El portal educativo del Estado argentino

 
 

Cambios en la enseñanza de geografía

La humanidad atraviesa hoy una crisis que afecta a todo el planeta, tal vez la mayor desde que el hombre vive en la tierra. Como toda crisis lleva en su esencia una gran oportunidad: la oportunidad de cambiar. Necesitamos ese cambio no sólo para nuestra supervivencia como especie sino para lograr un desarrollo en armonía con el ambiente natural y social. Es decir, necesitamos un nuevo paradigma para la humanidad.
En este proceso de cambio, la educación es esncial y la oportunidad que se nos presenta es única: trabajar para la transformación. Y no hay duda de que los educadores somos uno delos puntales del cambio.
En nuestro mundo actual, acelerado y colmado de imágenes y datos, necesitamos volvernos hacia adentro, hacia lo esencial. Reencontrarnos con el hombre integral que incluye : intelecto, emociones, afectos, espíritu. Sólo de esa manera podremos madurar como especie y dar respuespuesta a la crisis planetaria que vivimos.
Como educadores nos urge rescatar la función mucho más trascendental y profunda de ser formadores en lugar de meros informadores. Además, cuando los cambios se suceden y las innovaciones se producen con creciente rapidez no hay manera de convertirse en un gran tamiz de información entre e mundo y los alumnos. La pregunta sobre qué enseñar sólo puede surgir luego de haber respondido con responsabilidad a la pregunta sobre que mundo queremos que surja de esta crisis en la que estamos inmersos

Los adultos tenemos que esforzarnos por volver a lo esencial, es decir, formar un individuo integral con sentido de pertenencia a la sociedad libre y responsable, único e interdependiente, que rescate”la tradición y la innovación, lo reconcido y lo nuevo a descubrir.
La educación debe tender a la adquisición de conocimientos, la estructuración de la inteligencia, el desarrollo de la capacidad crítica y el autoconocimiento, el dominio de tendencias destructivas, el fomento de la creatividad y la imaginación, y el desempeño de un papel responsable en la sociedad. Además debe ayudar a las personas a adaptarse y prepararse para el cambio y permitirles recuperar la concepción global del mundo y la humanidad.
...”Es necesario redespertar la sed...ya es hora que la educación expanda sus límites y retome su función original, su función afectiva, su función reunificadora con el sentido de búsqueda permanente”.Naranjo, 1992
El docente abierto ayuda a formular preguntas, a descubrir en el mundo interior, a intuir pautas y relaciones, a aceptar nuevas opciones por muy extrañas que parezcan; es un facilitador permanente, pero sabe que no es la causa primera. El verdadero maestro está dispuesto a reconocer sus propios errrores, a admitir en su discípulo una realidad distinta a la propia porque la autoridad está en su propia voz interior.
En estos tiempos de reforma educativa y de cambios institucionales y curriculares, uno de los temas centrales que discute nuestra sociedad en relación a la calidad de la educación es el de la jerarquización de la tarea docente.
Si bien dicha jerarquización contempla diversos aspectos, desde nuestro lugar como profesores de geografía –preocupados por la renovación de su enseñanza encontramos en esta capacitación un importante aporte conceptual y didáctico que contribuye a fortalecerla.
Los nuevos desarrollos teórico-metodológicos de la geografía y de la didáctica justifican la necesidad de renovar tanto los conocimientos como las maneras de enseñarlos. Es decir, nuevos contenidos que resultan significativos para entender la realidad social y que, al mismo tiempo, generen en los alumnos actitudes críticas y creativas comprometidas con su medio sociocultural.
Este enorme desafío no está exento de dificultades, entre ellas, las referidas al acceso de bibliografía reciente.
En esta capacitación hemos encontrado una selección muy acotada, pertinente y actualizada que sirve como ayuda para organizar la tarea docente aprovechando de modo fértil y significativo esos materiales.
Esta propuesta consistió fundamentalmente en participar en este proceso de cambio en forma activa estableciendo un díalogo con el capacitador y los colegas que permitiera incentivar , enriquecer o confrontar las inquietudes, fue un punto de partida para reflexionar acerca de cómo transitar este cambio recuperando y ampliando los conocimientos y prácticas que los docentes poseen.
Es la geografía, dentro de las materias del área de ciencias sociales, la más cuestionada por sus contenidos y por los problemas que presenta sus enseñanza en el aula, pero es a la vez, la más abandonada: poco se han ocupado las nuevas corrientes pedagógicas, no cuenta con suficiente difusión de bibliografía actualizada y su valoración y legitimación como ciencia socia sonl relativamente bajas.
La realidad, que es compleja, múltiple y contradictoria nos acerca a diario situaciones problemáticas que merecen constituirse en objeto de estudio de nuestra disciplina. La relacíon entre geografía y el problema de la relevancia de su estudio puede resolverse al ocuparnos de problemas territoriales actuales. Esto implica recortar una parcela de la realidad que se presenta como significativa, trascendente, conflictiva, y estudiarla en sus múltiples dimensiones. De este modo, los contenidos no vienen dados a priori siguiendo el orden del programa, sino que serán aquellos necesarios para explicar la situación seleccionada. La clase de geografía, planteando de este modo el “que” estudiar, no se convertirá en sinónimo de incremento de la cultura general, sino que se trata de delimitación de un objeto de estudio. No será un saber por el saber mismo, no el placer de conocer más, sino trabajar con los chicos en un conocer para intervenir, para decidir, para cambiar, para criticar.

