El portal educativo del Estado argentino

 
 

Potencialidades de la expresión estética...

POTENCIALIDADES DE LA EXPRESIÓN ESTÉTICA Y LA
REFLEXIÓN SEMÍÓTICA EN LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA

Este artículo (resumido) constituye una reflexión acerca del uso de los procedimientos de expresión (estética en general y plástica en particular) como estrategias metodológicas potenciales que pueden usarse en la investigación educativa. Dicha reflexión se centra en la presentación crítica de los apartados pertinentes de la investigación: “¿A lo Bien?, Representaciones sociales de lo femenino y lo masculino en dos colegios del sur de Bogotá,” , parte de la cual ya se publicó junto a otra investigación sobre jóvenes . En el se expone la manera como se usó la dimensión expresiva en esta investigación, tanto en la fase de acopio de información como en la fase de interpretación de la misma, para contribuir al debate pedagógico acerca de las alternativas que se pueden explorar en la búsqueda de nuevas sendas que enriquezcan el quehacer investigativo de las comunidades académicas.
Gary Gari Muriel (1)

1. CONTEXTUALIZACIÓN

Esta investigación fue realizada con el propósito de profundizar en el conocimiento de la comunidad con la cual se trabaja, porque desde nuestro quehacer pedagógico con jóvenes escolares de sectores populares se ha percibido que entre est@s(4) estudiantes existen altos niveles de subvaloración de sus propias capacidades y de aceptación acrítica de muchos de los valores androcéntricos más deplorables; por lo cual consideramos que una de nuestras tareas como docentes es la de generar espacios educativos orientados entre otros aspectos a fortalecer la identidad de est@s estudiantes, para que se conviertan en personas más críticas, de una manera integral sin que prevalezca la visión parcial de alguno de los dos géneros. En este sentido, se quiso adelantar una investigación que permitiera:

• Reconocer que tipo de representaciones sociales de lo femenino y lo masculino están manejando l@s jóvenes escolares en torno a sus relaciones de género.
• Describir y analizar las representaciones de género y sexualidad que se dan en la escuela.
• Explorar la manera como el uso de los procedimientos de expresión estética (plástica en particuar) podrían contribuir al desarrollo de experiencias investigativas en el ámbito escolar.

Como se consideró que las representaciones de género y sexualidad que manejan l@s estudiantes en la escuela resultan altamente significativas para ell@s, hasta el punto que pueden ser tomadas como temáticas de reflexión y de expresión estética, se decidió generar espacios propicios para producir la afloración de dichas representaciones utilizando como medios privilegiados para ello el amplio espectro de posibilidades que ofrecen los medios de expresión estética (en general) y plástica en particular, para estudiar la manera como est@s jóvenes asumen la construcción de unos valores propios que los llevan a tomar una posición consciente y crítica ante las implicaciones culturales y sociales que generan dichas representaciones.

Por ello, y teniendo en cuenta que en nuestro medio no son frecuentes los estudios que aborden el análisis y la interpretación de las representaciones de género que construyen l@s estudiantes y menos aún que las contemplen desde el ámbito de la estética, consideramos que esta investigación resultaba pertinente y enriquecedora para ampliar el panorama de las pedagogías críticas, por una parte; y de las reflexiones acerca del potencial antropológico de la educación artística, por otra.


2. EL EQUIPAJE CONCEPTUAL

Una vez asumida la decisión de trabajar en torno a la temática de género, el siguiente paso para emprender este viaje a lo ignoto que es la investigación, consistió en precisar el Equipaje que nos facilitaría el Recorrido, es decir los referentes conceptuales que nos servirían como elementos sustentadores de la orientación que pretendíamos darle al proceso investigativo. Ahora bien, dado que este artículo se centra en la reflexión en torno a las potencialidades que presenta el uso de la expresión plástica en la investigación educativa aquí sólo se presentan los referentes conceptuales referidos a la misma y la manera como estos se usaron.

