El portal educativo del Estado argentino

 
 

Adolescencia, docentes y fracaso escolar: Conocer y comprender a nuestros adolescentes para evitar su fracaso escolar.

La adolescencia puede ser transitada de diversas formas, lo esencial es comprender que es una etapa de crisis tanto para el joven en desarrollo como para sus figuras parentales. Para realizar un acompañamiento acorde y con buenos resultados educativos es necesario conocer como se vive esta etapa.


Sabemos que la entrada en la adolescencia, provoca una crisis tanto en el sujeto que la va a transitar como en los padres que deben acomodarse a ella. Es menester, por ello, entender al adolescente como un sujeto que debe enfrentar transformaciones tanto psíquicas como físicas, ambas simultáneamente. El adolescente debe enfrentarse con su propia metamorfosis.
Desde lo físico se va a encontrar con que su cuerpo infantil y conocido, se va a transformar en un cuerpo con características idénticas al cuerpo de un adulto, un cuerpo desconocido, del cual deberá apropiarse, hacerlo suyo. Un cuerpo con nuevas formas y potencialidades, nuevas necesidades y deseos a satisfacer. Una de las nuevas potencialidades que le hace frente a este joven, es la de ser padre, pero para esta función todavía no esta preparado (esta es una larga construcción simbólica que llevan a cabo los progenitores desde la temprana infancia de su hijo, cuando este es tan solo un niño, y por ende potencialmente, futuro padre).
Desde lo afectivo, los docentes serán los herederos de esa historia de afectos de las primeras relaciones afectivas con las figuras parentales, con el otro primordial. Desde allí es posible poder entender, a través de y mediante el proceso de transferencia, la agresión del adolescente en todas sus formas (contestaciones, desobediencias, etc.) hacia sus docentes. Aclaro que no justifico con esto, al sujeto que guarda en si mismo una potencialidad psicótica y durante el tránsito de esta etapa, sufre un brote de la misma. Siempre me refiero al sujeto que cursa por un desarrollo de su psique-soma saludable. Lo que si resulta interesante es que el docente debe comprender ciertas actitudes de los púberes, no como un atentado contra su autoridad y conocimientos del caso sino como una reproducción afectiva de su historia infantil, de lo vívido por él y porque no, también, como un enfrentamiento hacia la cultura adulta como medio de acceder a ella.
Desde lo psíquico deberá realizar un trabajo de poner en historia su pasado, re-historizarlo, establecer su filiación, es decir, enlazarse como un eslabón más en una cadena generacional con predecesores y futuros sucesores, también le compete la creación y el hallazgo de su objeto de amor en lo extra-familiar (lo social), es decir abandonar su lugar en las relaciones afectivas familiares (familia como valor refugio) y buscar uno nuevo en la Sociedad, entre otras cuestiones.
Desde la familia será necesario una estrategia de comprensión y de transmisión del proceso de crecimiento, hacerlo metabolizable para el púber, crear nuevos espacios a partir de adoptar lugares diferentes como es el de separación de la madre para evitar lo que se llama Inhibición intelectual, debido a una falla en la subjetivación. Otra cuestión es no confundir las barreras que separan las generaciones, algunos padres frente a su deterioro físico, intentan asumirse como amigos de sus hijos.
Algunas manifestaciones de estos jóvenes: Las paradojas entre desafío de independencia y dependencia infantil, sobreinvestidura intelectual contra la emergencia pulsional, depresividad expresadas como quejas (no como enfermedad), soledad en el grupo, taciturnidad, dificultades escolares, rebelión frente a la Sociedad adulta, agresión y destrucción hacia su cuerpo y hacia el de los otros, acceso al alcohol o drogas para mitigar “la falta”, otras conductas de riesgo, etc.
Para poder entender el mundo de la adolescencia debemos recordar que: El adolescente necesita figuras parentales, imagos o relevos, contenedores y presentes pero no intrusivos. El adolescente en lugar de “decir” va a actuar (sus actos nunca carecen de significados), necesitan de la transmisión de sus orígenes (puntos de anclajes y capital fantasmático), del re-conocimiento y comprensión de su estado, de su aceptación a pesar de sus cambios, y así como necesita enfrentar al adulto necesita también del adulto que le haga frente (no se debe claudicar).

Por Andrea Bibiana Taborda, Especialista en investigación Educativa.


