El portal educativo del Estado argentino

 
 

Una práctica con sentido de la oralidad en la escuela

La oralidad ha estado y está presente en la vida de la humanidad y de cada uno de los hombres que componen la sociedad. Desde que el niño nace se comunica pero es en la escuela donde la capacidad de hablar se orienta hacia la producción de textos orales cada vez más complejos. Como señala Pujato (2009: 49) “corresponde que sea la escuela la que le ofrezca a cada niño la oportunidad de conquistar y recrear el lenguaje, respetando su propia experiencia, su invalorable oralidad, su manera de nombrar el mundo, pues ésta representa su centro de referencia interna”.
Los actuales diseños curriculares de la Provincia de Buenos Aires le asignan a la oralidad un papel de especial importancia. Si bien la misma ha estado y está siempre presente en el aula, su tratamiento no es algo metódico y su aparición en la labor cotidiana de la escuela se debe a circunstancias vinculadas con lo coloquial. Hablar se habla constantemente pero ¿se enseñan y se aprende a hacerlo con una intencionalidad?

Una forma posible de trabajar la oralidad es poniéndola en relación con el ámbito de la formación del estudiante, pues de esa forma se estará trabajando en un contexto real y con un verdadero significado. Desde el Diseño curricular (2008: 107) se señala que “las prácticas de lectura, escritura y oralidad relativas al estudio de contenidos disciplinares requieren ser enseñadas a través de situaciones que permitan a los chicos apropiarse de ellas progresivamente mediante el trabajo conjunto y la interacción con materiales variados. A medida que estas prácticas se vuelvan habituales en la clase, se sentirán más seguros de su capacidad para buscar, interpretar, reelaborar y comunicar información vinculada con los contenidos escolares y, consecuentemente, asumirán mayor autonomía en el aprendizaje”. Cada una de estas palabras llevan al docente a pensarse como parte de un entramado complejo y el que el que cabe una gran responsabilidad pues las demandas sociales, los avances tecnológicos y la vertiginosa producción de la información implican un replanteamiento de la forma en la que se enseña pues si un niño o un adolescente den vivir en la sociedad de la información deben saber cómo buscar, analizar, seleccionar y dar cuenta de lo aprendido mediante el trabajo con la oralidad.
Pensar en la importancia del estudio lleva a recordar dos enunciados que están presentes muchas veces en las escuelas: ¿Cómo le cuesta estudiar? o “Estudié todo pero no me acuerdo nada”. La primera de ellas proferida desde los equipos docentes, la segunda desde los estudiantes: las dos unidas en torno a un mismo problema, el de no saber de qué forma estudiar y cómo demostrar a través de la oralidad, en este caso concreto, lo que se ha aprendido.
Estudiar no es una tarea fácil y necesita de un método (en el sentido etimológico de la palabra, es decir de un camino). Lo que se propone a continuación es un camino, presentado bajo una secuencia de actividades, que puede ayudar a los alumnos a estudiar y a escribir mejor. Sintéticamente, “para estudiar o saber más, el docente propone a los niños leer mucho –por sí solos o siguiendo la lectura del adulto–, confrontar información ofrecida en diferentes fuentes, hablar y escribir –por sí mismos o por dictado al docente– en condiciones de enseñanza donde él media entre los alumnos y los textos. Es así que mientras se apropian de nuevos conocimientos también aprenden a actuar como lectores, escritores, hablantes y oyentes” (Diseño Curricular, 2007).
El primer paso que se propone es la búsqueda de información, tanto en la biblioteca de la escuela como en públicas y particulares. En este primer momento es importante la diversidad de textos a consultar que haga posible la comparación, el intercambio, el aporte de diferentes aspectos, etc. Es interesante aquí hacer referencia a la importancia de Internet y cómo puede ser un poderoso aliado en la búsqueda de la información que, si bien no suple al libro pues gran parte de la bibliografía aún no se encuentra digitalizada, posibilita el acceso a fuentes muy diversas. Ya sea desde su casa, desde un ciber o en la escuela, el alumno debe tener rastrear información en diferentes tipos de sitios, observando los distintos materiales que es posible encontrar en cada uno de ellos.
Una vez buscada todas las fuentes bibliográficas, ya sean libros o digitalizadas, se debe proceder a la lectura atenta de los diversos materiales que se han seleccionado en una primera instancia para discriminar cuál de ellos resulta pertinente o no para el estudio del tema en cuestión. Esta es una etapa muy importante en el camino propuesto pues implica un posicionamiento acerca del material y una evaluación en lo que respecta a la pertinencia del mismo. Se estará formando de esta menara, a través de estas dos primeras actividades, un alumno que es capaz de buscar información, leerla, entenderla y discriminar lo útil de lo accesorio o secundario.
En tercer término, se realizará la sistematización de la información a través del uso de diversas prótesis cognitivas. La primera de ellas es la lectura (una primera rápida, a “vuelo de pájaro” para tener un idea general acerca del texto y de su estructura; una segunda lectura de tipo analítica en la que es posible marcar las oraciones que contienen ideas importantes, pudiéndose destacar las palabras claves del texto (aquellas más importantes) y se realizan notaciones marginales que pueden ser de utilidad para recuperar luego la información leída. Sin caer en el dogmatismo de pedirles siempre a los alumnos que realicen estas prácticas, hay que hacerlos pensar en la importancia de tener distintos métodos de lectura para poder adaptarse a la gran variedad de textos que se pueden llegar a encontrar. Luego de aplicar todos o alguno de estos procedimientos, es importante sistematizar la información a través de un resumen, un cuadro sinóptico, un esquema o mapa conceptual, etc. que le posibilite al alumno recuperar la información. Esto se puede realizar a través de las escrituras de los propios estudiantes o a través del dictado de las ideas principales al maestro (en especial en el nivel inicial y en el primer ciclo de la educación primaria). Lo importante aquí es vincular cada uno de los textos leídos y trabajados con los otros a los efectos de comenzar a establecer relaciones entre ellos.
