El portal educativo del Estado argentino

 
 

¿Cómo influyen el chat y las nuevas tecnologías en la comunicación escrita de los estudiantes?

Una preocupación constante entre los docentes de todos los niveles educativos –y que les trae más de un dolor de cabeza– son las dificultades de los chicos y los jóvenes para producir textos escritos. Lograr la internalización de convenciones discursivas, amplitud del lenguaje expresivo e incorporación de las reglas ortográficas son asuntos que están en el menú de cualquier aula, y aparecen recurrentemente en los catárticos lamentos dentro de la sala de profesores.

Actualmente maestros y profesores enseñan a alumnos que cotidianamente manipulan herramientas informáticas con las que están muy familiarizados: SMS, chat, Twitter, e-mail, Facebook, blogs y fotologs, etc., y con las que producen textos, y desarrollan nuevos modos y prácticas de escritura.

Cada uno de esos nuevos espacios informáticos de escritura tiene características completamente diferentes. Muchas de estas situaciones de escritura imponen restricciones. Exigen respuestas rápidas, instantáneas, con muchas abreviaturas debido a la reducción del tiempo que se emplea o a la limitación del número de caracteres. Paulatinamente se desarrollaron abreviaturas que forman parte de una jerga común, propias de estos canales de comunicación. Se elimina la corrección y revisión de textos, hay una marcada ausencia de retórica y se reduce considerablemente la sintaxis. Estas son licencias que adoptamos todos a la ahora de usar muchas de estas herramientas, independientemente de nuestro nivel de alfabetización y nuestras capacidades para producir otro tipo de escrituras.

Indudablemente las experiencias y situaciones de escritura se multiplicaron y diversificaron. Sin embargo, en el imaginario colectivo de muchos adultos se señala a la TV y a internet como la causa principal del empobrecimiento del lenguaje y la pérdida de competencias para la escritura.

A lo largo de la historia de la humanidad todos los cambios en las tecnologías de la escritura tuvieron consecuencias en las prácticas sociales. ¿Cuánto sabemos acerca de los efectos actuales? ¿El uso de las TIC que realizan los chicos y jóvenes es la madre de todos los males? ¿Las TIC representan un peligro real para desarrollo de competencias de escritura?


¿Qué dicen las investigaciones?

Ni exaltaciones melancólicas del pasado ni ciega fascinación futurista. Según algunas investigaciones recientes del ámbito anglosajón, las suposiciones apocalípticas y los temores exacerbados están poco fundados.

En la revista Wired Magazine, Clive Thompson reseña un estudio muy interesante llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Stanford (EE.UU.), dirigido por Andrea Lunsford, que se realizó a lo largo de cinco años (2001-2006). Se analizaron 15.000 escritos de alumnos universitarios, incluyendo ensayos académicos, trabajos en clase, correos electrónicos, publicaciones en blogs, actualizaciones en espacios sociales y sesiones de chat. Sin dejar de contemplar el hecho de que este estudio se realizó sobre un recorte particular y en un contexto con condiciones socioeconómicas y culturales específicas, arroja sorprendentes resultados que ponen en cuestión lo que por lo general piensa el común de la gente.

Andrea Lunsford, directora del programa de escritura y retórica de la Universidad de Stanford, ha encontrado que mientras para las viejas generaciones escribir era una actividad netamente escolar, universitaria, que luego se volvía infrecuente a menos que uno terminara dedicándose a una profesión que así lo exigiera, actualmente los jóvenes pasan mucho más tiempo escribiendo que sus antecesores, debido sobre todo a que la comunicación en las redes sociales (Facebook, Twitter, otras) es en gran medida textual. Contrariamente a lo que muchos creen –según Lunsdford– los jóvenes saben reconocer el contexto comunicacional y utilizan lenguajes y estilos diferentes según corresponda para la ocasión: son capaces de adaptarse a las condiciones de producción de cada tipo textual, es decir, de cambiar de registro. La forma abreviada que utilizan en sus mensajes de texto no es la manera como escriben sus trabajos académicos en la universidad. En este estudio no hallaron ejemplos de lenguaje informal, del tipo SMS, en los ensayos académicos de los estudiantes. Los jóvenes tienen mayor conciencia que antes de que escriben para alguien y de que su escritura genera un efecto. Saben lo importante que es conocer para quién y por qué uno escribe. (Ver fragmento de una emisión de El Monitor, un programa del Canal Encuentro, en el que docentes del taller extracurricular de escritura de una escuela de Pujato, provincia de Santa Fe, llegaron a conclusiones parecidas).