2.1 ACERCA DEL CONCEPTO DE EXPRESIÓN
Entre las diversas corrientes de pensamiento que coexisten y enriquecen el ámbito de la sicología del arte y la creatividad, con la propuesta teórica que nos sentimos más identificad@s es con la de Rudolf Arnheim, dado que este autor es uno de los que ha tendido de manera más expedita, un puente de común enriquecimiento entre las concepciones artísticas y las disquisiciones psicológicas acerca de su producción. En efecto, sus diversas obras, constituyen una propuesta rica en aportes profundos y fructíferos tanto para la estética como para crítica de arte y la propia sicología. Según Arnheim (5), el término expresión presenta en la actualidad dos acepciones básicas; una que, para nosotr@s, implica un carácter endógeno directo(6) y una que, a nuestro entender, implica un carácter proyectivo connotativo.

La acepción de carácter endógeno directo, alude principalmente a la exteriorización de las pulsiones profundas del ser humano y también de los animales superiores. En el caso humano, la expresión se entiende como la manifestación física de unos procesos síquicos; y, además se reconoce que la misma se produce de diferentes maneras, algunas veces consciente y otras inconscientemente, algunas diluidas en las experiencias cotidianas y otras enriquecidas por notables intencionalidades y alcances estéticos. Todas las cuales no obstante, permiten a un observador, sacar conclusiones acerca de la persona que las realiza o acerca de su estado anímico en el momento de hacerlo.

La acepción proyectiva connotativa se refiere, a las características formales y esenciales de sucesos y cosas, capaces de transmitirnos una información sensorial que afecta nuestra percepción de manera semejante a como lo hacen las acciones motivadas por la voluntad humana. Esta novedosa consideración resalta básicamente, que en la actualidad, el fenómeno de la expresión, para los seguidores de esta corriente psicológica, no se restringe exclusivamente al ámbito de las emociones humanas.

Ahora bien, gran parte de los estudios semióticos y psicológicos continúan desarrollándose a partir de la concepción endógena directa de la expresión, debido a que ésta es la más fácilmente reconocible y porque además, en lo referido a la creación, la intencionalidad expresiva es determinante. En este ámbito de los estudios acerca de la expresión humana, y en particular de la que presenta un carácter estético, algunos de los elementos que se consideran fundamentales son los siguientes:

• La intencionalidad expresiva propiamente dicha. Ésta puede ser entendida como la pulsión o estímulo profundo y necesario que incita a una persona o a una colectividad a exteriorizar, de diversas maneras, lo que siente y piensa acerca de algo que le conmueve interiormente.

• La temática de expresión. Es decir, ese "algo" (idea, noción, etc.) que genera la necesidad de exteriorizar las sensaciones y sentimientos más profundos y auténticos, que son vitales para los seres humanos.

• El vehículo de expresión. O el medio a través del cual se manifiesta la necesidad expresiva. En el caso de las manifestaciones estéticas, el medio adquiere notable importancia, ya que usualmente sus particularidades inciden notablemente en la manera como el mensaje afecta al espectador; porque no es lo mismo expresar una emoción, un sentimiento o una noción acerca de algo que nos conmueve, por medio de un dibujo o un grabado que por medio verbal o gestual, ni mucho menos leer de la misma manera y con idénticas connotaciones, la temática que se expresa en una fotografía o a través de una escultura o una instalación artística.


2.1.1 Uso del concepto de expresión
Para los propósitos de la mencionada investigación, la orientación expresiva del trabajo se realizó básicamente en torno a la concepción endógena directa de expresión. Razón por la cual abordamos la interpretación de las obras recogidas, teniendo en cuenta, como herramientas básicas, los aspectos que en el ámbito de dicha orientación se consideran fundamentales. Es decir, a la luz de los conceptos emanados de esta orientación cognitiva, analizamos e interpretamos las obras que surgieron como fruto de una intencionalidad expresiva más o menos clara, por parte de l@s estudiantes de manifestar sus concepciones, valoraciones y consideraciones personales o colectivas acerca de las representaciones de género y sexualdad que manejan y de las relaciones de que mantienen entre ell@s, en el marco de sus vivencias escolares; las cuales se usaron como temática de expresión y se manifestaron a través de diferentes procedimientos y técnicas o vehículos de expresión.

