El portal educativo del Estado argentino

 
 

VIOLENCIA EN LAS AULAS: HAY QUE INCORPORAR DETECTORES DE PROBLEMAS NO DE ARMAS

VIOLENCIA EN LAS AULAS:
Hay que incorporar detectores de problemas, no de armas
POR DANIEL MARTINEZ ZAMPA (1)

La frase del título le pertence a Julio Werthein. Representante de la UNESCO en Brasil y encierra una gran verdad.
Cuando existe un episodio de violencia en algún establecimiento educativo las autoridades entran en apuro por demostrar “que algo se está haciendo” y recurren a las más variadas opciones. A la más frecuente de buscar el “chivo expiatorio” y expulsarlo, está la de consultar profesionales, hacer talleres, lanzar algún programa que promete “desterrar la violencia” y en algunos países hasta colocar detectores de armas y policías armados en las escuelas.
Ninguna de estas acciones ha probado su eficacia real más allá de llevar cierta tranquilidad de que “algo se hizo”.
Pero el tema de la violencia en las aulas es mucho más complejo. Cuando ocurre un hecho calificado de “violento” en la escuela, éste generalmente tuvo su historia previa, en un problema que comenzó, fue dando señales y nadie las advirtió hasta que pasó algo calificado como “grave”. En ocasiones actitudes de los adultos ayudaron a reafirmar el círculo. Una vez que esto ocurre se busca juzgar al mismo con el último tramo de la situación . Es como pretender entender una película viendo los últimos cinco minutos.
Entender lo que pasó no es igual a “justificar” la conducta, pero sí nos sirve para contextualizarla y buscar caminos que nos permitan encontrar vías adecuadas para que con la sanción el autor reflexione sobre la misma, repare el daño y no la repita.
Pero para ello, tal como lo dice Julio Werthein se requiere trabajar en las instituciones educativas con herramientas para detectar y abordar lo problemas a tiempo.
También se requiere comprender- como lo sostienen los especialistas- que la violencia es un comportamiento inadecuado en orden al logro de un objetivo común buscado por todo individuo: pertenecer, participar, ser valorado y lograr estima personal, que en ocasiones el castigo, la censura o el propio comportamiento del adulto termina reforzando el círculo de la misma.
Para ello se debe trabajar sobre la convivencia y el clima que se vive en las instituciones. con la participación de todos los actores incluidos los padres.
Requiere tomar conciencia que la convivencia genera conflictos y tensión y que el “grado de salud de las instituciones no está dado por la ausencia de los conflictos , sino por la forma en que cada institución los afronta y en el mejor de los casos cómo puede darles solución. .Esto es prevención” (Ianni, N, Pérez E. La convivencia en la escuela, un hecho, una construcción. Ed. Paidós)
Muchos podrán decir…. Esto es casi imposible… - Es difícil y pero no imposible y es fruto de un proceso que puede llevar años de trabajo continuo y requiere por parte de las autoridades su apoyo constante.
En algunos casos se presenta a la Mediación Educativa como una salida mágica a estos temas. Pero la mediación y la NEGOCIACION son sólo herramientas dentro de un paquete más amplio que puede ayudar a prevenir, afrontar, canalizar y dar solución a los conflictos.
La mediación educativa NO SE AGOTA EN FORMAR ALUMNOS MEDIADORES, sino que implica un trabajo más profundo con todos los actores institucionales , reflexionando acerca de qué se hace con el conflicto en la institución, qué actitudes predominan, y dar herramientas no sólo de mediación sino también de NEGOCIACION para autogestionar los conflictos y dentro de un proyecto institucional que debe prever claramente los límites de lo “negociable” y lo “no negociable”, los procedimientos de gestión de conflictos entre adultos, alumnos y adultos y alumnos, la inserción de las instancias de negociación y mediación dentro del acuerdo de convivencia institucional y la legislación.
Parafraseando al Dr. Claudio García Pintos quien en un Seminario sobre Violencia Escolar realizado en Buenos Aires en 2005, en el que tuve el honor de participar como disertante, al reflexionar sobre la violencia en el aula se preguntaba “¿Bastará? Si nosotros docentes hacemos esto, ¿bastará? ¿Será suficiente modificar la mirada sobre la violencia para terminar con la violencia en el aula?” y se responde” Yo no tengo dudas respecto de la respuesta: NO. Pero no importa si bastará o no. No estamos llamados a erradicar la violencia del mundo ni siquiera del aula. Simplemente estaremos asumiendo nuestra responsabilidad como docentes. Sólo estamos llamados a ser docentes, a cumplir esa “labor educativa”.. “que ayuda al hombre a ser cada vez más hombre, lo introduce siempre más profundamente en la verdad, lo orienta hacia una respeto creciente por la vida, la forma en las justas relaciones entre las personas”.
El desafío es grande y el camino posible, queda la voluntad de transitarlo, de aunar los esfuerzos que aisladamente muchos docentes vienen haciendo diariamente y de apoyarlo desde las autoridades..