Por su parte, otro estudio de la Universidad de Alberta (EE.UU.) muestra que el lenguaje comúnmente utilizado en los mensajes instantáneos no afecta necesariamente la ortografía de los chicos. Las conclusiones de Connie Varnhagen, autora del estudio junto con un grupo de estudiantes de psicología, fueron publicados recientemente en Reading and Writing. Se investigó en un grupo compuesto por 40 estudiantes, de entre 12 y 17 años, qué influencia tenía el uso de las abreviaturas y la jerga comúnmente usada en mensajes de texto, e-mails o chat en su ortografía. Si bien los investigadores esperaban encontrar en sus resultados cierta correlación entre el argot del chat y la mala ortografía, constataron que los chicos con buena ortografía en el aula también la conservaban en sus mensajes instantáneos, y a su vez, los estudiantes con mala ortografía en clase también la tenían en sus mensajes instantáneos.

Lo que los asombró mucho fue descubrir que en el uso de la jerga del chat y la ortografía existían diferencias entre ambos sexos. Las chicas usaban más el argot del chat que los muchachos, que preferían expresarse mediante el uso de los emoticones, o sea marcas de puntuación como componentes de un conjunto de íconos predeterminados para representar estados de ánimo. Ahora bien, comprobaron que los muchachos que usaban más frecuentemente el lenguaje del chat y sus abreviaturas tenían una ortografía más deficiente. Mientras que, a la inversa, las chicas que usaban más abreviaturas tenían mejor ortografía que aquellas que no usaban muchas abreviaturas en sus mensajes.

Nicole Pugh, miembro del equipo de estudiantes investigadores, manifestó que el desarrollo de este estudio los llevó a tomar conciencia de la complejidad y la amplitud de la jerga propia del chat que usaban los estudiantes. Para descifrar el sentido de muchos de los mensajes que analizaron debieron recurrir a diccionarios en línea o consultar a chicos más jóvenes.

Con respecto a las nuevas tecnologías y la escritura, y a la comunicación mediada por computadoras, en el contexto latinoamericano existen algunos trabajos de Emilia Ferreriro . Expertos lingüistas también investigan sobre diversos aspectos de estos temas, dado que las nuevas formas de escribir que propone internet tienen una complejidad que no sólo se reduce a problemas normativos. Al final de esta nota ofrecemos una lista con datos de otros estudios interesantes para consultar.

Uno de los capítulos de Filo: crónicas de la universidad, programa que se emite por Canal Encuentro, incluye entrevistas a especialistas que hablan sobre estos temas.

Extracto del programa Filo: crónicas de universidad: Capítulo "Comunicación mediada por tecnologías", con la participación de los docentes de Lingüística Martín Menéndez Salvio, María Valentina Noblía y Alicia Carrizo, docentes e investigadores de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA).


Olvidamos y pasamos por alto demasiado fácilmente que el aprendizaje de una lengua escrita incluye necesariamente el aprendizaje de las condiciones pragmáticas de su uso en una época determinada. Eso implica pensar los nuevos espacios informáticos de escritura integrados en ese aprendizaje. Actualmente la escritura está fuertemente mediada por tecnologías. Si bien la relación de la institución escolar y las tecnologías siempre generó tensiones y zonas de choque, estas y futuras investigaciones permiten abrir espacios para reflexionar sobre el impacto estos asuntos en el contexto educativo.


PARA SEGUIR LEYENDO

Nuevas tecnologías y escritura, por Emilia Ferreiro. En: revista Docencia, del Colegio de Profesores de Chile, año XI, nº 30, diciembre 2006, pp.46-53 (Reimpreso en Emilia Ferreiro, Alfabetización de niños y adultos – Textos Escogidos. Primer volumen de la colección Paideia Latinoamericana. Pátzcuaro, Michoacán: Crefal, 2007. Parte II, pp.289-297)

El lenguaje del chat los SMS: ¿un nuevo género discursivo?, por Virginia Avendaño. En: educ.ar, 08-03-2007.