Por otra parte, se tuvieron en cuenta los planteamientos de autores como Gutiérrez y Prieto, quienes analizan el fenómeno de la expresión al interior del contexto educativo. Así, circunscribimos al ámbito escolar los planteamientos enunciados anteriormente, evitando con ello centrarnos en una visón demasiado psicologista o puramente estética del fenómeno estudiado. Según estos autores: “Todo proceso educativo implica necesariamente posibilidades reales de expresión o de ‘pronunciamiento’ de la realidad por parte del sujeto, o los sujetos del proceso”(7)

Lo cual corrobora nuestra valoración acerca de la importancia de utilizar los procesos expresivos como herramientas fundamentales para posibilitar la afloración de las representaciones de género y sexualidad que manejan l@s jóvenes de los colegios estudiados. Porque, de hecho, dichos procesos, suelen presentar una enriquecedora dimensión individual, dado que, la expresividad directa de todas las cualidades preceptúales es la que posibilita que quienes asumen los procesos expresivos de carácter estético pueden exteriorizar los efectos de tensiones sicológicas genéricas, a través de la realización de obras individuales y concretas, como plantea lúcidamente Arheim (8).


3. EL RECORRIDO
En este apartado, usando un lenguaje figurativo basado en la metáfora del viaje, se presenta el proceso metodológico utilizado. Así, la brújula se refiere al enfoque mediante el cual se orientó la investigación, y las rutas indican las estrategias adoptadas para la aplicación de dicho enfoque, es decir, la exploración etnográfica, la apertura de espacios de reflexión y expresión y, finalmente, la valoración e interpretación de significados.

3.1 LA BRÚJULA
La elección y adecuación de la metodología coherente con la temática, objetivos, sujetos, contexto e intencionalidad de la investigación, estuvo enmarcada dentro de un enfoque cualitativo de investigación, entre otras razones porque la utilización de una metodología cualitativa le permite a la población objeto de la investigación construir respuestas de características abiertas, las cuales se suelen manifestar en las acciones expresivas. Pero además, porque esta orientación investigativa permite comprender a los actores sociales, en este caso, l@s jóvenes estudiantes, como partícipes de una cultura determinada, sin pretender poner a prueba ningún tipo de hipótesis general, sino construyendo interpretaciones que permitan comprender globalmente las formas en que las personas cimientan sus interrelaciones sociales.

3.2 LAS RUTAS
Considerando las características del enfoque cualitativo, asumimos el uso de diferentes estrategias de indagación, mezclando algunas de ellas dado que desde un inicio se vislumbró la intención de vincular el trabajo pedagógico al proceso investigativo. En primera instancia, acudimos al método etnográfico porque éste implica el uso de distintos procesos de indagación, lo cual nos parecía muy importante para nuestros propósitos, porque desde el comienzo vislumbrábamos la posibilidad de fusionar métodos y técnicas cualitativas en torno a la observación participante, dada nuestra condición de docentes.

Así, acopiamos información tanto verbal (oral y escrita) como visual (obras de expresión plástica) y audiovisual (registros en video), mediante procesos de observación anotados en los diarios de campo, registros en video de acciones cotidianas o entrevistas en profundidad, charlas informales anotadas luego en los diarios de campo, aplicación de encuestas y el uso, adecuado a nuestros propósitos, de herramientas no convencionales como los llamados chismógrafos (9).

Ahora bien, dada nuestra condición de docentes decidimos asumir algunas estrategias del proceso de la IA (investigación –acción), en especial la que se desarrolla a partir del modelo cíclico de la vertiente educativa (10), tales como: acción - reflexión en el sentido que el problema planteado (las representaciones de género y sexualidad de l@s escolares) está relacionado con nuestro propio quehacer; y porque bajo dicha orientación se desarrolla la acción investigativa no solo para la comprensión del problema de estudio, sino, fundamentalmente para la transformación del mismo.