Para empezar es útil conocer, aunque sea muy brevemente, las principales corrientes de nuestra disciplina que participàron y siguen participando del debate teórico-metodológico. Esta panorámica permitirá situar con mayor claridad el alcance de la renovación crítica ocurrida en los últimos años. En un segundo momento, analizaremos las distintas visiones de la relación naturaleza-sociedad quie han prevalecido en cada una de las grandes corrientes del pensamiento geográfico.
Por otro lado la geografía estudia un conjunto integrado de fenómenos que ocurren en períodos de tiempo. En las formas espaciales podemos reconocer tiempos históricos diferentes pues en ellas coexisten cosas del pasado, de distintos pasados, del presente y gérmenes del futuro.
Poner una edad a las cosas y a las acciones de las sociedades permite reconstruir los momentos de un proceso. Por eso es importante hacer referencia al momento temporal en que los objetos se construyen, en el que las personas viven, en el que la información se propaga, etc. En definitiva, los paisajes revelan las diferentes posibilidades históricas que tuvieron cada uno de ellos.
Al analizar una forma espacial no sólo reconoceremos cosas de distintos pasados sino cosas y acciones del presente.
Una consecuencia de importante de datar los objetos que se desarrollan en el territorio es que los hechos diferentes que ocurren en un mismo tiempo tienen relación entre sí. Esto no quiere decir que porque ocurran en un mismo tiempo vayan a resultar formas espaciales iguales, pues el grado de desarrollo económico, las pautas culturales y el contexto sociopolítico condicionan las posibilidades de cada lugar.
Le cabe entonces a la geografía el trabajo de estudiar los objetos y las acciones presentes en el territorio, la cantidad y calidad de las interacciones, pues dan cuenta de la historia que se está haciendo en ese momento.
Asistimos a un momento histórico en el que , atendiendo a la nueva división territorial del trabajo, crece la circulación, el movimiento, la especialización. Cuando la producción se mundializa, las posibilidades que cada lugar tiene (recursos naturales, población calificada, entre otras cosas) resultan fundamentales para definir su papel en el mundo.
Comprender una región pasa por entender el funcionamiento de la economía global y su repercusión en el territorio de un país. Cobra especial importancia, entonces, identificar la presencia y el comportamiento de aquellos agentes involucrados en el proceso. Nos referimos a la necesidad de analizar el papel del estado , los diferentes actores individuales o sociales, las instituciones las empresas.
En el proceso de conocimiento de la realidad social, la geografía tiene un lugar importante en la medida en que ella se encuentran el pasado, el presente y el futuro. Como la geografía se alimenta del movimiento del mundo” la posibilidad de trbajar en el presente intentando entender el mundo real y sus transformaciones es el gran desafío de la geografía.
Muchos temas y problemas de interés geográfico entran en la agenda de cuestiones problemáticas en un nivel global. Entre ellos, los más importamntes a tener en cuenta son: la relación medio ambiente-desarrollo, el proceso de industrialización, las transformaciones en la relación campo-ciudad, el proceso de urbanización en escala mundial y especialmente, en los países subdesarrollados.
Incorporar la perspectiva histórica para la comprensión cabal de los procesos. Hoy más que nunca, en un momento de grandes cambios políticos, sociales y económicos en el nivel mundial, es fundamental analizar este tiempo no como una transición entre dos períodos sino como un período en sí mismo. Entenderlo significa poder identificar qué es lo que está cambiando, quiénes lideran los procesos y cuáles son sus intencionalidades. Será útil, por lo tanto, el aporte de conocimientos acerca de las redefiniciones del papel del estado en la sociedad, los cambios que están ocurriendo en las diferentes ramas de la producción, las nuevas localizaciones, la revolución de los materiales, la revolución de las comunicaciones.
Se trata, en definitiva, de estar atentos a las expresiones actuales de la cultura y de la naturaleza como a sus interrelaciones.
A lo largo de todos estos encuentros descubrimos el esfuerzo de una profesora que ha persistido en su empeño de mostrar la utilidad de la didáctica de la geografía y, en especial, el análisis de las estrategias aplicadas para lograr el éxito en las prácticas en el aula.
La capacitación tiene una clara intención didáctica, en especial para relacionar la reflexión teórica con las propuestas de actividades prácticas.
De esta manera se distribuye en ejes en los cuales el hilo conductor es el siguiente: la investigación en la enseñanza de la geografía es un desafío necesario para poder mejorar la comprensión de nuestra realidad social y facilitar la lectura de la misma a los adolescentes que se encuentran en nuestras aulas.
Después de plantear este punto de partida, se analiza una de las características más definitorias de la educación geográfica: el lenguaje cartográfico. Los códigos que determinan una buena información y expresión a través de la cartografía deben ser estudiados de una manera significativa y no mecánica.
Los problemas que se han encontrado hacen necesaria la puesta en marcha de una propuesta que ayude a resolver estos problemas, con lo cual se cierra el itinerario: planteamiento del problema, formulación teórica, desarrollo empírico y propuestas de soluciones. Como se puede observar es un camino sencillo, pero no exento de dificultades en la práctica docente.
La sustitución de una geografía “inventario de lugares” por otro tipo de aprendizaje que sea más útil para el conocimiento de nuestra realidad necesita de un estudio teórico relevante. No se puede improvisar. Y es por ello que buscamos honestamente en la geografía las preguntas a respuestas que no sólo disciplinares, sino que propiamente son preguntas sociales que pueden ser contestadas con la ayuda disciplinar:
¿cuáles son los intereses de los adolescentes que forman los grupos escolares?
¿por dónde pasan sus preocupaciones y expectativas?
¿cuáles son sus conocimientos previos al saber escolarizado?
¿qué códigos son capaces de decodificar reflexivamente?
Concuerdo con esta mirada a las clases de la geografía. Creo que es una manera adecuada de acercarse a las expectativas de los sujetos, pero no debemos descuidar que son personas que se encuentran sometidas a unas normas y reglamentaciones que son propias de la institución escolar.
Por eso a mi modo de ver haría falta una última pregunta:
¿qué posibilidades de cambio permite y tolera la institución escolar?
Es decir, se reconoce con esta pregunta que profesores y alumnos no son totalmente libres para establecer una situación de comunicación ideal, siguiendo las propuestas de Habermas y su teoría de emancipación a partir de una comunicación libre de prejuicios y poderes.
La educación geográfica y los cambios sociales
La relevancia de este aprendizaje está relacionado con la situación de la sociedad actual, donde los alumnos “ven pasar” mucha información delante de sus ojos. Dado que la geografía ha trabajado con imágenes de paisajes y con representaciones codificadas de los mismos es posible avanzar en una explicación crítica, que le permita a los adolescentes y a cualquier persona que estudie adoptar sus propias decisiones con un elevado grado de conocimiento y autonomía.