¿Internet le hace bien o mal a la escritura? Veremos, veremos, veremos, por Alejandro Piscitelli. En: educ.ar, 25-06-2004.

Entrevista a Gustavo Daniel Constantino: De la didáctica y el análisis lingüístico del discurso, en contextos presenciales y virtuales. Primera parte y Segunda parte. En: educ.ar, 03-03-2004.

Hablar y tocarse a golpes de teclado, por Virginia Avendaño. En: educ.ar, 05-05-2008.

Ricardo Soca: El mayor enemigo del idioma en Latinoamérica es la pobreza, que veda a los hablantes el acceso a la cultura . En: educ.ar 25-08-2004.

El discurso electrónico en la calle. La “literacidad” y los “letrados”. En: educ.ar 07-04-2007.

Entrevista con Emilia Ferreiro: Textos en comunidad, por Myriam Southwell. En: Revista El Monitor, nº 13 (2007).

La escritura y la enseñanza en el entorno digital, por Daniel Cassany. Ponencia plenaria presentada en el XIII Congreso Internacional de la Asociación Lingüística y Filológica de América Latina (ALFAL) , en Ciudad Universitaria Rodrigo Facio, Universidad de Costa Rica, San José, Costa Rica, 18-23 de febrero del 2002.

El chat y los nuevos lenguajes

La definición del chat como género discursivo, por María Valentina Noblía

Discurso: noticias sobre los estudios del lenguaje en uso: Revista en línea, de libre acceso

Blog de la misma revista

Covadonga López Alonso y Arlette Séré, eds. Nuevos géneros discursivos: los textos electrónicos. En: Estudios de Lingüística del Español (ELiEs), vol. 24 (2006)

ALGUNOS LIBROS

Marianne Björn, María Valentina Noblía, Guillermo Orozco Gómez, Beatriz Táboas, Alejandro Spiegel, Nuevas tecnologías, saberes, amores y violencias: Construcción de identidades dentro y fuera de la escuela, Buenos Aires: Novedades Educativas, Tomo 68, Colección Ensayos y Experiencias. 2008.

María Laura Pardo y María Valentina Noblía (editoras), Globalización y nuevas tecnologías, Buenos Aires : Editorial Biblos, 1998.



19 Comentarios

  1. Romina Rivarola. Octubre 27, 2009 09:10

    A mi me parece que el lenguaje del chat no perjudica la ortografia ya que eso se aprende en la escuela y los que tienen mala ortografia en la escuela la van a tener tambien en el chat.Creo que eso de las abreviaturas es una estrategia mas a la hora de escribir, para mandar un mensaje mas rápido,etc.,y aunque no nos sirva mucho para escribir un examen por ejemplo en la univesidad puede ser una estrategia a la hora de tomar apuntes.

  2. milagros. Octubre 27, 2009 20:43

    me parece malo que lenguaje de chat infuya en el comun auque es bueno usar abreviaturas en palabras largas...
    o o
    u
    www.metroflog.com/mili__d

  3. mafer. Octubre 30, 2009 15:37


    la verdad creo yo que radica, desde pequeños claro, estamos en este mundo de las tecnologias y los mas conveniente seria brindarles a los alumnos herramientas y llevarlos desde pequeños con esta dualidad de que seria lo mejor para el y de cual aprenderia mejor, depende de los maestros y de los alumnos pero creo yo que un poquito mas de los maestros pues ellos llevan la batuta y en ocasines a ellos les toca formar las personas del mañana.

  4. juani. Noviembre 3, 2009 15:38

    me parece bien porq si la gente empiza a abreviar las palabras despues tiene demasiados herrores ...
    perdonen por mis herrores si los tengos ja !

  5. Yo!!. Noviembre 4, 2009 16:30

    Realmente, este tema no me interesa, si abrevio, abrevio y sino, no, además a uds no les interesa un comino si yo abrevio o no, y si les interesa, pues no me importa asique porque no se ponen a hablar de cosas más interesantes.

    Adiós

  6. COMUNIDAD SOLIDARIA VITUAL. Noviembre 8, 2009 02:00

    http://comunidadsolidariavirtual.blogspot.com

    UN PROYECTO CREADO POR ALUMNOS DEL NIVEL MEDIO DE LA CIUDAD DE LAS VARILLAS, PROVINCIA DE CÓRDOBA.