En efecto, durante buena parte de la investigación, el trabajo estuvo centrado en potenciar los procesos de participación de los estudiantes mediante la apertura de espacios de reflexión y expresión desarrollados a la manera de talleres, los cuales se describen a continuación porque en éstos, fundamentalmente aparece el uso que le dimos al componente de expresión estética.

3.2.1 Los espacios de reflexión y expresión
Estas acciones de indagación se centraron en la programación y la realización de talleres de expresión verbal, plástica y / o literaria, los cuales se desarrollaron a partir de diversos procesos de sensibilización, con formatos estéticos: literatura, vídeo, música, etc. Se planificaron básicamente cuatro tipos de talleres diferentes y de cada uno se realizaron varias sesiones de trabajo. La mayor parte de éstos se desarrollaron al interior de la actividad académica cotidiana; pero algunos se realizaron en espacios diferentes a la escuela y en tiempos distintos a los dedicados a la actividad escolar, buscando, en ambos casos, espontaneidad y veracidad en la información suministrada.

La estructura genérica de estos talleres ha sido la siguiente:

A) Motivación.
Utilizando alguno de los soportes de sensibilización antes mencionados o propiciando una situación lúdica se presentaba el tema de reflexión para que los participantes evocaran y / o vivenciaran experiencias (sensoriales, emocionales, cognitivas, fantásticas, etc.) que motivaran su posterior trabajo expresivo.

B) Reflexión y expresión.
A partir de un debate en torno a la vivencia anterior, se proponía la representación de algún aspecto de la experiencia en torno a la temática planteada, mediante la exploración de diversos procedimientos de expresión cotidiana (oral o escrita) o de expresión estética (literaria o plástica). En el caso de la expresión plástica, por lo general se optó por invitar a l@s estudiantes a que terminaran en sus casas las obras iniciadas, para que las mismas tuvieran más tiempo de elaboración y, eventualmente, un mayor enriquecimiento estético.

C) Confrontación
Una vez que tod@s o al menos la mayor parte de l@s estudiantes participaban y que el nivel del debate propiciado alcanzaba una considerable profundización, se pasaba a contrastar los elementos analizados por ell@s con los aspectos que hasta este momento habíamos analizado nosotr@s acerca de la información recolectada en la fase de exploración etnográfica.

En el caso de las acciones de expresión plástica realizadas al interior de las clases habituales estas sesiones se desarrollaron en otro momento, para mostrar a los grupos un material audiovisual de complementación estética, en el cual se confrontan algunas de las obras realizadas con ciertas tendencias artísticas con las cuales se encontró algún tipo de relación destacable.

D) Cierre
Al finalizar la confrontación, se recogía la apreciación que tuvieran l@s estudiantes participantes al respecto. Y, además sus opiniones acerca de la experiencia realizada, de manera que la planeación de los próximos talleres tuviera en cuenta estas consideraciones de los jóvenes para que fueran más ajustados a sus apreciaciones.


3.2.2 Organización y análisis de la información

Toda la información acopiada, tanto la verbal como la visual, fue organizada según sus fuentes de origen, a partir de las categorías que sobre lo femenino, lo masculino y las relaciones iban emergiendo del análisis que efectuábamos a las representaciones de género manifestadas por l@s estudiantes.

Ahora bien, para abordar el análisis de la información acopiada se optó por dos estrategias básicas: la primera consistió en sintetizar la información verbal en mapas conceptuales que se mantenían en constante reforma a medida que aparecía nueva información complementaria. La segunda fue organizar la información visual surgida de los talleres mediante una selección de las imágenes más representativas de cada categoría, a la cual denominamos Galería y que constituyó el referente principal para abordar la posterior interpretación de las representaciones plásticas.

Finalmente abordamos la fase de interpretación propiamente dicha.