En conclusión la pregunta relevante es: ¿cuentan (adolescentes y adultos) con posibilidades de analizar esa información, de reflexionar sobre los distintos mensajes? lo que les lleva a interrogarse sobre la contribución de las clases de geografía a estos objetivos.
Las relaciones entre enseñanza y aprendizaje.
A mi modo de ver falta una tesis que guíe toda la reflexión en su conjunto, como sucedía en el caso anterior. Se oscila entre el modelo de Piaget y las aportaciones de Vigostsky, para finalizar en el modelo de la enseñanza por la comprensión. Quizá hiciera falta saber cuál es el contexto social y cultural en el que se mueven los adolescentes, de esta manera podríamos poner en cuestión las fases de Piaget y avanzar en algún modelo que nos permita trabajar desde diferentes estrategias docentes, en especial para relacionar este apartado con el siguiente, donde se relacionan los adolescentes y la escuela. Se hace preciso analizar cuál es el marco institucional donde se inserta el aprendizaje del alumnado y cuáles son sus percepciones respecto a la cultura oficial que reciben.
El complejo campo de las diferentes tendencias en geografía y de la definición del objeto de la misma nos lleva a centrarnos rápidamente en el asunto que nos interesa: la imagen en geografía. “Saber mirar las imágenes implica realizar una lectura comprensiva y crítica”, distinguiendo desde una perspectiva semiótica los índices (percepción del lugar), iconos (imágenes de un lugar) y símbolos (conceptos o representaciones del lugar). Ello permite realizar una lectura de las imágenes geográficas de los diversos territorios en sus diferentes escalas.

Pero además de la representación de la Tierra en su conjunto interesa ver cómo desde la cartografía podemos delimitar a través del procedimiento de la escala un espacio, en el cual se distribuyen fenómenos, personas o mercancías. Una distribución que tiene sus factores de localización y permite explicar las interrelaciones entre el ambiente ecológico y la acción antrópica. Para poder realizar estas operaciones es preciso comprobar previamente cómo interpretan los alumnos los mapas y cuáles son los problemas con que se encuentran en estas tareas.

De las reflexiones teóricas a la práctica del aula
Se puede añadir a la selección de mapas un analisis de los que provienen de los medios de comunicación de masas (imágenes y símbolos cartográficos que aparecen en los diarios impresos o en los informativos de televisión,).. De este modo ya están en condiciones de informarnos de los problemas que presentan los alumnos en este aprendizaje.
Los resultados de este trabajo constituyen una guía de actividades implícita, pues revelan las dificultades que tienen los alumnos en la conceptualización del espacio por medio de la cartografía. Así subrayo los problemas en la orientación, lo que manifiesta que generalmente el estudio de paralelos y meridianos es un aprendizaje mecánico poco significativo. Otras veces es la dificultad para entender las escalas y leyendas, en especial lo que concierne a la lectura cromática de las alturas. Unas dificultades que más de una vez se manifiestan en errores graves, como es la confusión entre conceptos políticos y físicos)..
Este análisis corrobora los estudios que se han realizado sobre la influencia negativa que tiene el aprendizaje memorístico en la localización cartográfica). En este sentido me parece muy oportuna la alternativa de huir de las tipologías psicológicas de los contenidos (“clasificar los contenidos en conceptuales, procedimentales y actitudinales puede generar fronteras artificiales”) y por otra indican que las propuestas deben estar vinculadas a conceptos que se relacionen entre sí. A mi modo de ver faltaría añadir que los conceptos se relacionan entre sí para explicar los factores subyacentes que explican los problemas sociales en su plasmación territorial, geográfica. Aquí reside a mi modo de ver la gran potencialidad de la educación geográfica.
La selección de actividades de aprendizaje sobre la problemática urbana es a mi modo de ver primero los problemas y después la selección de los conceptos y no al revés, pues es preciso delimitar con claridad el problema que se quiere estudiar y para ello es preciso contar con los conocimientos previos de los alumnos.
En referencia a la lectura de los mapas, se facilita su lectura si se trabaja en la escala precisa y la gradación cromática adecuada. Son contenidos procedimentales, aunque reconozco que es muy difícil separarlos de los conceptuales”. A mi juicio es prácticamente imposible y además no es conveniente realizar esta taxonomía de contenidos estancos, pues para procesar algo es preciso contar con conceptos y, al mismo tiempo, para conceptualizar es preciso utilizar procedimientos.

