El portal educativo del Estado argentino

 
 

¿Con ese cuento a otra parte?: cuentos infantiles tradicionales, mujeres y varones

Los cuentos infantiles tradicionales siguen estando presentes. Y su presente, su actualidad, están determinados no solo porque aún se los contamos a “los nuevos”; sino más bien porque su estructura se recicla en dibujos animados o en series para niños/as y adolescentes, así como en las telenovelas para las mujeres adultas. En este sentido, y desde una perspectiva estructuralista, algunos/as dirán que “siempre nos cuentan la misma historia”.

Vamos a utilizar algunos de esos cuentos infantiles para pensar qué rasgos comunes tienen las posiciones sociales y subjetivas que esas narrativas proponen a mujeres y varones.


caperucita%20roja%20sola.jpg

Re-leer los cuentos tradicionales

Iniciaremos esta exploración resumiendo los argumentos de algunos cuentos tradicionales desde la mirada adulta. Nos ocuparemos de “La bella durmiente”, “Blancanieves y los siete enanitos”, “La cenicienta” y “Caperucita Roja”.

Cuento Nº 1: La bella durmiente
Un pájaro le cumple un deseo a una mujer. Esa mujer es nada menos que la mujer del rey. Su deseo: tener un hijo. Finalmente, ese deseo se hace realidad, el rey y la reina tienen una hija, Zarzarrosa. Para su bautismo hacen una gran fiesta e invitan a muchas hadas, pero se olvidan de invitar a la más poderosa. Promediando la fiesta, el hada que no fue invitada se presenta rencorosa a la fiesta y hechiza a todas las personas del castillo, especialmente a la princesa Zarzarrosa. Le augura un futuro de ensueño, en el mal sentido: cuando cumpla quince años, se pinchará un dedo con el huso de una rueca y morirá. Nadie puede deshacer el hechizo pero alguna otra hada puede hacer ese hechizo más leve. Un hada bondadosa reformula el hechizo y hace que la princesa no muera pero sí duerma una siesta de años; sueño del que solo podrá ser despertada con un beso. Llegan los quince años de la princesa. Los padres hacen una gran fiesta, invitaron a todos los príncipes para que alguno la "elija” como futura esposa. La princesa, lúcida, sale corriendo aterrorizada diciendo que ella no quiere casarse con ningún príncipe guapo y tonto. Se esconde en un castillo para evitar el mandato pero hay allí una anciana tejiendo. La anciana la invita a acercarse para enseñarle su quehacer, pero en vez de enseñarle su obra, la pincha. La princesa cae en un sueño profundo. Cien años más tarde, un príncipe la despierta con un beso, le propone casamiento y ella, confundida, acepta.


Cuento Nº 2: Blancanieves y los siete enanitos
Una reina se pincha la espina de un un rosal y pide como deseo una hija hermosa. Ese deseo se cumple, tiene a esa hija hermosa. Pero al nacer esa niña llamada Blancanieves (blanca y pura como la nieve), la reina muere. El rey se casa con otra mujer, una mujer presumida que le pregunta al espejo reiteradamente quién es la más bella del reino. El espejo le responde que es hermosa pero que su hijastra, Blancanieves, lo es más aún. La reina enfurece y pide a un cazador que lleve al bosque y mate a esa niña de 7 años. El cazador se apiada de la niña y no la mata; en cambio, la abandona en el bosque. Blancanieves deambula asustada hasta que encuentra una cabaña en la que había una mesa con 7 sillas preparada para una comida. La niña prueba todas las sillas y la comida de cada uno de los platos. Lo mismo hizo con las 7 camas que habían en una habitación, y en la más cómoda, se durmió. Los enanos llegaron a su cabaña después de un largo día de trabajo en las minas y se encontraron con Blancanieves durmiendo; la dejaron descansando hasta que despertó. Ella les contó por qué estaba allí y los enanos la invitaron a vivir con ellos si se comprometía a ser su doméstica. Blancanieves aceptó. Pero la reina volvió a preguntar sobre su belleza al espejo y este respondió que la más linda seguía siendo Blancanieves. Así fue cómo la reina se dirigió al bosque e intentó matar a Blancanieves dándole a morder una manzana. Los enanos la pusieron en un cofre de cristal y la subieron a la colina. Un príncipe se enamoró de su belleza, y aunque estaba muerta, quiso llevarla a su palacio. Los enanos al principio se negaron; luego aceptaron. El príncipe abrió el cofre de cristal y Blancanieves despertó. Él le propuso matrimonio, ella aceptó, el espejo siguió diciendo que ella era la más linda del reino, la reina mala se murió, y ellos vivieron felices.