3.2.3 Interpretación
Ésta se orientó a la dilucidación del significado que l@s estudiantes le otorgan tanto a sus representaciones acerca de las relaciones de género y sexualidad que vivencian, como a las manifestaciones a través de las cuales expresan lo que sienten y piensan al respecto. Aspecto para el cual también asumimos algunos postulados de la orientación etnográfica, en el sentido que propone Geertz (11); es decir, realizando interpretaciones elaboradas en términos de descripción densa, o sea, a la manera de un relato explicativo de las estructuras significativas que, de su propia cultura, perciben como lecturas directas o de primer orden, los integrantes del grupo estudiado.

Para ello, desde el inicio, se confrontó la información que surgía de la aplicación de las estrategias de indagación, con el registro de observaciones, teniendo en cuenta la técnica propuesta por Glaser y Strauss (12) de comparaciones constantes. Por otra parte, una considerable cantidad de información se registró en vídeo, lo que implicó ventajas al momento del análisis, pero también generó algunos inconvenientes en cuanto al gran volumen de información disponible, lo que hizo necesaria una cuidadosa organización para poderla utilizar satisfactoriamente, según lo propuesto por Goezt y Lecompte (13) en lo relacionado con el manejo de las ‘categorías emergentes’.

La acción interpretativa propiamente dicha se abordó tomando como base: los mapas conceptuales de representaciones verbales (14), tanto orales como escritas, los testimonios seleccionados y las galerías (15) de imágenes producidas en los talleres, para tejer con ellos el discurso explicativo para cada categoría. Esta fase se desarrolló mediante la implementación de dos acciones diferenciadas, pero complementarias; la primera se centró en las representaciones verbales y la segunda en las visuales. Para dilucidar el sentido de las representaciones verbales recogidas, se utilizó el modelo de interpretación de datos cualitativos que proponen Bonilla y Rodríguez (16); utilizando el conjunto de representaciones seleccionadas para construir las explicaciones que, desde nuestro punto de vista, permiten comprender el sentido de las interacciones que mantienen l@s escolares a partir de las representaciones que manejan.

Por su parte, para abordar la comprensión de las imágenes recogidas en los talleres, acudimos a un modelo mixto de análisis semiótico, tomando principalmente, con las debidas precauciones, la propuesta analítica e interpretativa elaborada por Panofsky (17) para estudiar las artes visuales, complementándola con los aportes teóricos de Guberm (18) y, en especial, con las disquisiciones de los estudiosos de la semiótica visual que constituyen el Groupe  (19). En efecto, siguiendo la pauta desarrollada por Panofsky para los estudios artísticos, en principio describimos las características genéricas de las imágenes recolectadas (aspecto iconográfico), para luego proceder a una somera interpretación de los significados subyacentes en las mismas (aspecto iconológico).


4. ACERCA DEL USO DE LOS PROCESOS EXPRESIVOS

Consideramos que el uso preferencial del collage por parte de l@s jóvenes como procedimiento de expresión gráfica idóneo para materializar sus representaciones mentales acerca de la temática de trabajo, se debe, principalmente, a las facilidades que otorga este medio para lograr obras realistas, cuando ésta es la intención (20) y se realiza a partir de imágenes preexistentes. En efecto, como proponen diversos autores que se han ocupado de las etapas de evolución gráfica en el ser humano, como Martínez Lorenzo y Delgado Tapias (21), entre otros, alrededor de los 14 años l@s jóvenes, por lo general, han alcanzado un notable desarrollo de los mecanismos de fijación y focalización visual, lo cual permite que haya, latente, una mayor capacidad de concentración en los procesos perceptivos y una mayor tendencia hacia la representación gráfica minuciosa y detallista. En el caso estudiado, nos parece que dicha tendencia se manifiesta en la elaboración de imágenes creadas a partir de fotografías que solucionan el interés por el realismo, típico de esta etapa del desarrollo gráfico de los seres humanos, según los autores citados, al tiempo que permite gran libertad para explorar todas las variaciones formales imaginables.

Esto último es muy importante, dado que, por lo general, l@s adolescentes muestran una marcada preferencia por las imágenes detalladas y de prolija realización; pero, generalmente, se sienten cohibid@s para abordar este tipo de producciones mediante los procedimientos tradicionales del dibujo y la pintura, dado que su habilidad dibujística o pictórica no suele estar desarrollada o valorada, máxime cuando algunos vienen de la educación primaria con un pesado lastre de trabajo estético centrado en las manualidades irreflexivas (22) y en el escaso fomento al estímulo de sus posibilidades reales y autónomas de expresión.