Es necesario relacionar el estudio de la geografía con la vida cotidiana. Pues generalmente se enseña “una ciencia ya hecha, terminada, sin interrogantes. En cualquier caso la clave reside en encontrar el equilibrio entre el conocimiento espontáneo y el científico o académico, pues si las clases reproducen sólo la realidad observable estaríamos ante una descripción superficial de la misma, mientras que el predominio de la segunda nos lleva a una lectura abstracta que impide reconocer los problemas que interesan.
El conocimiento escolar como punto de encuentro entre ambas dimensiones (espontánea y académica es el lugar donde encontramos la fuerza interpretativa de las materias o disciplinas, pues permiten profundizar en los factores no visibles, en la realidad subyacente.
La fuerza analítica de los conceptos y los procedimientos rigurosos de las disciplinas nos permiten encontrar claves interpretativas más de una vez ocultas en las opiniones espontáneas y en las que reproducen en los medios de comunicación.

Por eso encuentro necesario explicar con más precisión el interés que puedan tener los juegos para los profesores y alumnos, pone en movimiento a los diferentes conceptos básicos y procedimientos

Los libros de texto y su influencia en la enseñanza de la geografía.

Para poder abordar el estudio de los libros de texto es preciso entender el contexto en que se producen. Por eso es muy acertado proponer a los profesores analizar las planificaciones anuales, las propuestas de trabajos prácticos y una reflexión sobre el uso de los libros de texto, Los libros de texto utilizados responden tanto a criterios de mayor uso, como a aquellos otros que pueden aportar otros enfoques, para lo cual hay que tener en cuenta las distintas ediciones. Antes de analizar los resultados que se desprenden del uso de los manuales hay que contextualizar brevemente lo que a nuestro juicio debe ser la enseñanza de la geografía: los conceptos básicos, la comprensión de la realidad inmediata y las actividades didácticas. Igualmente analizar los puntos de encuentro y desencuentro entre las voluntades de las instituciones educativas y los contenidos de los libros de texto.

Si analizamos los contenidos de los libros de texto hay diferenciar cuál era la concepción de los libros de texto en su origen (sic) y los cambios experimentados a lo largo de años y décadas
Se En el estudio de los libros de texto que se seleccionan en Argentina indica que los profesores no suelen conocer a los autores y respecto a éstos se indica que no siempre editan con la misma empresa. Ello nos pone de relieve que no existen verdaderos proyectos curriculares a partir de los libros de texto, sino que las empresas editoras suelen “vender” un producto que creen que da satisfacción a las expectativas de los profesores: un compendio de información que tiene como referencia los temas del currículo.
Un proyecto curricular no es sólo un conjunto de materiales y contenidos informativos, sino que se relaciona con una manera de entender la confección de las actividades de aprendizaje, la metodología y la evaluación. los profesores sabemos que tenemos una manera específica y diferente de trabajar los contenidos didácticos. Y esto es muy importante para la innovación en el aula, pues supone una definición del perfil del profesorado y del saber académico que se quiere transmitir.

A mi modo de ver esta situación que describo respecto a Argentina es común a otros países ibéricos e iberoamericanos. La opinión vulgar asemeja el libro de texto con un proyecto curricular, cuando no es así si lo analizamos con rigor.,en los libros de texto “lo diferente estaría dado por las inversiones empresariales que podrían beneficiar o perjudicar la presentación del libro (...) hay que reconocer que también los libros, como otros productos del mercado, entran por los ojos.