    UN PROYECTO SOLIDARIO QUE PRETENDE AYUDAR A TODAS AQUELLAS COMUNIDADES DONDE NECESITAN ELEMENTOS EDUCATIVOS...

    VISITA EL BLOG Y ESCRIBINOS:

    HTTP://COMUNIDADSOLIDARIAVIRTUAL.BLOGSPOT.COM

    MULTIMEDIALES6@HOTMAIL.COM

  7. ck. Noviembre 13, 2009 12:31

    me parece una mala idea lo de no abreviar porque nos falicita las cosas .


  8. Matías . Noviembre 30, 2009 22:26

    Me parece muy bueno el artículo, aunque creo que la influencia del chat,sms, Facebook y demás está en el hecho de que a los adolescentes les cuesta hacer el click de ubicarse en el ámbito escolar. Es decir, que están en la escuela y escriben inconscientemente una palabra o abreviatura que normalmente utilizan en el chat.Luego de leer la palabra escrita se dan cuenta de su error, la borran y la colocan de la manera correcta.

  9. Fer. Diciembre 3, 2009 06:34

    La abreviación es inevitable. Es como los números naturales: se dan por sí solos aunque no los sepamos. Yo prefiero abreviar las groserías cuando las digo. Hasta en los muñequitos impresos abrevian las groserìas con caracteres raros...es común decir: fulanito es un hp...en un contexto de ofensa amargada o cariñosa. Otro día volveré sobre el tema porque ya estoy rebuznando

  10. Fer. Diciembre 3, 2009 06:42

    Otro rebuzno...¿Cómo se abrevian los números?
    ¿Es la notación de potencias una manera de abreviar números? ¿Qué podemos decir con relació a la notación científica...?

  11. profe graciela. Diciembre 11, 2009 20:27

    Creo que este aporte puede resultar interesante:¿Quién dice que los adolescentes no se interesan por el uso
    de nuestra lengua?
    Como consecuencia de un trabajo áulico de “Bienvenida al territorio de las palabras”, y tras, haber compartido la opinión de algunos escritores sobre esta cuestión, he podido comprobar cómo mis alumnas de 3er año EyG de la E.E.M.P.I n° 8087 “Ntra. Sra. de Guadalupe” no sólo evidencian preocupación sino que se han animado a pronunciarse. Lo que sigue bien podría ser una buena síntesis de lo que tan claramente han expresado:
    Según el escritor Julio Cortázar “hay palabras, que de tanto usarlas, se vacían y pierden su significado”, nosotras queremos preguntarnos ¿dónde estarán escondidas esas palabras que, de tanto usarlas, se cansaron? Y podrían empezar a surgirnos algunas respuestas:
    Usamos mal algunas palabras porque no las tenemos incorporadas debido al desconocimiento de su significado. Podemos decir que con un vocabulario reducido por distintos motivos (chat, mensajes de texto) peligra nuestra libertad de expresión, somos confusos; aunque parezca que nos comunicamos, nos aislamos, no podemos expresar nuestras necesidades, ni nuestros pensamientos. ¿Será que “hablamos mucho y decimos muy poco”, como dice una de nuestras compañeras?
    La pobreza de nuestro lenguaje puede ser también la consecuencia de cómo estamos viviendo hoy en día: el tener una vida alterada y apurada influye mucho en el vocabulario de una persona.
    Pareciera que en este tiempo dominado por los medios de comunicación, olvidáramos, incentivados por ellos, “las palabras que los conquistadores españoles nos dejaron” como sostiene el poeta Pablo Neruda. Están ausentes las palabras que enseñan, que llegan y tienen un significado amplio que no sabemos comprender.
    Coincidimos con el escritor chileno Antonio Skármeta quien manifestara en el IV Congreso Internacional de la lengua Española su preocupación “por el español que no se habla”, nos damos cuenta de que nuestro vocabulario se ha reducido considerablemente; por esta razón, es necesario que quienes nos enseñan nos permitan ampliar la terminología que empleamos, ampliándola en primer lugar ellos.
    Usamos cada vez menos palabras, no siempre hablamos con “propiedad”, desconocemos la verdadera fuente de comunicación. Es como si estuviéramos parados sobre un tesoro y no nos diéramos por aludidos.
    Podríamos entender a nuestro lenguaje como una fina trama en la que hay muchos hilos sueltos que hay que unir. No podemos descuidar el contexto de utilización ni que, quienes lo utilizan, pueden respetar la normativa vigente o alejarse de ella, por ejemplo: cerca de vos/”cerca tuyo”.