(1) El autor es Abogado- Mediador- Magister en Adm. Y Resolución de Conflictos.
Coordinador EICAME- Centro de Abordaje de los Conflictos. Ha dictado cursos, talleres, conferencias en Argentina, España, México, Ecuador, Panamá, Puerto Rico, Uruguay, Paraguay, Chile. Autor del libro: MEDIACION EDUCATIVA Y RESOLUCION DE CONFLICTOS. ED. NOVEDADES EDUCATIVAS.
WEB. www.mediacioneducativa.com.ar
E-MAIL: info@mediacioneducativa.com.ar


11 Comentarios

  1. Myrian. Septiembre 18, 2008 13:38

    "se requiere comprender- como lo sostienen los especialistas- que la violencia es un comportamiento inadecuado en orden al logro de un objetivo común buscado por todo individuo: pertenecer, participar, ser valorado y lograr estima personal, que en ocasiones el castigo, la censura o el propio comportamiento del adulto termina reforzando el círculo de la misma."
    Tome esta parte del texto, porque es ahí donde radica el problema de la mayoría de las instituciones; digamos que es lo que vengo observando hace tiempo... En diferentes lugares donde trabajo el problema de violencia escolar es problema de las familias; así lo afirman los docentes;entonces pasan el problema al directivo; que se debe encargar de solucionarlo. El chico problema como no tiene afinidad (por llamarlo de algún modo) con el directivo, no le llegaran las palabras de éste en consecuencia ese chico sigue con su problema a cuestas y en el mayor de los casos termina abandonando la escuela. Observo que la mayoría de los docentes no realizan un lazo con los alumnos y por ello muchos chicos no se sienten escuchados. Pués me parece que los chicos deben estar contenidos y son los adultos los que deberían darles esa sensación de seguridad; pero muchas veces ni ellos mismos (los docentes) lo estan o sea que el problema es complejo...

  2. Valeria. Septiembre 19, 2008 13:32

    La violencia en la escuela es una consecuencia de la violencia social. ¿Cómo pueden no ser violentos nuestros niños y adolescentes si conviven a diario con situaciones violentas en forma directa o a través de los medios de comunicación? Los mismos juegos, elaborados por adultos, son violentos.
    Muchos niños son maltratados, observan y sufren cotidianamente la violencia familiar, viven situaciones violentas en su barrio, entre sus vecinos.
    La escuela no puede hacer maravillas, no puede solucionar o cambiar el mundo. Puede contribuir a mejorar algunas situaciones. La familia puede hacer mucho más y no lo está haciendo. Basta de culpar a la escuela y a los docentes de todos los males. Las familias y la sociedad son mucho más responsables del maltrato, la marginación y la violencia que sufren nuestros niños y adolescentes.