Esta manera de seleccionar el libro de texto tiene una influencia decisiva en la organización de la actividad didáctica.
Hay que reconocer dos caminos en la estructura de la misma, según han analizado en diversas investigaciones:
a)los profesores piensan actividades y luego buscan materiales en los libros de texto;
b)arma la estrategia en función del material del texto de estudio. Sin duda en el segundo caso hay una dependencia total del factor empresarial, pero en el primero también es preciso recordar que las actividades de los libros de texto están pensados en relación directa con un tiempo y una concepción del saber escolar.
En algunos establecimientos se dice que los alumnos no poseen libro de texto, trabajan con el material de la biblioteca y con fichas organizadas por los profesores pues el trabajo con fotocopias reducen la calidad del material cartográfico y, en consecuencia, crean un obstáculo en el estudio de la geografía. Como se hace numerosas referencias al libro de texto y su condicionante mercantil (el precio para ser adquirido) se hace necesario alguna información complementaria sobre el uso de los libros de texto en Argentina y que pueda ser comparado con otras situaciones
Se evidencia una gran experiencia en la formación docente cuando relacionan el contenido de los libros de texto con el uso que de éstos hacen los profesores. Así es importante la capacidad de intervención que puedan tener los profesores para alterar el orden de los temas o incluso para disentir de la manera de presentar la información.
Sin embargo, es preciso “realizar un análisis profundo que permita evaluar todo el material que contiene el texto”, lo cual no es obstáculo para haber detectado algunos errores conceptuales
En esencia estas reflexiones tienen valor para analizar comparativamente los textos escolares en Argentina y poder comparar con otros estudios procedentes de diferentes Estados. En este sentido llama la atención la permanencia de rutinas y tradiciones en los libros texto, pese a la apariencia de innovación:
A pesar de que visualmente nos parece estar ante un texto nuevo, los cambios en el tratamiento de los contenidos no son muchos. La selección y organización de los temas es la misma; los textos explicativos son muy similares.
En este sentido nos parece importante recordar lo que dice más adelante respecto a la selección de los contenidos: “al desechar algunos contenidos y desechar otros, legitiman el capital cultural de un grupo y quitan esa misma legitimidad a otros).
Este asunto parece básico: la autoridad que le confiere a los autores la letra impresa hace que no se dude de sus afirmaciones, incluso cuando se tiene sospecha de los errores
. Por eso no se recuerdan errores que aparecen en los libros de texto e incluso se reproducen en la práctica del aula, mediatizada además por el rápido fluir de los acontecimientos y el elevado número de horas lectivas que tienen los profesores en Argentina.

La cartografía como discurso político y socia
Otro aspecto del trabajo que pretendo analizar es la cartografía como un lenguaje que facilita la comunicación de información con un determinado interés. En este sentido se siguen las pautas del análisis del discurso y se asemeja la cartografía a un texto, entendido como resultado de un discurso.
Es importante considerar las diferencias que podamos establecer entre el discurso verbal y el cartográfico. En cualquier caso no hay duda que el estudio de la información cartográfica como género discursivo plantea un campo de trabajo interesante para la educación geográfica, en tanto que el mapa puede ser considerado como un texto visual). A mi modo de ver sería conveniente centrarse en alguno de los aspectos, como es el caso de la “politicidad” o sea de la influencia que ejercen los mapas sobre las decisiones políticas, como discurso de poder
Incluso podría partir de la posibilidad de analizar los mapas en su uso político dentro del conocimiento espontáneo (agencias de turismo, transporte) para ver cómo influyen en la construcción del conocimiento escolar.
En este sentido cabría indagar como se “generan en el individuo una determina imagen del mundo), para lo cual más que argumentos de autoridad bibliográficas necesitamos evidencias empíricas que les permitan a los alumnos deconstruir los prejuicios que existen respecto a los mapas.
Tres ejemplos nos van a permitir comprobar lo que mantenemos. En primer lugar el que establece las relaciones entre mapa y realidad. En el pensamiento vulgar “el mapa es la realidad”, sin analizar la selección que realiza de los elementos representados ni, por supuesto, la intencionalidad de las instituciones que confeccionan el mapa.
En segundo lugar la opinión pública, común a la mayoría de los profesores, hace recaer en los cambios de fronteras políticas la evolución de la geografía, como si toda ella se resumiera en las líneas que separan arbitrariamente una comunidad.
Aparece así un tercer concepto que se repite en el conocimiento vulgar: las fronteras naturales; por éstas se entiende la presencia de barreras montañosas o fluviales que han sido puestas por Dios o algún poder absoluto desconocido para separar dos Estados. Pues bien, estas tres situaciones aparecen claramente reflejadas en el discurso cartográfico y, sobre todo, en las interpretaciones que hacen los alumnos y profesores de los mismos.
Analizar los materiales cartográficos para “develar los objetivos que orientaron su producción”. Y facilitar el intercambio de prácticas didácticas guiadas por un mismo objetivo: el análisis de los discursos pedagógicos.

Los obstáculos compartidos en el estudio de la geografía

Por último aparecen evidencias empíricas sobre las dificultades que se encuentran los alumnos en su aprendizaje y que de no ser superadas permanecen largo tiempo en su manera de pensar y actuar
. En este trabajo trato de partir de dos hipótesis fundamentales:
- El material cartográfico, instrumento básico de la Geografía, es poco utilizado en las clases de secundaria básica y polimodal..
- En las clases de Secundaria Básica, el mapa se usa de manera mecánica, poco significativa y no como un texto a decodificar que exige operar comprensivamente.
Queda de manifiesto que los alumnos recuerdan haber visto mapas en las clases, pero su uso como material informativo que se interpretaba o que se construía en clase era prácticamente nulo. Destaco una frase que sintetiza estas descripciones del alumnado: el profesor lleva el mapa al aula y lo cuelga sobre la pizarra.
De ahí que los mapas que predominan son los que se corresponden con los planisferios o con los mapas políticos de Argentina, mientras que son pocos alumnos los que recuerdan el uso de mapas de carreteras o de población, más allá de la referencia al mapa de densidades por la relevancia de este concepto. “Al recordar los tipos de mapas se hace evidente, a partir de expresiones de los propios alumnos de la separación entre los contenidos escolares y los problemas de la vida cotidiana: mientras el mapa de carreteras es el más utilizado fuera de la escuela, es el menos analizado en las clases de Geografía”.