Cuento Nº 3: La Cenicienta
Una mujer que no cuenta: Cenicienta es una hija, hermanastra e hijastra no reconocida. Una mujer huérfana de madre, bastardeada, tratada como una sirvienta. Una víctima opacada por el maltrato y los restos de ceniza que tiene en su cuerpo. Eso sí, se trata de una mujer muy bella. El príncipe del reino hace una fiesta de tres noches consecutivas para elegir a su futura esposa; Cenicienta quiere ir pero su madrastra y sus hermanastras se lo impiden. Apela a la magia para arreglarse y llegar a la cita. Lo logra. Primera noche: seduce al príncipe y se esconde. Segunda noche: seduce y se esconde. Tercera noche: Seduce al príncipe y quiere esconderse pero deja una huella al perder un zapato. El príncipe busca “la horma de su zapato”, las hermanastras de Cenicienta llegan a amputarse un dedo para entrar en ese zapato y ser la mujer de… pero resulta que ese zapato calza solamente en el delicado piecito de Cenicienta. Es así como Cenicienta es rescatada del maltrato, de la denigración y logra la salida de su familia; eso sí: de la mano de un hombre.


Cuento Nº4: Caperucita Roja
A una niña su madre le pone una capa roja y le dice que lleve una canasta con algunos víveres a su abuela. Tiene que atravesar un bosque sombrío para llegar a la cabaña de la abuelita; entonces la indicación es no apartarse del camino ni tardar más de lo que debería tomar recorrerlo. Pero en el camino Caperucita roja se detiene a hablar con un lobo que la engaña hasta comerse a la abuelita y comérsela a ella.


Las princesas están de moda

disney-princesas1.jpg

El rosa chicle que vemos en las vidrieras de las jugueterías o en locales de ropa para niñas generalmente se acompaña de la imagen de las princesas (en versión Disney). Esa imagen de gran repercusión en el mundo femenino infantil nos conduce también a estas narrativas tradicionales. Intentaremos plantear un análisis preliminar de esas historias, así como situar a la historia de Caperucita Roja como un relato que si bien contribuye a la socialización de género tradicional, plantea otros ribetes.

Los cuentos de las princesas contienen ideas recurrentes. Las mujeres protagonistas de las historias son bellas, dulces, dóciles y dependientes; un rasgo de pasividad funciona como hilo conductor que enlaza estos relatos.

En casi todos ellos podemos ubicar la metáfora del despertar sexual plasmada mediante la idea del largo letargo y el despertar; este último asociado a una suerte de rito iniciático de la feminidad: el beso del príncipe. Ese beso parece funcionar como gesto que despierta y convierte en mujer a quien era hasta entonces una pobre niña/joven. En dos ocasiones se registra un acto doloroso previo a ese gesto amoroso: ser pinchada por espinas de rosas o por la aguja de una bruja malvada.

Pero ¿qué significa ser mujer en estos relatos? Además de los rasgos mencionados, se reitera la idea de la recepción del beso, el casamiento y su asociación con la imagen idealizada, permanente y aconflictiva, de la felicidad.