  3. Jeronimo Carrera. Octubre 11, 2008 10:57

    El presente artículo me hace recordar un curso sobre mediación escolar al cual concurrimos el presente año. El mismo era bueno pero la crítica que le puedo hacer es que se quedaba en cosas tan ideales que no bajaba a la realidad. Tomando una frase del autor del presente artículo "la mediación educativa no se agota formando alumnos mediadores"; la violencia es una práctica (casi) social, muy común que se presente en adolescentes que no tienen referentes. La sociedad de mercado nos muestra un mundo a través de los medios que es inexistente pero al que la mayoría de la gente "pretende" llegar. Esto provoca un materialismo exacerbado en el cual los sentimientos quedan en un segundo plano y, entre ellos, el mas frecuente es el resentimiento que se da con mas vigor entre las clases medias, medias bajas y bajas.
    La escuela en este contexto "no puede hacer milagros" (como dice otro de los comentarios. Sin embargo, como docentes, no podemos quedarnos atrás y debemos atender las necesidades afrectivas que sufren los chicos y adolescentes de hoy.
    Muchas gracias.

  4. ERICA . Octubre 12, 2008 22:22

    dejemos de dar tantas vuelta al asunto de la violencia "en la escuela". La violencia esta instalada en la sociedad en general y los docentes no son los encargados de erradicarla. No estan preparados para dicha labor. Esto es culpa del estado que delega sus responsabilidades en la escuela....responsabilidades cada vez mayores como la asistencia alimentaria, de vestimenta, de asistencia social. La gente se equivoca cuando afirma que los niños van a la escuela para aprender todo lo que los padres no pueden hacer en sus hogares. La sociabilizacion primaria es la mas importante de todas y si el niño no cuenta con esa base, la escuela y los docentes no pueden hacer milagros. Y por parte del estado se deberian crear instituciones especializadas que trabajen el tema de la violencia, paralelamente y en conjunto con la escuela....

  5. romina. Octubre 30, 2008 00:05

    no parece necesario implementar el uso de detectores de problemas cuando está a lavista de todos el gran problema a nivel social que estamos viviendo. El tema central no solo sería detectar algo que ya está detectado e instalado (la violencia), el tema sería como trabajar dentro del aula evitando que surjan situaciones de violencia.
    Es una utopía pensar que la violencia se va a terminar o va a desaparecer por arte de magia. NO SEÑORES LAMENTO DECIRLES QUE ESO NO VA A PASAR, para que la violencia se terminara, deberían pasar varias generaciones sin drogas, sin alcohol, sin necesidades básicas insatisfechas, con trabajos y sueldos que por lo menos supere el costo de la canasta básica, con un gobierno serio, que se preocupa por su país, no por su bolsillo, etc,etc,etc

  6. María Belén Timpanaro. Noviembre 8, 2008 21:40

    Siendo estudiante del Instituto Superior de Formación Docente Nº156 de la ciudad de Azul, hace poco llevamos a cabo una investigación sobre la violencia escolar, sosteniendo como hipótesis que la violencia que nos rodea y aqueja es resultante de la crisis familiar y social,teniendo una gran influencia los medios masivos de comunicación. La juventud se ve rodeada de el bombardeo mediático y violento constantemente.En muchos casos a esto se le suma la carencia de una imagen familiar constituida junto con la falta de límites y -lo que considero primordial-comunicación . Visualizo un panorama muchas veces desalentador pero creo totalmente en las ganas, en el trabajo en equipo, en el diálogo, en la reflexión. Creo en el poder de las escuelas emocionalmente comprometidas. En fin, nada es imposible-aunque suene utópico- y considero que si cada uno de nosotros aporta un granito de arena y hace a conciencia su trabajo eventualmente vamos a ir viendo algún cambio, que va a servir como motor para comprometer a más gente en el bienestar de nuestras escuelas.