18 Comentarios

  1. Roxana. Noviembre 25, 2007 20:44

    Estoy completamente de acuerdo: Un docente DEBE conocer la problemática del adolescente. Sino no podrá cumplir plenamente tu tarea, es decir ¡no se puede educar si se entra en pie de guerra con un alumno que cree que sabe más que el docente!
    Pero no sólo entender su naturaleza metamórfica sino además, y especialmente hoy en día, su mundo. El adolescente actual no solo tiene que lidiar con su particular situación sino encima, debe lidiar con la de sus padres. Afortunado será el joven cuyo padres se den cuenta de sus inquietudes al menos una vez al día. La mayoría de nuestros jovenes -por las razones o excusas que se quiera- en el momento que necesitan más que nunca la compañía de sus padres, están en completo abandono. Sin mencionar que la impericia de sus padres para guiarlos -si fuera su intención- empeora sus problemas.
    Desde ya que me refiero a los casos que conosco. Las escuelas en las que enseño presentan este tipo de problemáticas en un nivel alarmante; así como es llamativo el incremento de cierta broma que oculta un transfondo de dolor y abandono impactante: "¿No me quiere adoptar profe?". A veces pienso que los padres deberían hacer un curso para criar a sus hijos.
    Creo que el conocer la situación por la que pasan los adolescente es tan vital y necesaria para un docente como lo es para sus padres; ya que ambos deben interactuar con él.

  2. luis viale. Diciembre 14, 2007 10:22

    creo que tanto los docentes como los adultos hemos cometido dos grandes actos de falta de amor hacia nuestros queridos jóvenes:
    el primero no les pusimos limites, solo les dimos derechos, no obligaciones. Asi las cosas la única fuente que tienen los adololescente de encontrarse con la verdad es la "señora realidad" que les dice la verda "sin anestesia".
    Los jóvenes pagan con mucho dolor conocer la realidad que les negamos los adultos.
    Ejemplo: no le dimos al alcohol la categoria de droga muy pero muy peligrosa y la señora realidad le dice al joven un sabado a la noche: "te has convertido en asesino, mataste a una mujer embarazada".

    Y el otro acto de amor que no hemos tenido con los jovenes es que los hemos dejado solos frente la industria de la imágen, que si se ha apropiado de ellos, que hace un espectaular negocio.
    El docente sigue con la lecto-escritura satanizando a la televisión y el jóven ya la dejo porque ahora viene el multimedio internet, viene la "cibe cultura", la virtualidad.
    Nuestros queridos jovenes siguen solos, muy solos.
    ¿porque tanta falta de amor?

  3. Emilce. Marzo 29, 2008 17:34

    Como explica Adriana Taborda, considero sumamente importante en la labor docente conocer y recordar en todo momento el proceso de "cambio" en el cual estan inmersos nuestros adolescentes. Es el primer paso para poder establecer un buen vínculo con ellos y esperar que el mismo prospere con el tiempo. Sin embargo noto a diario que muchos docentes se ven desbordados por la actitud de nuestros alumnos adolescentes, a veces agresivos, rebeldes, desinteresados, y terminan reaccionando de igual o peor manera que los mismos alumnos. Todo esto empeora las cosas y genera mas distancias y diferencias en la relacion docente-alumno. De ahi es que estoy convencida, que debemos ser nosotros, los docentes, quienes debemos en primer instancia predisponernos a "contemplar" y "no olvidar" lo que rodea a diario a nuestros jovenes (modas, medios masivos de comunicacion, entorno familiar, etc)para favorecer su permanencia en el sistema educativo y que la misma sea lo más productiva posible.

  4. Daniel Rodriguez. Mayo 28, 2008 13:05

    creo que tenemos que entender que no somos dueños de nuestros jovenes unicamente los guiamos en la sinuosa vida y tampoco los vamos a hacer perfectos unicamente encaminarlos para que enfrente la vida con suficientes valores actitudes y obligaciones para que puedan enfrentarla

  5. Mecha. Junio 5, 2008 01:59

    La realidad argentina ha superado a la ficción, y los docentes tenemos una subjetividad contenedora frente a nuestros chicos,mientras que la globalización los ha ido marginando porque no todos tienen acceso ese mundo simbólico, por lo tanto entran en adicciones (tabaquismo, alcoholismo, drogadicción, entre otras), la sociedad argentina ha destruido las relaciones de la cotidianeidad, y muy lamentablemente no podemos resignificar desde la docencia el AUSENTE ROL DEL ESTADO ARGENTINO, ante la falta de vivienda digna, trabajo genuino y salud preventina.