    El español que hablamos los argentinos, la variante rioplatense se ha ido debilitando en el último tiempo, ya sea en la forma de tratar o llamar a una persona, ya sea en la forma de escribir algo. En comparación con otras épocas, ésta es una en la que el lenguaje se usa mal, de manera incorrecta, inventamos palabras y muchas veces no sabemos desenvolvernos al hablar. Hay veces en las que no nos damos cuenta de esto, pero lo notamos cuando estamos con alguien que sí lo hace. Tendríamos que retomar el correcto uso de nuestra lengua. Además, no es posible que las palabras que forman parte de diferentes discursos, con el tiempo, pierdan su significado.
    Haciendo alusión al vocabulario de uso social y cotidiano, podemos sostener que las palabras y el lenguaje se fueron denigrando con el tiempo y con cada generación nueva. Nuestra forma de hablar perdió clase y formalidad, perdió palabras y tiempos verbales. Es indiscutible que el léxico y el modo de desenvolverse de una persona, se ven profundamente influenciados por los medios de comunicación, ya sean publicidades, programas televisivos, auditivos o solo visuales. Como ejemplo de lo que afirmamos, podemos mencionar la manera de expresarse y de hablar de los adolescentes actuales, que se asemeja a la manera de los personajes de novelas de moda. Es indudable que lo que ofrecen las instituciones y los medios de comunicación en nada se parecen… Y, por otra parte, ¿a quién no se le “pega” la forma de hablar y referirse, de las amistades o de personas cercanas? Además, la emulación está instalada en nuestra sociedad ya sea, entre adolescentes, chicos y personas mayores. Opinamos que, en muchos casos, el lenguaje de los jóvenes está empobrecido porque se adoptan palabras que no tienen un significado reconocido por la lengua española, porque se han dejado de emplear muchísimas palabras y porque las personas mayores que las siguen empleando son vistas como antiguas. De todas maneras, creemos que es natural que los adolescentes queramos inventar un nuevo lenguaje.


    Para cerrar esta carta y, como conclusión, proponemos usar nuestra lengua como es debido y las palabras con el significado correcto, informándonos sobre el tema en todo momento, consultando la página de la RAE http://www.rae.es/rae.html; preservar el idioma y utilizar los recursos y el léxico que tenemos y no desaprovecharlo, desperdiciando así la exuberancia de la lengua española.
    ¿No creen que tendríamos que concientizarnos? Es primordial el rescate de técnicas para enriquecer el lenguaje, ya que si éste se pierde corre el riesgo de quebrarse la comunicación que es muy importante ya que, por ella podemos expresar lo que pensamos, lo que sentimos y nos podemos relacionar con los demás. Es necesario que comencemos a reincorporar a la Lengua las palabras legadas por nuestros antecesores, nuestro lenguaje tan rico en contenidos, historia que no aprovechamos. Y, al mismo tiempo, es de suma importancia transmitir lo que pensamos, lo que somos. Las palabras que no decimos no mueren, nos matan y así formamos como un círculo permanente donde todos somos sordos y mudos sin saberlo. Y así, cada uno de nosotros somos responsables de enfermar y cansar las pocas palabras que todavía empleamos.
    Sin lugar a dudas, no podemos conformarnos a reducir la expresión de nuestros pensamientos por desconocimiento de los términos precisos para exponerlo, no podemos conformarnos a tener un lenguaje básico.
    ¿Será muy difícil que nos expresemos con el verdadero sentido de las palabras?

    María Florencia U., Cintia O., Aldana B., Giuliana I., Jimena P., Julieta C., María Luz S., Antonella L., Anto I., Luciana V., Virginia M., Natali L., Victoria T.,
    Luciana P.,Rocio B., Virgi S., Magalí D., Eugenia B., Marina G., Jazmín P. y Profesora Graciela F.