Como se pudo reconocer en esta investigación esa aparente limitación puede ser solucionada con creces por el uso del collage fotográfico como medio preferencial de expresión. El cual, a nuestro juicio, presenta un gran potencial como herramienta investigativa de carácter cualitativo, debido a las facilidades que ofrece como medio expresivo. En efecto, dicho procedimiento permite la expresión de valoraciones, concepciones, nociones e incluso recreaciones puramente fantásticas con un alto grado de minuciosidad y de detalle, sin necesidad de poseer un gran virtuosismo dibujístico o pictórico, lo cual favorece la exteriorización de las pulsiones más profundas e inconscientes de un ser humano, cuando aborda una temática que lo conmueve, al apelar a un sistema comunicativo, el de las imágenes, que como plantea lúcidamente Guberm (23), permite la afloración de la “forma más primaria, arraigada y estable de percepción y de comunicación del ser humano con su entorno”, porque el mismo “precedió filogenética y ontogéneticamente a la verbalidad”.

Pero, por otra parte, el collage fotográfico, incluso, puede servir como fase intermedia para abordar a partir de un primer resultado gráfico, otras exploraciones plásticas de carácter, lineal, puntillista, cromático, textural, etc, una vez se ha superado la primera barrera de la realización figurativa que demanda el trabajo en torno a una temática de expresión como ésta, centrada en las representaciones sociales que sobre género y sexualidad manejaban l@s estudiantes.
Las exploraciones plásticas adicionales que, eventualmente, se podrían realizar a partir de los collages fotográficos iniciales, presentan la gran ventaja de suscitar la afloración de otros elementos expresivos de orden personal, que evidentemente no aparecen en el manejo exclusivo de dicho procedimiento, en el cual el color y las figuras están predeterminados en la imagen fotográfica de la cual se toman. Entonces, por ejemplo, en una recreación pictórica realizada sobre el dibujo de las figuras que conforman el collage, pueden aparecer aspectos simbólicos eminentemente personales como el uso del color para representar la valoración otorgada a los personajes; así, el uso predominante de un color determinado por parte de l@s participantes del estudio, por considerar que dicho color es el que mejor caracteriza a un ser, a un evento o una situación, estaría revelando aspectos simbólicos individuales o colectivos en relación con una categoría de análisis. Lo mismo podría ocurrir con las líneas, los puntos, las texturas e, incluso, con la calidad de las superficies de soporte.

Juzgamos que la consideración y relevancia de dichos factores podría suscitar la aparición de líneas de investigación centrada en la producción semiótica a partir de las representaciones sociales que en torno a un tópico específico, inquietan o convocan a una colectividad; tópico que así se podría asumir como temática de expresión estética; para ser abordada desde un ámbito cognitivo que no apele exclusivamente a los enunciados verbales, con lo cual se complejizan, pero también se enriquecen notablemente los procesos metodológicos de investigación educativa.

Ciertamente, la estrategia de combinar diversos procedimientos expresivos (orales, escritos, escénicos y plásticos), como herramientas de apoyo a la acción investigativa, permitió un notable enriquecimiento de los niveles de información acopiada, al tiempo que emergió como un recurso idóneo para sondear la temática de investigación. En efecto, dado que las representaciones sociales, como plantea Moscovici (24), están conformadas por una trama de aspectos sociales de distinto orden como: procesos cognitivos, sistemas de valores, inserciones sociales, factores afectivos, etc; aquellos procesos que permiten la exteriorización de dichos aspectos parecían apropiados para facilitar su manifestación, como realmente sucedió.