Las conclusiones del trabajo apuntan a la necesidad de diseñar estrategias didácticas que permitan vincular las actividades de enseñanza con las experiencias y las preocupaciones de los alumnos.
A lo largo de esta investigación descubro que los alumnos recuerdan haber realizado mapas, consultado Atlas y trabajado con el nombre de países, provincias, ciudades, ríos y montañas. Sin embargo manifiestan que dichos nombres los olvidan rápidamente. Es una enseñanza descriptiva, memorística y enumerativa, alejada de la comprensión global del mundo en que viven los alumnos.

En el caso de este modelo de enseñanza, tan afianzado en la docencia de la geografía en Argentina, la lectura de mapas se realiza de una manera mecánica, pues aquellos son el soporte de la localización de nombres de lugares que los alumnos deben aprender de memoria. Por eso los alumnos no recuerdan haber obtenido conclusiones sobre la interpretación del territorio a partir del análisis cartográfico. Por ello es necesario compartir una afirmación final:

“La lectura y el análisis de material cartográfico debe brindar mayor espacio para la reflexión crítica, para la formulación de hipótesis, para el descubrimiento de relaciones. El mapa, la carta, el plano poseen un contenido que permite mucho más que la simple actividad de señalar.”

Son planteamientos educativos que permiten abrir campos e innovación en didáctica de la geografía.
Estas reflexiones además de aportar datos empíricos sobre la docencia en el área de geografía nos animan a mirar en nuestras aulas con nuevos ojos.
A abrir la mente y a escuchar con atención las opiniones de los alumnos respecto a la enseñanza que han tenido a lo largo de su escolarización. Los trabajos comentados combinan la sencillez del lenguaje pedagógico del aula con la profundidad de formación de la capacitadora que sabe transmitir una reflexión sobre las posibilidades de comunicación entre los capacitandos.
Las continuas alusiones a las experiencias de alumnos nos muestran a la vez las dificultades y posibilidades de la necesaria innovación educativa. Una reflexión sobre la acción que permite generar cambios y dotar de sentido crítico nuestro accionar cotidiano.

Conclusión:
"Todos somos geógrafos, de la misma manera que todos somos historiadores o filósofos; es decir, personas capaces de pensar sobre nuestra existencia en el espacio y en el tiempo."
Desde nuestro punto de vista hay en la aseveración de Gould una palabra que, al modo de una metáfora o de un símbolo, nos da una posible clave para la geografía de hoy y de mañana. Se trata de verbo pensar. "Pensar", en el sentido abierto y creativo que tiene este término -más allá del sentido estricto de "racionalizar" o de "utilizar la razón". Es decir, como forma de considerar las cosas desde la premisa de la "continuidad" y de la "integración", más que desde el "aislamiento" y la "fragmentación"; como disposición a formularnos y a formular "las grandes preguntas, sobre el hombre, sobre el territorio,sobre los recursos, sobre el potencial humano" como búsqueda incansable de valores como "la verdad, la generalidad, la precisión, la autoconciencia y la honestidad intelectual", que han de ser reivindicados de modo prioritario por toda investigación, sea científica, filosófica o humanística
Desde este modo de entender la palabra pensar serían posibles, en geografía, dos cosas muy importantes: por un lado, recuperar de un modo creativo el "terreno común" que los diferentes ámbitos temáticos de nuestra disciplina habían compartido (dando así sentido de nuevo a la noción de complementariedad, hoy casi olvidada); por el otro, poner en evidencia las fecundas reciprocidades que el conocimiento geográfico puede establecer con cualquier otro campo del saber (circunstancia que a menudo se ha vivido como una contradicción, a pesar de significar, por lo general, un enriquecimiento).
En un mundo globalizado y marcado por múltiples contradicciones a diferentes escalas, el ejercicio de pensar, en cualquier caso, debe asociarse necesariamente a la idea de la complejidad. Esta noción, que en un inicio habríamos reservado a los filósofos, se está convirtiendo en el término más idóneo para expresar lo "heterogéneo": el universo de significados, a menudo ambivalentes, de todo cuanto nos rodea. Sería muy positivo de cara al futuro, creemos, que la geografía asumiera sin ningún tipo de complejo dicha noción, que ha permitido fecundos desarrollos conceptuales en otros campos: en el terreno del arte y de la experiencia artística, sin ir más lejos. Convendría que no olvidáramos, como geógrafos, que en el origen mismo de nuestra disciplina encontramos los que sin duda es uno de los mayores "retos de complejidad", en sentido epistemológico, que puedan existir: la conexión de lo "físico" y lo "humano"; de la "naturaleza" y el "hombre
No existe ningún motivo profundo, por lo demás, para creer que la geografía ha perdido o está perdiendo su razón de ser. El hecho de que el mundo de hoy sea más complejo que el de hace unos siglos, o el de hace tan sólo unas décadas, no nos exime (en el caso de que tal suposición fuera verdad) de nuestra responsabilidad esencial como geógrafos. Aunque nuestras tareas, nuestros análisis o nuestras propuestas no sean nada sencillas en una época como la actual -en la que, además, el volumen de información crece a un ritmo vertiginoso-, no cabe de ningún modo la renuncia o el abandono. Que nuestro cometido sea más difícil no implica que sea menos necesario. D. R. Stoddart lo explica muy bien en un párrafo del artículo al que he aludido. Sus palabras, por su profundo significado, y por el hecho de reflejar una visión de la geografía que comparto plenamente, creeoo que son las más adecuadas para finalizar este texto:
"Mi visión (...) es, en este sentido, una visión muy conservadora, que encuentra sus raíces en el pasado. Pero está en las antípodas de constituir una geografía obsoleta. Se trata de una geografía real -que se reafirma como geografía unitaria, basada en Forster y Humboldt, y al mismo tiempo una geografía comprometida, que trata de hacer honor a las aspiraciones de Kropotkin. Es una geografía que mira hacia el futuro, y el futuro está todavía en nuestras manos para poder construirlo bien. Es una geografía que nos enseñará las realidades del mundo en que vivimos, cómo vivir mejor en él y con los demás. Es una geografía que debe enseñar a los que nos son próximos, a nuestros estudiantes y a nuestros niños, cómo entender y respetar el diverso patrimonio terrestre." (Stoddart, 1987: 333)