  6. Analía Del Bigio. Julio 2, 2008 11:51

    La educación no se abstrae de la situación dolorosa diaria. Los adultos estamos inmersos en la problemática tanto como los jóvenes. Vivimos a destiempo, en contramano con los límites,abadonados o abandónicos,anestesiados,resignados,confundidos...
    Nuestros jóvenes son el resultado de esta realidad argentina que ya ha superado a la ficción ante la falta del trabajo, la falta de vivienda digna y la falta de salud preventiva.
    No debemos, los docentes, claudicar ante la necesaria "falta de la falta"; debemos volver a poner límites claros y precisos, sin autoritarismo ni a los gritos, con reconocimiento y comprensión y no con actos carentes de significados. Necesitamos volver a transmitir contenidos desde sus orígenes,puntos de anclajes, en donde la aceptación,de uno mismo y del otro, sean las metas, donde los desafíos sean la independencia intelectual y no sólo la depresividad de la queja. Debemos,transmitir valores positivos para trabajar con el pasado y así,enfrentarlos a un futuro posible. Posible de dignidad.

  7. mary. Julio 10, 2008 18:32

    bueno debemos de dejar en claro que los adolescentes es muy importante compartir con ellos todos sus problemas y expectativas de su vida.y asi ellos se sentiran seguros y no caerarn en la depresion por falta de seguridad de eelos mismos y podran transmitir sus conocimientos,habukidades y estrategias hacia los demas sin miedo a ser rechasados

  8. Laura. Julio 17, 2008 17:57

    Supongo que todos compartimos el diagnóstico, si bien resaltamos algún aspecto en particular.Creo que efectivamente, estamos ante una cuestión que se plantea dentro de lo "global" (no en el límite exclusivo del estado nación)y del cambio en las relaciones dentro de una institución que se experimenta "desbordada" ante tamaña cantidad y calidad de demandas sociales. Valoro lo expuesto por Emilce, el contemplar la adolescencia y nuestros vínculos estudiante- docente. Quizá sea la manera de tener empatía y redefinir la naturaleza de ése contacto. También implica revisar nuestras expectativas: como dijo Daniel, "no somos dueños de nuestros jóvenes" y el docente puede proponerse ciertas cosas,otras serán tarea de los padres, etc. Y sobre todo,valoremos nuestra labor, nuestro coraje: seamos solidarios entre pares. Ese es un gran desafío docente. Nuestro ejemplo (en los actos) traza un camino visible ante los ojos de los demás:los/as jóvenes también detectan la moral de los/as adultos/as en la escuela,somos un referente y es nuestra responsabilidad que sea digno.

  9. Patricia. Julio 26, 2008 20:26

    Estimados:
    no estoy tan de acuerdo a lo que dice relación con este cambio "sorpresivo" para este rango etáreo. POr lo menos, la juventud chilena, yo la percibo como anciosa por asumir cuerpos que aun no tienen y sentir lo que aun no saben si sienten o no. Veo muñequitas pintadas con rellenos en los pechos para ser mas "sensuales" a unos "hombresito" que quieren hacer luces de su sexualidad. Aun no llega esta etapa, pero ya estan simulando ser portadores de mentes cuerpos y hormonas que aun no estan presentes por completo.

    Con respecto a la violencia, creo los agentes socializadores en conjunto hemos dado a paso a este caos. Psicologías que advierten traumas si se les levanta la voz a los niños, padres temerosos de ser malos padres (quien sabe como los suyos), por lo que se tornan permisivos y poco represores de las primeras conductas negativas de sus propios hijos. Una cantidad considerable de profesores con escaza vocación, que aun creen que por pasar(entiendase "trasferir") su materia, lo están haciendo bien. Colegios con directivos interesados en el lucro o en el Simce...... ¡Qué podemos pedir, si el verdadero norte se pierde y con ellos nuestros hijos-alumnos?
    Es cierto lo que pueden estar pensando. No son todos, pero hay que reconocer que son una importante cantidad de seres en torno a nuestros hijos-alumnos que han asumido esta modorra. Sino es cosa de preguntarse, por que esta la educación como está.
    sueño con puntajes mas altos para estudiar pedagogía, con diagnóstico de competencias para ser profesor, con mallas curriculares que entreguen desarrollo personal y psicologia aplicada,pero sobre todas las cosas,alumnos de pedagogía CON VOCACIÓN. remembraza y homenaje a las maestras normalistas.

  10. argenis sanchez. Octubre 6, 2008 00:17

    Soy estudiante de la lic. en Intervención Educativa de Tuxtepec Oaxaca unidad 202, con respecto al fracaso escolar en los jovenes estoy de acuerdo con respecto a que la adolescencia es una etapa de identificación de nuestra personalidad, y de múltiples aspectos que mencionarlos seria redundar. Hay que repensar el tema de fracaso escolar y tomar en cuenta que los jóvenes que presentan fracaso escolar son jóvenes que comparten experiencias con compañeros de su misma edad dentro del salon de clases, con un asesor que los guía y los acompaña dentro de su formación académica,chavos que tienen que apropiarse de un contenido curricular que marcan los planes de estudios; en si creo que no hay que dejar pasar desapercibido que el fracaso escolar en adolescentes debe estudiarse como una problemática multicausal dentro del contexto en el cual este problema se genera.