Los lugares sociales de las mujeres de los cuentos son los de jóvenes bellas (en otra ocasión valdría la pena detenerse en qué significa ser bella en estos relatos) en posición de ser-para-otro (esposa, sirvienta). La otra posición habilitada es su reverso: mujeres feas, crueles pero también dependientes de un hombre o de la aprobación de la mirada del otro (pensemos en la metáfora de la pregunta al espejo de la madrastra de Blancanieves).

Además de la pasividad, la dependencia femenina se escurre en las diferentes historias. Mujeres desgraciadas que son tuteladas (por sus padres ¡y hasta por los enanitos!) o que necesitan ser protegidas, rescatadas por los hombres. En estas narrativas pareciera que la exogamia se logra para las mujeres mediante el amor romántico y la institución familiar.

Ahora bien, Caperucita Roja merece un análisis especial. Esa niña no es una princesa. Esa niña es llamada a cumplir un mandato y encarna un gesto semejante al de la protagonista de La Bella Durmiente: se resiste. A Zarzarrosa la duermen, a Caperucita se la come el lobo feroz. El rojo, simbolismo de pasión y muerte, podría estar dándonos algunas señales para leer en clave de género: ¿la moraleja querrá decirnos a las mujeres que justamente cuando nos conducimos de acuerdo con nuestros propios deseos, nos extraviamos? Cuando nadie puede salvarnos, ¿nuestro destino es ser devoradas? ¿Son esos finales felices?

La literatura nos propone la apertura (o cerrazón) de la imaginación y la inventiva, lugares posibles a los que conducirnos imaginariamente. Con estos cuentos, ¿podremos las mujeres ir a “otra parte”? ¿Podremos imaginarnos posiciones de género que nos conduzcan a lugares, tiempos y formas de vivir más felices? ¿O será que mejor “con esos cuentos a otra parte”?


30 Comentarios

  1. Irma Liliana. Mayo 17, 2009 16:40

    Excelente!! tu artículo me pareció super interesante.

  2. matsuri. Mayo 19, 2009 23:38

    Me necanto este profundo comentario
    estaba buscando algo asi
    que explicara bien el cuento
    se agradece la historia

  3. aranza victoria. Agosto 3, 2009 20:07

    me encantan son hermosas las princesas el color,la delicadesa de las princesas yo siempre sueño con las princesas y en la vida real son hermosas me despido y que los sueños de todos se cumplan felis felis

  4. Lore. Agosto 6, 2009 18:25

    Creo que los parámetros creados por la sociedad con respecto al papel de la mujer están bien definidos en estos cuentos llamados infantiles. Cambiar los senderos de lo que se considera "conveniente" requiere jugarse y correr riesgos, y caer en la disyuntiva de "ser feliz" o dañar a quienes te rodean. No es fácil lograr ese equilibrio.

  5. Natacha. Agosto 6, 2009 19:38

    Me encantó el análisis de los cuentos, jamás los había analizado de esta forma y me pareció excelente.
    Saludos

  6. Zuni. Agosto 6, 2009 21:43

    EXCELENTE!!!! Por fin, un análisis más realista de los "modelos" que se usan para formar (o de-formar?)en este país. Si hiciéramos el mismo análisis para el relato de la historia oficial...podríamos comenzar a pensar EN SERIO en los grandes temas!!

  7. Liliana. Agosto 8, 2009 14:22

    ¡Excelente análisis!
    Hace unos 15 años se descubrió, además, que Blancanieves encerraba una historia real con final amargo. La jovencita existió; su padre y su hermano querían casarla con un comerciante rico, ella se negó porque estaba enamorada (y era correspondida) del futuro Felipe II de España. La familia de ella la mandó matar, lo que efectivamente ocurrió. No hubo ningún final feliz para ella, salvo en el relato de quienes vivían en la región porque la querían y admiraban. La casa de los enanitos es en realidad el modelo de los lugares en que los niños mineros de la época y la región guardaban lso materiales de trabajo.

