El portal educativo del Estado argentino

 
 

Redes sociales y aprendizajes ubicuos: así en las aulas como en la vida

Las mediaciones en la incorporación de las TIC en la vida cotidiana en el aula, la naturalización del uso de herramientas en los aprendizajes y algunos ejemplos de estas idas y vueltas con riquezas y tensiones son el tema de esta nota atravesada por una autorreflexión: el lugar de educ.ar en esta articulación.

Alguna vez, un consultor definió al portal educ.ar como “un portal educativo que dialoga con la Web”. Esto significaba un rasgo del que educ.ar se sintió orgulloso: incorporar a sus notas, sus proyectos, sus convocatorias, los desarrollos tecnológicos, los nuevos consumos culturales, las tendencias vertiginosas que se vienen dando en la intersección de la sociedad y la tecnología y que venimos observando y protagonizando en otros ámbitos: los medios masivos, el mundo del trabajo, el espectáculo, la ciencia.

27_12_2011b.jpgDesde educ.ar, este proceso de traducción, de articulación entre ambos ámbitos siempre ha sido uno de los objetivos centrales: además de dialogar con el sistema educativo, además de pensar propuestas de TIC en el aula, educ.ar apuntó a comunicar a la comunidad educativa argentina las transformaciones de la sociedad del conocimiento, los nuevos dispositivos que se utilizan para comunicarse y la forma de producir saberes e información. Lo hicimos porque creímos que era un aporte fundamental para el acceso a las TIC en las escuelas, las aulas y la formación docente.

Esta tensión entre la tecnología en la sociedad y su aplicación en las aulas recorre las discusiones y propuestas teóricas sobre educación con TIC. Entre las múltiples posturas existen:

* aquellos que creen que la introducción de TIC en las escuelas no debe ser automática sino que debe pasar por criterios de diferente tipo;

* aquellos que piensan que la tecnología debe incorporarse sí o sí porque es un valor en sí misma;

* aquellos que defienden una incorporación natural de los diferentes softwares y hardwares en las aulas de acuerdo con las necesidades, objetivos y posibilidades de cada institución.

Esta última perspectiva apunta a terminar con consignas como “Invesiguen en internet…” (en favor de “Investiguen”) o “Hagan una presentación en Power Point..” por “Expongan” (y la exposición puede usar o no el citado programa de presentación, valorando su utilidad o no para mejorar la actividad). De la misma manera que hoy no decimos “Ah, voy a usar la tecnología” cuando mandamos un mail o llamamos por celular, sino que simplemente nos comunicamos.

Aun cuando esta última opción –la de la naturalidad tecnológica- nos parezca la más adecuada, hoy está lejos de las aulas y así lo comprendemos. La acelerada introducción de computadoras, impulsada en gran medida por Conectar Igualdad, entre otros programas, y el abrupto cambio material que están viviendo las escuelas hace que el uso de estas herramientas sea en muchos casos enfatizado y la aplicación natural sea lejana por el momento.

15_08_2011d.jpgSin embargo, cada vez son menos mediados y más inmediatos (y naturales) los usos en las aulas de las novedades del mundo TIC, por varios factores: la capacitación de los docentes, el impulso de los estudiantes y –último pero no menor– las potencialidades educativas que las herramientas y entornos TIC tienen y brindan a cualquier proyecto educativo y proceso de enseñanza y aprendizaje. Revisamos algunos ejemplos de estas aplicaciones que además –a modo de balance– han formado parte de las producciones 2011 del portal educ.ar.

Realidad aumentada

¿Qué aumenta la realidad aumentada en educación?, se pregunta Pablo Bongiovanni. Esta modalidad de poner la información en capas, de vincular los objetos con discursos virtuales viene siendo muy incorporada por la publicidad, mientras que nos vamos acostumbrando a visualizar esos extraños diseños de sus códigos en muchos espacios.

Explicaciones varias de Realidad aumentada
Realidad aumentada explicada en Commoncraft

Como explica Bongiovani, la realidad aumentada propone en alguna medida una nueva relación con el conocimiento. En educ.ar usamos este recurso para:

* visualizar la información en nuestros Especiales,

* en el proyecto Argentina Virtual, que presenta recorridos en 360 grados de edificios emblemáticos de la Argentina

* en los talleres que educ.ar presenta en Tecnópolis, y en Pakapaka.


27_12_2011c.jpgLas redes sociales

Afianzándose como los nuevos espacios de sociabilidad, multiplicando exponencialmente sus usuarios, las redes sociales en 2011 fueron los sitios más visitados de la Web, los ambientes de más actividad. Protagonistas de procesos políticos –tal como anticipó Howard Reinhold en 2005–, formando “multitudes inteligentes” que cambiaron regímenes de gobierno en Medio Oriente, participando en casos criminales, y presentes en muchos de los aspectos de la vida de los jóvenes y de los adultos, se han convertido en un nuevo espacio de sociabilidad en la vida de las personas y hasta, según algunos expertos, cambiaron nuestro concepto de belleza.