El trabajo realizado hasta este momento tenía por objetivo estudiar un determinado tema /aspecto de la realidad con el objetivo de dar cuenta de alguna manera de lo que se aprendió. Luego de haber leído, comprendido y buscado alguna forma para poder recuperar toda la lectura sin perder tiempo, se debe comenzar a planificar la exposición o la escritura del texto. La escritura de un texto o el armado de un discurso oral no es algo sencillo y, desde la perspectiva clásica de Flower y Hayes, comprende tres grandes momentos: la planificación, la puesta en texto y la corrección de escrito. Para el momento de la planificación se debe analizar la situación comunicativa real en todos sus componentes: los destinatarios de la exposición, la finalidad del escrito para adecuar de esa forma las estrategias discursivas y el nivel léxico, el género textual que se utilizará, la extensión del texto o el tiempo disponible y conveniente, la posibilidad de preguntas posteriores, etc. Luego se debe ordenar la información en forma lógica, armando un esquema organizativo: presentación del tema, desarrollo del mismo, cierre que puede ser una conclusión o la revisión general de lo expuesto. Resulta muy conveniente el trabajo con distintos organizadores que estructuran los textos como por ejemplo los conectores lógicos. Si se trata de una exposición oral, hay que tener en cuenta que es necesario revisar los borradores de los textos pero que en ese caso no es necesario escribir la totalidad del texto sino tan sólo las palabras o ideas que lo pueden ayudar en el momento de exponer o de presentar el tema.
Muchos pueden creer que planificar un texto es una pérdida de tiempo pero en realidad, como sostiene María Teresa Serafini (1997: 29), “sirve para ahorrar y distribuir el tiempo del que se dispone. Distribuir el tiempo es indispensable para respetar el tiempo de realización del escrito”.
A continuación, se sugiere realizar una simulación y posterior puesta en acto: se practica la oralidad delante de sus pares y serán sus compañeros y el docente los que harán las correcciones necesarias. En este momento es posible trabajar además con otros aspectos como el tono y el volumen de la voz, la dicción, los movimientos corporales y gestuales que acompañan el momento de oralizar, etc. También habrá que considerar si se mencionó el tema al que se referirá al comenzar la exposición, si falta información que deben reponer los oyentes, etc. Como lo menciona Prieto Castillo (1994) en el caso de la oralidad, todo juego verbal pasa primero por la voz y luego por el cuerpo y son ellos quienes le dan vida a dicho discurso y dibujan el camino que este discurso tendrá en la trama de lo oral, que nunca es el mismo. Como se puede observar el trabajo en esta etapa es grande pero la confianza y el anclaje de la situación didáctica en algo cotidiano hacen que no resulte tediosa.
En lo referente a la evaluación habría que considerar, entre otros posibles, los siguientes aspectos: la selección adecuada del tema o del recorte del mismo, la exposición clara de las ideas más relevantes, demostrar tener conocimiento de tema, uso de conectores que evidencien el avance de la exposición. También se debe considerar en este punto el manejo del cuerpo, de la voz y de los recursos auxiliares como las láminas y los afiches, las presentaciones de power point o las filminas.
En toda esta secuencia, tanto el rol del docente como del alumno es sumamente activo. En el caso concreto del profesor, se pudo observar que ha intervenido a lo largo de todo el proceso explicando, evaluando de manera permanente, corrigiendo a tiempo y de manera oportuna cada una de las actividades realizadas, brindando materiales variados acordes a las demandas de los temas y las necesidades de los alumnos, ofreciendo modelos para ser analizados pues muchas veces se observan mejor un error si el ejemplo no está en la producción del propio alumno sino en la de otros, abriendo espacios de discusión en los que esté presente el respeto a la diversidad y pluralidad de ideas, aprovechando los errores para orientar mirándolos siempre desde una perspectiva constructivista, estimulando la participación y las prácticas colaborativas y conduciendo a la reflexión metalingüística. Al hacer cada una de estas actividades se llevó a la práctica la idea que el conocimiento lingüístico no se restringe a un sistema de signos sino que la lengua es un instrumento de
comunicación cuya expresión es el discurso en un contexto real, el de las prácticas del lenguaje. Cada uno de los estudiantes tiene que comprender que como usuario de la lengua debe saber cómo usarla en un contexto social para poder de esa forma comunicarse. Sin dudas hay que saber cómo usar lo aprendido en contextos determinados para poder comunicarse verdaderamente. Desde la perspectiva de Wittgenstein hay una serie de actividades como las de informar un hecho, elaborar y poner a prueba una hipótesis, etc. que son juegos de lenguaje que ponen de relieve el hecho de que hablar del lenguaje es no sólo una actividad sino también una forma de vida.
Enseñar a estudiar en la escuela es una posibilidad, un desafío, una verdadera necesidad.