16 Comentarios

  1. José Daniel Jarme . Noviembre 20, 2006 22:57

    Luego de leer este articulo, y como profesor de Geografia, me quede reflexionando sobre varias cuestiones. CReo que el papel de la Geografía en la enseñanza actual esta un tanto desdibujado. Tradicionalmente oscilamos desde el ámbito de lo natural a lo esctrictamente econónmico y social como sucede en la actualidad. Nuestro objeto de estudio como nos enseñaron en el profesorado es muy amplio (el espacio geográfico). En la actualidad las problemáticas territoriales, vinculadas con el desarrollo ecónomico o los problemas ambientales son las que dominan la temática y aparecen incluidas en los textos escolares.
    Pero los cambios tecnólogicos, económicos, etc, nos presentan nuevos desafios. El uso de esta herramienta maravillosa como es internet, si le podemos sacar provecho al maximo, nos abre un nuevo campo para explorar y relacionarnos.
    Debemos recobrar como dice la autora de este articulo "las fecundas reciprocidades que el conocimiento geográfico puede establecer con cualquier otro campo del saber"

  2. Sonia . Noviembre 21, 2006 11:20

    Es muy grato para mi encontrar una reflexión sobre la enseñanza de la geografía que nos permita estos intercambios.
    Respecto del uso de libros y materiales que proponen las editoriales, quisiera comentarles que utilizo generalmente los que escribe raquel Gurevich, tengo el placer de conocerla y seguirla desde hace muchos años. Lo que, complementariamente con actividades sugeridas en un diskette y en un cuadernillo para docentes, con redes conceptuales que son muy útiles, me da oportunidad de experimentar muy concretamente en el aula cómo se puede trabajar cun un enfoque de Ciencia Social, con casos que aparecen en cada capítulo que remiten a la vivencia cotidiana o al caso que , luego, orientan la ejemplificación y el análisis de lo desarrollado. Los alumnos suelen mostrar dificultades con el lenguaje utilizado, ya que los textos son breves, pero el vocabulario es "difícil", sin embargo, orientando la lectura, se llega a buen puerto.
    Es interesantisímo el planteo presentado por Rquel en la última Semana de la Geografía realizada en Trelew, Chubut, donde propone hacer un glosario, una selección de palabras claves, buscando los nuevos significados que tienen en nuestra sociedad.
    En fin, profundizar en este aspecto nos hará bien: quisiera elegir los mejores materiales, hay mucho, pero no todo es tan bueno. hasta siempre, colegas. Sonia Serantes

  3. Marisol Egúsquiza Ortega . Noviembre 22, 2006 11:34

    Concuerdo con que toda enseñanza teórica debe ir acompañada de una práctica crítica y útil en la vida diaria.
    Sugeriría, conformar una "masa crítica" para gestionar la incorporación de este objetivo en los currícula educativos de todos los países, incluidos obviamente de los considerados "en desarrollo" como el nuestro.
    Saludos desde Lima - Perú.

  4. Julio Delfabro . Noviembre 22, 2006 21:26

    Considero que uno de los graves problemas que atraviesa la ciencia geográfica, tiene su origen en la estructura del propio sistema educativo. Tal vez no se sienta tanto en lugares que no han sido transformados por la Ley de Educación menemista, pero si en las provincias que tuvieron que modificar y amalgamar materias que por separado pueden aportar mucho más.
    Es decir, geografía e historia si bien tienen muchos aspectos en común, no deben coexistir en la materia Ciencias Sociales. La gran cantidad de contenidos del plan de estudios, y específicamente del área histórica, sumergen a la enseñanza geográfica en un incómodo segundo plano. Yo como profesor de historia lo percibo día a día. sin duda que este sistema deteriora la calidad educativa de nuestro país, y nosotros tenemos que proponer el cambio. Que vuelvan las materias de antes y cada profesor en su especialidad y con capacitación adecuada.
    Saludos.

  5. Gabriela Zaninovic . Noviembre 24, 2006 23:09

    Leí el artículo y también los comentarios de Sonia y de José. Quiero agregar, lo que sucedio en la provincia de Santa Fe (con lo implementado por la Ley Federal) con respecto a la Geografía en los primeros años de la antigua secundaria, que pasaron aser el octavo y noveno año del tercer ciclo de la EGB. De geografía pasamos a formar parte de Ciencias Sociales, área en la cual tuvimos que integrar a la fuerza: porque no todos los temas lo permiten, mejor dicho los contenidos que debemos desarrollar desde las dos disciplinas,por citar un ejemplo ¿cómo integran... "la crisis del feudalismo y la organización de los imperios americanos en los siglos XIV XV" (historia) con "la población americana actual"(geografía)? Sin mencionar que nos hemos tenido que olvidar en cierta manera del relieve, el clima. Con esto no quiero decir que soy determinista, pero me da la sensación de que sufrimos un manoseo. ¿Quizás estoy equivocada? Me parece bien que en la ley que se está debatiendo Historia y Geografía se dicten como disciplinas por separado. Se los dejo a su consideración.