  7. Magdalena Echeverria. Noviembre 13, 2008 19:31

    Estoy de acuerdo con los tres temas importantes que plantea este articulo. La violencia constante que trasmite los medos de comuniciòn en las instituciones educativas, nos remite a pensar que no solo alli existe la violencia, sino que tambien la sociedad a dado un giro negativo de pensamiento y del sentido de las normas y del respeto hacia el pojimo.La familia que debe ser el pilar màs importante para el fomento de recursos humanos bàsicos para las relaciones con los otros como la solidaridad respeto, comprensiòn, dialogo, paz, amor, etc. no esta compliedo co el rol asignado.
    Por tal motivo la sociedad a impuesto a la escuela que genere esas acciones bàsicas que no logro la familia y ante cualquier episodio de vilencia se culpa a los docentes y a la instituciòn. Sin darnos cuenta que son producto de procesos inadvertidos por nosotros mismos.
    Creò que la unica manera de generar una convivencia educativa pacifica es centrarce en un proyecto y llevarlo a la pràctica, no solo el docente debe ser acompañado por pscologos, asistentes sociales, entre otros, sino que integren a los alumnos, padres,directivos y sociedad en general, para que la prevensiòn, gestiòn y resoluciòn de conflictos sea eficaz a la hora de enfrentar un problema. La uniòn de todos conjuntamente con un pensamiento abierto para el razonamiento y dialogo inteligente cambiara las relaciones con nuestros pares.
    Magdalena Echeverria. prof, de historia del ISFDYT nro 156

  8. oplar. Agosto 23, 2009 16:23

    En algunos casos se presenta a la Mediación Educativa como una salida mágica a estos temas. Pero la mediación y la NEGOCIACION son sólo herramientas dentro de un paquete más amplio que puede ayudar a prevenir, afrontar, canalizar y dar solución a los conflictos.

  9. Valeria. Septiembre 17, 2009 17:04

    Coincido con comentarios anteriores que el tema de la violencia es un problema social y cultural, con causas que van mucho más allá de la escuela y de los docentes. Existe la violencia en todos los ámbitos, desde la familia hasta hasta la política y los medios de comunicación e incluso la violencia hacia si mismo. Creo que la mediación es una buena alternativa, pero tiene que ser acompañada de un cambio de actitud por parte de toda la sociedad. Es muy importante que desarrollemos la capacidad de escuchar y de expresar nuestras opiniones y sentimientos y, aunque no estemos de acuerdo, poder expresarlo y ser respetados en nuestras opiniones. Entiendo que las diferencias y los conflictos van a existir siempre en una sociedad, solo podemos elegir como vamos a actuar en o ante ellos y asimismo aceptar nuestra propia responsabilidad en el asunto y nuestras propias equivocaciones. Los docentes solo pueden poner su dos granitos de arena, es decir: como docentes y como individuos de esta sociedad.

  10. Francisco J Fino. Octubre 1, 2009 17:28

    Quisiera me ayudaran a encontrar indicios que sustenten que la evaluación dentro del aula genera violencia ...GRACIAS