Referencias bibliográficas

Boito, María Eugenia (2000) “La importancia de la oralidad en la cultura contemporánea” en: Revista Latina de Comunicación Social, 35. Recuperado el 3 de noviembre de 2010 de
http://www.ull.es/publicaciones/latina/Argentina2000/21 boito.htm
Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires (2009) Curso: Oralidad: reflexiones y evaluación, Dirección de Capacitación.
Dirección General de Cultura y Educación (2008) Diseño Curricular – 2° ciclo, Prácticas del Lenguaje
Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires (2007) Diseño Curricular de Primer Ciclo, Prácticas del Lenguaje.
Prieto Castillo, Daniel (1994) La interlocución radiofónica. Manuales de Educación radiofónica, Quito, CIESPAL.
Pujato, Beatriz (2009) El ABC de la alfabetización, Rosario, Homo Sapiens.
Serafini, María Teresa (1997) Cómo redactar un tema. Didáctica de la escritura, Barcelona, Paidós.


18 Comentarios

  1. victor raul rojas. Diciembre 17, 2010 16:32

    Me parece formidable este articulo.Este metodo independiza al alumno.
    Buscar informacion,comprenderla y aplicarla nos fortalece culturalmente

  2. ANDREA. Diciembre 20, 2010 19:40

    Me parece muy interesante el articulo, note que en los últimos años muchos estudiantes presentan dificultades para participar en comunicaciones orales

  3. eunice. Febrero 1, 2011 18:22

    Me parece muy interesante este articulo ya que considero que el lenguaje oral es de suma importancia en la vida escolar y aunque muchas veces se le da prioridad al lenguaje escrito me parece una buena forma de estimular el lenguaje en los alumnos

  4. Ivana. Mayo 9, 2011 22:00

    Me parece importante que los profesores no olviden que los alumnos tienen experiencias continuas con la lengua y que por ello siempre buscan la mejor forma de hacerse entender; y lo logran.
    Sería beneficioso que los alumnos compartan sus experiencias con los textos y desarrollen sus propias hipótesis y argumentos y los expongan; que la lengua les sirva para reforzar ideas y/o pensar el mundo de otro modo.

  5. Eliana Rodriguez. Mayo 17, 2011 23:47

    El artículo me parecio muy importante porque la oralidad es un problema frecuente en los adolescentes, temen a poder expresarse, sobre todo a ser la burla de sus compañeros,es importante que ellos puedan compartir sus experiencias sin tener inconvenientes.

  6. soledad. Mayo 18, 2011 22:52

    me parece muy importante hacer incapie en la oralidad de nuestros alumnos ya que a partir de ahi ellos pueden trabajar textos signos de puntucion, muletillas que uno adquiere sin darse cuenta. tambien los prepara para entender que es lo que leen a quien y como lo hacen.