  8. Emilia. Agosto 9, 2009 18:08

    Hola ...me encanto tu aporte...justamente estoy por comenzar con un trabajo comunitario voluntario que consiste en contar y representar cuentos infantiles en comedores escolares de bajo recursos, por lo que la selección del cuento es muy importante! Hace un tiempo asistí a un seminario de Cecilia Propato investigadora y licenciada en el campo de letras y teatro, hizo un análisis de estas características con los cuentos: Alicia en el país de las maravillas y Caperucita....podrías recomendarme algunos cuentos mas útiles a mi causa? Gracias.

  9. delaine gneco. Septiembre 3, 2009 15:29

    bueno, ne encanto lo que dijo el cuento eso fue muy inspirador.Mi princesa favorita es ariel

  10. ale. Septiembre 17, 2009 13:56

    me encanta tu imagen y tu articulo

  11. angela. Septiembre 22, 2009 14:21

    las princesas son bonitas pero no sacen feas fotos de ellas

  12. angela. Septiembre 22, 2009 14:26

    la historia que contaste me encanto y fue muy inspirador mis princesas faboritas son ariel,bella durmienta y bella

  13. Brenda. Septiembre 23, 2009 02:13

    Me ha encantado tu análisis de los cuentos!
    Yo por mi parte tengo otra moraleja de Caperucita,"no te ayas a lugares oscuros porque te comerán"
    Yo creo fervientemente en estos 'mensajes ocultos' que tienen estas historias.
    Igualente mi princesa favorita es Ariel ::)

  14. eliza. Octubre 3, 2009 23:17

    bueno mi comentarios ........
    es muy bonita las historias estan interesantes

  15. lilian. Octubre 13, 2009 20:10

    jajajajajajjaja

  16. gianella. Noviembre 6, 2009 18:46

    esa foto es muy bonita

  17. viviana . Noviembre 11, 2009 01:47

    creo que nos han educado conestos cuentos de ser princesas para agradar estando dependientes de una imagen falsa que no exixte solo en nuestras fantasias, como objetos de venta, al mejor pagador,que el principe viene y recatate o te hunde.nos han educado a ser dependientes afectivamente de el estar perfectas para brillar en el momento que ese principe llegue para estar como una futura reina.
    tal ves por eso viven las mujeres sacrificandose y torturandose el cuerpo para la perfecio que no existe porque nunca nos terminamos de aceptar y siempre competimos.
    yo le dije a mi hija naciste princesa tu reino tu vida y lo que creas podras realizarlo si te lo propones no dependas SOLO Y UNICAMENTE DE TI, tu valor es la inteligencia de ser quien quieras ser, por eso elijo a tinkerbell obrera que fabrica sus ideas y soluciona sus problemas

  18. jose luis. Noviembre 13, 2009 14:41

    no matemos las fantaisia de nustras niñas, no tomenos tan en serio que solo son cuentos, y es obligación de los padres explicar eso, (solo cuentos) a lo menos nos ayudan a hacer dormir a nuestros hijos....

  19. janet osei prem prem. Noviembre 14, 2009 16:29

    a mi me parece excelente opino inma tililana k nombre mas raro jajajja

  20. Gloria fernández. Diciembre 2, 2009 16:32

    No considero que los cuentos tradicionales sean nocivos, ni siquiera que la literatura pueda ser ejemplo de nadie. Si lo fuera, la generación leída de los años anteriores a la TV sería genial o hubiese evitado al menos la discriminación. Sartre, Camus, Adorno, Simon de Beauvair, esa gente llegó a vender miles de ejemplares en todo el mundo defendiendo la idea del humanismo y del hombre nuevo. Influyern en algunos que tenían la emnte y el corazón abierto. La literatura no cambia a las personas. Hitler era lector y escuchaba musica clásica y pintaba cuadros, amaba el arte y fue el asesino más sanguinario del siglo XX. Nadie cambia por leer, se mejora por otros motivos mucho más complejos, afectuosamente, Gloria