  12. profe graciela. Diciembre 13, 2009 23:34

    Me interesa conocer su opinópn. Gracias

  13. Daniela. Diciembre 28, 2009 12:52

    El artículo es sumamente interesante, lamento que la discusión se haya enfocado solamente en las abreviaciones. A mí, como docente de Lengua, me ha pasado que un alumno de noveno en una evaluación escribió xq en lugar de porque o por qué, casualmente ese alumno tenía graves errores ortogrpaficos. De todos modos, lo que particularmente me preocupa de las TICS es que los chicos se acostumbrn a la inmediatez y la reducción, que finalmente los limita a la hora de producir un texto que exige revisión, explicación, descripción. Felicito a qquienes corresponda por este espacio.

  14. . Marzo 10, 2010 15:02

    El aprendizaje de la lengua escrita incluye el aprendizaje de las condiciones pragmáticas de su uso, como bien lo dice la Dra. Emilia Ferreiro. Indudablemente , las nuevas tecnologías están generando formas inéditas de leer y de escribir, que los docentes no podemos desconocer. Lo fundamental es orientar a nuestros niños, jóvenes y adolescentes hacia la identificación del contexto comunicativo para que puedan producir textos adecuados. Ésta es una tarea que depende , en gran medida, de todos los docentes y no solamente de los docentes de Lengua. Estimo que no se trata de cercenar, sino de percibir la gran amplitud de prácticas lingüísticas que se producen en nuestros días gracias a las TICS, y de brindar las herramientas necesarias para que ese "bilingüismo" pueda llevarse a cabo de manera efectiva y productiva.
    Los artículos me parecieron muy enriquecedores y permiten contar con varias miradas acerca de la cuestión.
    Saludos
    Marisa

  15. Elizabeth Gutierrez Acosta. Marzo 31, 2010 19:53

    Felicidades¡
    Me parece muy interesante este articulo. Estoy haciendo mi tesis referente a la escritura a nivel basico.

  16. willians. Julio 3, 2010 01:36

    tu tema es muyatractivo. la verdad soy un adolescente-adulto que he inicio mi carrera en literatura, y la verdad es que varios de los espacios que captan la atenciaon de los pre-adolecentes y adolescentes, son zonas de chat como hi5 facebook myspace,titter, etc., y estos son lugares que no enriquecen el vocabulario de las personas, ya que a parte de usar las abreviaturas cambian las letras como la (c) por la (k), la (s) por la (c), y en el lenguaje de la moda EMO como lo conocemos, los adolescentes han incluido mas diptongos aparte de los 14 que conocemos, han dejado de usar espacio entre las palabras sustituyendolas por puntos o comas.

    podemos decir simplemente que es divercion para el adolescente, o que les ayuda a tomar dictados con mayor rapidez, pero la verdad es que son medios que limitan la capacidad de los adolescentes impidiendoles su progreso.

    ya que estos pierden el buen sentido del saber escribir, y el de ampliar su vocabulario.

  17. vivi. Diciembre 19, 2010 22:50

    Creo que no tenemos que temer a las nuevas formas de manifestaciones escritas. Además de ser una realidad insoslayable, que no podemos cambiar y de la que todos participamos, es bueno tomarla como punto de partida para una construcción de una escritura más completa y correcta. Me pareció muy bueno el video que habla de las variedades lingúísticas y de los distintos registros que todos manejamos.

  18. Izi. Abril 4, 2011 00:11

    Bueno, el tema es muy interesante
    de echo creo que este uso de las abreviaciones es un poco rara, pero muy común entre los adolescentes ya que las ocupamos en el chat, mensajes, internet, ect.
    pues talvez sera por el tiempo o para no estar escribiendo tanto, la verdad estoy de acuerdo con la profesora Graciela ya que no sabemos emplear el uso de las palabras, ni su significado.
    deprecian el idioma y convierten a la comunicación en algo superficial.

  19. Vanesa. Junio 28, 2011 22:34

    Concuerdo con Marisa, del comentario 14. Considero que lo importante es saber distinguir en qué contexto comunicacional me encuentro (chat, examen escrito, SMS, documento académico, etc, etc) y en base a eso adecuar mi lenguaje, mi registro. No hay registros buenos o malos, hay tantos registros como contextos comunicacionales existen. Lo importante es saber utilizar el registro adecuado para cada contexto en función de optimizar la comunicación y la correcta interpretación del mensaje que quiero transmitir.