En educ.ar desde 2009 tenemos dos cursos de redes sociales en nuestra oferta, mientras tanto cada vez se documentan más experiencias de su uso en proyectos áulicos y escolares.

En primer lugar, las redes sociales forman parte de los entornos personales de aprendizaje, que venimos proponiendo como los dispositivos de capacitación que tanto docentes como alumnos deben construirse. Los entornos personales, los PLE –siglas del original en inglés Personal Learning Environment– han sido definidos por Dolors Reig como una "colección autodefinida de servicios, herramientas y dispositivos que ayuda a los estudiantes a crear sus Redes Personales de Conocimiento (PKN), poniendo en común nodos de conocimiento táctico (personas) y nodos de conocimiento explícito (información)".

Así, cualquier sujeto del campo educativo, se informa y se forma –y produce también conocimiento para otros– desde estas redes de nodos, en el marco de una sociedad en la que la vertiginosidad, el crecimiento exponencial y el volumen de información no nos permite quedarnos en las viejas formas para adquirir conocimiento. La función de los docentes es fomentar, moderar y crear estos PLE. Además, la yuxtaposicón de redes sociales potencia la capacidad de cada una, como lo muestra José Antonio Millán. Para el que está dispuesto a hacerlo, hay incluso herramientas que nos permiten armar nuestro propio escritorio de redes.

En segundo lugar, específicamente las redes sociales pueden tener un gran impacto en mecanismos en que el conocimiento viene avanzando desde el siglo XVIII: ni más ni menos que la conversación social. Los espacios públicos de la modernidad en las que se fundaron los valores del mundo en el que seguimos viviendo (la ideología, la democracia, el capitalimo, etc.) se reinventan hoy en ambientes virtuales, donde debatir e intercambiar ideas con personas cercanas y lejanas, en el hogar y en la escuela, es un campo fértil para construir conocimiento. "Sigue lo que te interesa" (nos invita Twitter), "Publicate a vos mismo" (el lema de YouTube), "Qué estás pensando" (Facebook) son convocatorias a que el conocimiento circule.

27_12_2011a.jpgAsí, en 2011, las redes sociales han creado la posibilidad de generar espacios específicos de estudio (novedad que incorporó Facebook y que tiene desde su origen Google Plus), han surgido infinidad de redes sociales académicas (Ankara del INFOD, por ejemplo), literarias y escolares. En educ.ar, nuestros espacios en Facebook, Twitter y YouTube están incorporados a las formas en las que nos conectamos con nuestros usuarios, pero también a las de producir información. Cubrimos en tiempo real los eventos con Twitter, recogemos experiencias de usuarios en video en nuestro canal YouTube y prolongamos los debates de las comunidades virtuales de nuestros cursos. Esta forma de trabajo creció mucho en 2011.

Tanto la realidad aumentada como el crecimiento de las redes sociales forman parte de un mismo movimiento –que viene siendo anunciado y analizado hace algunos años– la Web 2.0 móvil (Hugo Pardo Kuklinsky reflexionaba sobre sus usos educativos, específicamente para educación superior y teléfonos móviles, pero sobre todo para inteligencia colectiva).

Desde 2005 la Web 2.0 es una expresión –de moda y marquetinera– utilizada para dar cuenta de la transformación de la Web de una colección de sitios de información a plataforma de publicación de usuarios (tema que venimos trabajando en el portal desde entonces en varias notas http://portal.educ.ar/debates/educacionytic/nuevos-alfabetismos/la-web-20-y-los-portales-latin.php, http://coleccion.educ.ar/CDInstitucional/contenido/educacionTIC/cecilia_sagol3.html).

Las posibilidades de la Web 2.0 móvil se dan o incrementan con computadoras portátiles o celulares inteligentes que permiten el acceso a las TIC y sobre todo del acceso a la información en todo tiempo y lugar. Por esta razón, la distribución de netbooks no es equiparable a la introducción de computadoras de escritorio, ya que permite este tipo de mecanismos de producción y consumo de conocimiento: la ubicuidad, la espontaneidad, el acceso individual a un entorno son valores de uso y acceso a TIC que los diferencian.

Cerramos este repaso con una reflexión sobre nuestro trabajo: si, como decíamos arriba, en un momento, como portal educativo nos propusimos ser un puente hoy, en un contexto de amplio acceso del mundo educativo a la tecnología está metáfora debería ser revisada. Un puente define dos espacios diferentes que hoy están cada vez más cercanos y articulados, dos lugares que se unen solo artificialmente y hoy se juntan y separan todo el tiempo.

¿Nodo en la red? ¿Creador de redes de aprendizaje? ¿Rampa? ¿Nube? Redefinir esta metáfora queda como un estimulante objetivo para 2012.