  11. silvia amatucci. Diciembre 26, 2010 08:26

    LA ESCUELA, UN LUGAR DE CONSTRUCCIÓN DE LA CONVIVENCIA ARMÓNICA
    A partir del pensamiento de Norberto Boggino, podemos abordar el fenómeno de la violencia desde el marco de su complejidad. Y siendo la escuela, el micro sistema institucional, donde se expresan conjuntamente los atravesamientos contextuales y relaciones vinculares entre sus actores (protagonistas de escenas de violencia), resulta imprescindible la posibilidad de abordar dicho fenómeno, desde la articulación a partir de diversas dimensiones, intra y extra muros: Sociedad y cultura, singularidades y familiares, institucionales y pedagógicas, abriendo así caminos de construcción, prevención y resolución de violencia en la escuela. Se infiere además, la concreción de la convivencia, desde la perspectiva del sujeto, mediante la construcción y reconstrucción de lazos sociales, los espacios de participación y comunicación, el trabajo grupal, la búsqueda del consenso, el respeto a la diferencia, la atención a la diversidad, la distribución de poder, la circulación de la palabra y el compromiso con el “otro”, conformando así redes de solidaridad (colectivo), cuyo principal objetivo es el bien común, posibilitando de este modo, que el niño, el joven pueda transformarse progresiva y espontáneamente, convirtiéndose la escuela, en su espacio de crecimiento, subjetivación y de socialización , como SUJETO DE DERECHO y RESPONSABILIDAD (ciudadano) .
    Las prácticas cotidianas de proyectos institucionales, convocantes y significativos, dan lugar a un mayor protagonismo, en relación a demandas acuciantes, a incrementar la responsabilidad y el sentido de pertenencia. Es decir: “Sin trabajar específicamente la convivencia, aprende a convivir, conviviendo” (Norberto Ianni).
    La construcción del Sistema de Convivencia, influirá en la dinámica institucional, repercutiendo en las interrelaciones, por lo tanto, en este intento de equilibrio entre lo individual y lo colectivo (Deseo - Ley), estará implícito el renunciamiento del sujeto en pro del bien común, por lo cual se trata de una tarea eminentemente participativa y abarcadora ( EL TODO INSTITUCIONAL), sujeta permanentemente a prueba o modificaciones, adecuaciones y sugerencias, ya que su construcción es diaria y no hay recetas infalibles.
    Convivir, significa la experiencia única e irrepetible de generar momento de encuentro y participación que permitan, el dialogo, la reflexión, el debate, siendo esta una realidad descuidada en algunos espacios institucionales. Por lo cual, el desafío de la escuela será, convertirse en propulsora de proceso de democratización formadora de jóvenes generaciones, criticas y activas con su época y su mundo, lo cual será posible si el aula es la unidad operativa de acciones propias y además de gestión de acciones institucionales. Tarea compleja, pero que vale la pena aceptar.
    Norberto Boggino, subraya que la violencia es un fenómeno tan antiguo como la humanidad. Lo que fue cambiando en el curso de la historia de la humanidad y sociedad fueron los rostros que presenta, los perfiles no fueron siempre los mismos. Los nuevos rostros se van configurando en tanto cobran visibilidad, fenómenos que la sociedad de cada época no reconocía como violentos, naturalizando su presencia como practicas muchas veces enmarcadas en concepciones normativas del código moral imperante. Así podemos entender por qué tales fenómenos tienen significaciones y valoraciones permanentes en diferentes culturas o épocas históricas.
    Una comunicación de calidad es una herramienta necesaria para llegar a la base de los conflictos y encontrar soluciones satisfactorias para las partes.
    El docente deberá participar activamente con la facilitación de andamiajes guiando el aprendizaje de los alumnos en el marco de escena de intervención conjunta; pero con tareas diferenciadas que posibiliten y faciliten una convivencia armónica y educativa.
    “La recomendación para encontrar soluciones a las dificultades de convivencia en la escuela consiste en invitar a ensayar múltiples dispositivos de mejoras que no se agoten en la apelación a los discursos, argumentos, la virtud o la buena voluntad “(Fernando Onetto).
    “El vinculo que cada autor construye con las significaciones y los códigos que supone la convivencia, lo inscribe en una relación de demanda especifica respecto a lo conformado por el grupo” (Belgich).
    “Se debe abordar/ empezar a pensar en nuevas subjetividades y en formas de impunidad que no son las mismas que las de antes. Muchos de los problemas que se presentan hoy en la escuela están en relación con la falta de futuro. Si la escuela educa, es para un futuro, pero hoy ese futuro no se avizora” (Silvia Bleichman).
    Debemos abordar los conflictos con una forma certera y practica, saludablemente, evitando así la ruptura de lazos sociales.
    Para que esto sea viable se hará necesaria la co-creación de espacios de reflexión donde circule la palabra y se construya un diálogo fluido y coyuntural; siendo esta la solución inmediata para la actual vorágine.