  21. evelyn. Diciembre 4, 2009 14:58

    hola me llamo evelyn y soy de formosa argentina me encantan las princesas y siempre me vana a gustar besos

  22. SOMIA. Diciembre 10, 2009 18:05

    No tuve mucho tiempo como para leer bien tu analisis ni todos los comentario, pero hace poco lei un libro de autoayuda"las mujeres que aman demaciado"en uno de los capitulos hablaba de la bella y la bestia ,y reflejaba algo que las mujeres que aman demaciado hacen en la realidad y es creer que con amor podemos cambiar a la persona que tenemos al lado y nos obcesionamos por lograrlo..y muchas veces eso no sale bien...y los daños son muy importaNTES PARA ESTAS MUJERS....MUESTRA DESDE OTRA POSTURA QUE YA DE TIEMPOS REMOTOS LA MUJER TIENE UNA POSTURA MUY DELEGADA Y CREE QUE TIENE QUE SOPORTAR LOS MALTRATOS DE LA "BESTIA""HOMBRE" Y CON EL AMOR ..Y LA AYUDA LO LOGRARA "CAMBIAR" AUNQUE EN EL CUENTO SUCEDE ESTO Y LA BESTIA SE CONVIERTE EN PRINCIPE..TENIENDO UN FINAL FELIZ,MUESTRA QUE LA REALIDAD DE LAS MUJERES QUE AMAN DEMACIADO ES OTRA .Y EN TODOS LOS CASOS EL INTENTAR CAMBIAR AL HOMBRE ES INUTIL Y MUCHASD VECES DOLOROSO PARA LA MUJER.

  23. Marian . Enero 14, 2010 23:20

    Se me hacen muy bonitas las princesas de disney, si saben la respuesta de esta pregunta dejen su comentario aqui mismo y la pregunta es ¿como se llama el actor de disney ?

  24. josselin morales. Enero 15, 2010 23:30

    ME HA GUSTADO MUCHO LA FOTO ES MUY BONITA SIGE ADELANTE

  25. faby. Enero 20, 2010 06:45

    vale entiendo tu critica, pero me parece que realmente no te leíste los cuentos originales porque son mucho mas completos que lo que intentaste narrar; cuida tu punto de vista en una narración porque esta debería ser objetiva.
    Y por cierto no te deberías quejar sobre el rasgo sumiso de las princesas porque ninguna de estas historias no fueron desarrolladas ni fueron llevadas al cine en un tiempo contemporaneo al nuestro. Son ideas de otros tiempos y bien que lo critiques pero creo que lo estas tomando todo de una forma un tanto irracional.

  26. maritsa. Enero 23, 2010 00:55

    hola me gusta el a foto y q pasen u na feliz noche

  27. jeniffer: Nombre. Febrero 28, 2010 19:07

    bueno son jajajajajaja muy horribles n y pocritas

  28. sandra. Marzo 5, 2010 23:12

    em realidad yo creo que son hermosos los cuentos de princesas, pero no devemos criar a nuestras hijas con la idea de que esos cuentos son parte de su vida, porque la mayoria de los cuentos dice se casaron y fueron felices para siempre y es por eso que las mujeres " teneos la ilucion de casarnos" y nos casamos y nos damos cuebta de que no es asi y nos decepcionamos de aquellos cuentos que en la infacia nos hicieron ilucionarnos con el principe azul.

  29. DANIELA. Abril 18, 2010 15:56

    LAS PRINCESAS SON LAS MAS HERMOSAS DE TODO EL PLANETA L.Q.M YA NO TENGO NADA MAS QUE DECIRLE ATTE.DANI

  30. marielys. Julio 17, 2010 22:08

    q hermosura las prinsesas q asta yo quiero ser una y son ermosas me encantan adiosito nos bemos pronto