  11. . Noviembre 25, 2008 00:10

    Es un tema muy complejo, lo que sí puedo decir, que como docentes y actores sociales, debemos actuar sobre las causas y así no llegar a los efectos (donde actuamos cotidianamente), pero para esto necesitamos políticas educacionales con mayor cargas horarias. y ser responsables de los roles que ocupamos, como ser, somos padres de nuestros o amigos?, somos docentes o compañeros?, no debemos confundir nuestros roles, los adolescentes nos piden a gritos límites, y es eso justamente lo que hoy, poco existe.
    Es un tema preocupante, que tendríamos que afrontarlos entre todos.

  12. Claudia. Noviembre 30, 2008 11:16

    La adolescencia creo es una de las etapas más dificiles de transición de una persona. Como ya han comentado, es el cambio en todos los aspectos del niño. Va cambiando exteriormente y psicologicamente. El tema es que se hace a destiempo, lleva un proceso más lento el comprender los cambios internos.
    Los docentes, al igual que los padres, debemos saber guiarlos en esta etapa. El problema surge en confundir a veces los papeles. Somos docentes, o somos padres, pero somos principalmente los adultos que ellos estan buscando como modelo a seguir.
    Creo que en muchas familias se da una incongruencia por parte de los padres que actúan como jovenes adolescentes, imitando costumbres, imitando en vestimenta, es la tan deseada eterna juventud que no queremos dejar ir. Pero entonces que le mostramos a nuestros hijos? es mejor actuar siempre así?

  13. Argenis Sanchez H.. Marzo 23, 2009 21:54

    Concidero al tema de fracaso escolar como una problematica multi-causal, sin embargo en el tratamiento del mismo no podemos minimizar dicho problema con una sola estrategia de intervencion, ni mucho menos analizar la problematica linealmente, sin lugar a dudas la ADOLESCENCIA es dificil de enfrentar por los adolescentes más si estos no tienen una guia que logre canalizar las potencialidades que estos poseen. El punto clave es: que los docentes que trabajan con adolescentes detecten las potencialidades de los educandos y acuñarlas de manera tal que los alumnos en este estadio se identifiquen con sus propias destresas y habilidades; y lejos de tener alumnos reveldes en clases tendran alumnos capaces de afrontar sus propias desiciones.
    ya que el maestro frente a grupo y en la intimidad de las paredes que encuadran el aula de clases, es el principal heredero de la controvercia de sus propios alumnos, y es el mas indicado para señalar las estrategias pertinentes en el rendimiento de sus alumnos. (si es que en verdad se concidera maestro, asesor, guia,y capaz de serlo)

  14. jemildeth. Abril 29, 2009 18:44

    ps estoy totalmente desacuerdo con eso... okis... y mira... el video q sacaron de belinda no es ella de verdad ok. asi q lo q vieron no es verdad

  15. Denny. Mayo 4, 2009 17:14

    Estoy de acuerdo que como alumnos debemos respetar a nuestros docentes. Pero con mas razones los docentes deben respetar a sus alumnos y ser de ejemplo, en humildad no abusar de sus conocimientos para no alimentar el odio de sus alumnos hacia ellos. Como un profesor por que su alumno de una opinion lo humille diciendo que el tal de la clease. pues esta falta de aprender valores.

  16. LUCAS ARIAS. Agosto 14, 2009 19:38

    ME PARESE; Q ENYR TODOS DEVEMOS ASER UN PROSEDIMIENTO, CON EL FRACASO DE LOS.ADOLECENTES.

    LUCAS

  17. julia. Abril 7, 2010 13:19

    yo tambien estoy deacuerdo con todo lo que dicen ustedes

  18. . Septiembre 11, 2011 21:54

    me parece interesante los comentarios dados,pero quiero recordarlas que la mayoría delos docentes no conocen a sus alumnos,y hasta aveces la falta de conocimiento los lleva a situaciones difíciles de salir..............me acuerdo hace mucho tiempo las maestras de la escuela primaria y precisamente la de los primeros grados , podían deducir cuales eran las capacidades de los futuros alumnos.hoy eso no existe no solamente porque ignoran,sino también por miedo a decirles a los padres ciertas verdades,en el mundo en que vivimos esta' prohibido porque lo llaman discriminación.todo el mundo discrimina porque somos diferentes.somos humanos--