  7. Beatriz. Mayo 19, 2011 23:39

    Creo que la práctica de la oralidad se debe hacer en todo momento y aplicando las técnicas correspondientes.No debemos olvidar esto como docentes que somos ya que nosotros también debemos ensayar constantemente para transmitirles a los niños la mejor manera de expresarse.Y coincido en que no dejemos de lado el libro.En las zonas rurales el único tesoro y que guardan las escuelas,porque ellos no lo tienen es el libro.Es el medio primordial para lograr una comunicación un poco más fluida y lograr mejorar su expresión oral.

  8. brandan maria . Mayo 20, 2011 16:45

    Me pparecio muy bueno el articulo, ya que pienso que la oralidad es muy importante en muchos aspectos de la vida y este articulo brinda herramienta para que los docentes puedan guiarse de cierta pautas en el momento de ensenar a los niños conceptos cque le resulten clarosy que los alumnos puedan establecer un aprendizaje significativo es lo que importa a la hora de enseñlar

  9. NORMA. Mayo 26, 2011 14:19

    Muy interesante el artículo porque actualmente los alumnos se sienten muy inseguros a la hora de expresar, comentar, compartir experiencias escolares.permanentemente debemos fortalecer el lenguaje oral,como instrumento fundamental para lograr una comunicación más fuída.,sin abandonar lo escrito.Coincido con Beatriz: en la ruralidad la biblioteca aúlica aún hoy resguarda su más preciado tesoro:El libro.

  10. maria gabriela fernandez. Mayo 29, 2011 00:36

    me resulto muy interesante este articulo ya que considero que trata un tema que presenta muchas dificultades en nustros alumnos, es importante trabajar la oralidad para dar mas seguridad a los niños al momento de expreserce.

  11. Amanda Prieto. Mayo 30, 2011 11:30

    Este artículo me resultó bastante intersente ya que nos habla de la importancia de hablar correctamente y nos brinad una guía para utilizar en el tratamiento del tema.

  12. Amanda. Mayo 30, 2011 18:38

    te tema parecio bastante atrayente tantos para el docente como para llevar a la practica el alumno, ya que hoy en dia es impresindible para que ellos puedan trabajar con textos como asi tambien llevarlo a la vida cotidiana.

  13. Mariela . Mayo 30, 2011 18:43

    Como señala este articulo:"La oralidad ha estado y está presente en la vida de la humanidad y de cada uno de los hombres que componen la sociedad". Me parecio muy interesante este articulo, ademas brindas herramientas necesarias para poder mejorar el aprendizaje...

  14. Silvina. Mayo 30, 2011 18:58

    me resulto muy llamativos este apartado lo que mas me intereso es el autor presentas pasos para llevar a cabo una buena comprencion de los textos que sirven tanto en la exprecion oral como escrita.

  15. claudia ferrari. Julio 20, 2011 20:41

    Es imprescindible trabajar la oralidad y la escucha con los adolescentes. A la hora de expresarse presentan grandes dificultades...lo que se expone en el recorte de debate me parece una idea muy buena para tener en cuenta.

  16. Claudia. Julio 23, 2011 00:19

    Muy interesante todo lo expuesto. Es importante el desarrollo de la oralidad para que los alumnos puedan "dar cuenta" de sus saberes en forma comprensible. También para socializar experiencias. Los alumnos a través de diversos intercambios van aprendiendo a desenvolverse frente a nuevos interlocutores. Se trata de usar la lengua para aprender, expresar ideas y sentimientos, aprender a contar vivencias,describir, explicar y opinar.

  17. Soraya. Octubre 5, 2011 11:03

    La información que presenta el articulo me parece muy buena porque es importante que los alumnos sepan desenvolverse bien y expresar sus ideas correctamente, para ello es necesario enseñarles cuales son las pautas para hacer una buena comprensión, lo que posibilitará como consecuencia una buena oralidad.

  18. viviana. Octubre 17, 2011 21:36

    es muy interesante este articulo porque enseñar desde y para la oralidad es muy importante para el futuro desenvolvimiento de nuestros alumnos en la sociedad, es necesario que comprendan que para cada situación en especial hay modo distinto de expresarnos, aun cuando se trate de un mismo contenido cada situación o contexto requiere su forma o manera de expresarse. Como tambien así es importante enseñarles a elegir y buscar la información necesaria