  6. Gabriela Zaninovic. Noviembre 24, 2006 23:23

    Sin haber leído el comentario de Julio Delfabro, y aún más sin conocerlo, coincido plenamente con él. Saludos desde mi Santa Fe natal.

  7. Gabriela. Febrero 22, 2007 16:58

    me gusta mucho su pagina, mas que todo la conclusion lo felicito por su buen trabajo

  8. angell . Marzo 16, 2007 23:10

    INTERESANTE E IMPORTANTE SU TRABAJO.
    TRASCENDENTAL EL TRABAJO DOCENTE AL "PENSAR" EN ACTIVIDAES PRIMERO Y DESPUES BUSCAR MATERIAL EN EL/LOS LIBROS, REVISTAS, PERIODICOS, INTERNET,ETC.Y AUNQUE EL MATERIAL DEL LIBRO ESTA DISEÑADO SEGUN LA ACTIVIDAD, PORQUE NO INNOVAR HACIENDO "PENSAR" A LOS ALUMNOS?

    Àngel

  9. angell . Marzo 16, 2007 23:11

    INTERESANTE E IMPORTANTE SU TRABAJO.
    TRASCENDENTAL EL TRABAJO DOCENTE AL "PENSAR" EN ACTIVIDAES PRIMERO Y DESPUES BUSCAR MATERIAL EN EL/LOS LIBROS, REVISTAS, PERIODICOS, INTERNET,ETC.Y AUNQUE EL MATERIAL DEL LIBRO ESTA DISEÑADO SEGUN LA ACTIVIDAD, PORQUE NO INNOVAR HACIENDO "PENSAR" A LOS ALUMNOS?

    Àngel

  10. Carlos Sánchez. Marzo 18, 2008 04:32

    Es indispensable diseñar estrategias de enseñanza que a los alumnos realmente los ayude a formarse, que logre el aprendizaje significativo y eficiente. Como maestros es necesario dejar atrás la complacencia y el delego de responsabilidades a otros sujetos. Las necesidades actuales requieren de una reformulación de las competencias de los docentes, estas exigirán esfuerzo y creo que solamente así podremos observar resultados en el aula y en la sociedad. el articulo tiene mucha congruencia con lo que se pretende en la vida escolar, mas es triste observar que los maestros que realizan esta tarea, únicamente se basan en una sola estrategia, predominando la lectura. Hay que analizar los intereses de nuestros alumnos y al partir de ellos motivarlos a encontrar el conocimiento, esto será imposible si quienes buscan el cambio no tienen apertura al nuevo mercado.

  11. alumna. Julio 27, 2008 20:07

    creo que esta bien lo que dice el texto muy interesante pero
    nosotros los alumnos queres a profesores que nos sepan explicar bien cuando me refiero esto es que no nos mareen con terminos del area soy una alumna de primero de polimodal mi profesora de geografia nos hace pensar mucho no kiere que nos aprendamos de memoria nada sino relacionar la teoria con la actualidad haci nos toma examenes y mayormente son orales...
    pero bueno no soy de estudiar aprobe con 6 su materia y apesar de haber aprobado el trimestre nos hace hacer (a alumnos desaprobados desde 4 hasta aprobados con6)un trabajo evaluativo)
    no me gusto nada eso pero bueno ya esta gracias chau

  12. javier arenas. Marzo 19, 2009 19:02

    si aporta la geografia a la sociedad de hoy porque ahecho grandes aportes significativos con estudios avanzados en los dias.
    es interesante saberlo porque uno puede situarse en el centro de las preocupaciones de la sociedad de hoy ,se de entre las condicionantes de su pasado y las posibilidades de su futuro

  13. camila. Marzo 29, 2009 15:53

    si muy biiieeeen, pero a los alumnos nos gustaria mas cosas de mapas

  14. vasconcello izar. Abril 27, 2009 07:24

    Hola, soy mastra rural y personal único, continuamente estoy buscando material para leer y mejorar mis prácticas y hoy cuando leí esta página me encanto.
    Podrian enviarme material gratuito de todas las áreas si fuese posible.
    Tengo alumnos de jardín a 6to grado y me encanta crear situaciones problemática, poniendo en juego sus conocimientos previo y de manera que los motive. Pero no me es facil articular todo lo que se pueda del más pequeño al de 6to.
    me parecio excelente este material.
    Saludos y espero respuesta.

  15. gersdd. Julio 22, 2009 16:47

    acabemos con la geografia..volvamolas super mmoristica y descriptiva.

  16. maria ester acosta . Mayo 12, 2011 16:46

    muy interesante lo que al fin termine de leer, coincido plenamente , aboquemosno pues a implementar nuevos métodos de enseñar acorde a al nuevo alumno, al individuo inmerso en un cumulo de información.Los docentes hoy tenemos múltiples herramientas hoy todo esta permitido
    rompamos los esquemas. y formaremos ciudadanos pensantes.