzado a las escuelas donde los chicos dejan de ir a aprender por no tener calzado?. Pero el hecho de que el calzado llegue firmado por el gobernador es una escena de tutelaje. Porque en esa firma, el chico est? mostrando su condici?n de pobreza. A su vez, estas escuelas, donde nunca llegan las cosas para todos, deben decidir qu? alumno es m?s pobre entre los pobres para repartir lo poco que hay. Nada de esto es neutro en t?rminos institucionales. Estas acciones de gobiernos constituyen subjetividades y sobrecargan a la escuela de una tarea que no s?lo no le corresponde sino que la relaciona con mecanismos de mayor diferenciaci?n social?.

Para finalizar, se refiere a la falta de valoraci?n social y reconocimiento hacia los docentes. Y es que hemos entrado en un c?rculo viciosa en el que: los docentes no son valorados ? se desarrolla el desinter?s del docente ? entonces los docentes no son valorados. En este caso, no cabe preguntarse si fue primero el huevo o la gallina, sino que muchas veces los argentinos estamos acostumbrados a dejar pasar las cosas, a verlas pasar. Creemos que para que todo vaya bien son los dem?s quienes tienes que esforzarse, y nos falta saber decir ?? muy bien !?, ?? gracias !?. Los docentes se las han tenido que ver con muchas situaciones desconcertantes, entre el Gobierno de turno, los alumnos, las familias de sus alumnos, el resto de los docentes ... y hasta ahora all? siguen.

Ricardo Piglia, en su libro ?Respiraci?n Artificial? escribi? una frase que me record? algo que los argentinos deber?amos comenzar a poner en pr?ctica, y no s?lo con los docentes. Cito: ?Haced que el pa?s, antes orgulloso de ?l, no lo insulte ahora?. Haber estudiado en Argentina para m? siempre ha sido y ser? un orgullo. Y estoy dispuesta a hacer lo necesario para que lo siga siendo para las generaciones venideras.


3 Comentarios

  1. David Peralta. Enero 27, 2004 16:59

    Nos queda un largo camino entonces: (re)construir un sentido común que valorice a los maestros y profesores y a la escuela como espacio de desarrollo y crecimiento cultural
    Muy bueno Falvia

  2. Esteban Cuatrin. Junio 19, 2006 11:39

    En referencia a los comentarios acerca de la obra de Bourdieu, creo que no se puede criticar un libro, basado en una extensa investigación a partir de un articulo que lo comenta(libro que por cierto no es su ultima obra, sino que fue escrito en los sesentas, antes del mayo francés). En segundo lugar creo que los herederos es la forma en que se refieren los franceses a la estudiantes universitarios, y no hace referencia directamente a la hipotesis de trabajo de los autores. En tercer lugar, al igual que la mayoria de los estudios de Bourdieu, los Herederos se refiere específicamente al caso frances, y su extrapolacón a otras realidades no es directa.

  3. martin. Febrero 23, 2007 12:12

    Sos medio estúpida... maestrita de cuarta.