Así, el uso complementario de la expresión verbal (oral y escrita) de carácter comunicacional corriente (charlas, encuestas, entrevistas, comentarios, etc.) o con pretensiones estéticas (poemas, coplas, cuentos, narraciones figuradas, etc), la expresión plástica (dibujo, pintura y collage, principalmente), y la expresión escénica (juego de roles, mímicas), facilitó el surgimiento de las representaciones mentales de l@s estudiantes acerca de lo femenino y lo masculino; al tiempo que hacía más grata su participación en el proceso investigativo.


5. EVALUACIÓN PARCIAL
Hasta ahora, la aplicación de esta estrategia ha generado que, en el ámbito personal, continúe profundizando en el desarrollo de una línea de investigación centrada en la producción semiótica de l@s estudiantes, lo cual ha generado que mi trabajo docente se enriquezca por la reflexión constante en torno a las acciones que se planean y ejecutan; y que, eventualmente pueden llevar al desarrollo de propuestas educativas que se desarrollen fuera del contexto escolar. Considero que un aspecto que se puede replicar en otros ámbitos o por otros docentes es precisamente el uso de la expresión estética y en particular de la plástica, como una herramienta de indagación de las valoraciones que están manejando l@s estudiantes en relación con temas de su vida cotidiana, para luego generar estrategias que se orienten a apoyar las valoraciones positivas y, en lo posible, a revalorar aquellas que se encuentren como problemáticas. En este sentido, creo que es posible que otros docentes del área artística, o de otras áreas, usen estrategias similares para analizar problemáticas específicas de sus contextos y diseñen a partir de los resultado encontrados, líneas de acción que, al menos permitan abordar la reflexión en torno a éstas, cuando no, esbozos de solución.

En cuanto al avance del aprendizaje de l@s estudiantes se ha logrado que est@s asuman que es posible generar reflexiones concernientes a la vida práctica a partir del desarrollo de acciones académicas, que en este caso se centran en la exploración de las posibilidades de la expresión plástica. Así, a partir de acciones de expresión plástica y comunicativa (dibujos, pinturas, collages, relieves e ilustraciones con textos libres) desarrolladas básicamente en las clases de arte, así como entrevistas, charlas informales, aplicación de encuestas abiertas y estructuradas y de herramientas alternativas como los chismógrafos se ha venido recabando información pertinente acerca de las representaciones sociales sobre género y sexualidad que están manejando l@s jóvenes estudiantes.

Y ell@s a su vez han venido elaborando variantes gráficas de alfabetos, afiches en los que aplican dichos alfabetos, plegables, folletos y juegos didácticos desarrollados a partir de sus inquietudes frente al tema, como una forma de crear conciencia en torno a ciertos aspectos considerados problemáticos como la sexualidad precoz o la vivencia irresponsable de la misma, los peligros de la vivencia sexual desinformada y la prevención de enfermedades de transmisión sexual o de la agresión sexual, entre otras.

Estos resultados muestran que los objetivos propuestos de generar conciencia entre los jóvenes acerca de reconocer y analizar las representaciones de género y sexualidad que están manejando y de proporcionar herramientas investigativas para que se asuman, en el ámbito de la comunicación editorial, la creación de propuestas expresivas y comunicativas propias en torno a dichas temáticas, se han materializado en acciones concretas que ya conforman un banco notable de propuestas estéticas y comunicativas estudiantiles que eventualmente, tras un proceso de valoración en el cual participen distintos grupos estudiantiles, podrían servir de medios de socialización a otros ámbitos.

Al respecto cabe mencionar que este año, con un grupo de grado 11º del Colegio Porfirio Barba Jacob se está reevaluando una propuesta de página Web sobre este Proyecto, llamada “Nuestra Sexualidad”, la cual se elaboró el año pasado en el marco del Curso Internet en el Aula, auspiciado por la secretaría de Educación de Bogotá. El grupo aprendió los elementos básicos de diseño elemental de páginas Web (usando las herramientas que ofrecen los procesadores de palabra) para proceder a modificarla a su gusto incluyendo muchos más de los trabajos estudiantiles, que no cupieron en la versión entregada (que presentaba un ostensible límite de espacio). Un diseño completo de la a página Web real, se puede ver actualmente en la red interna del colegio, desde la carpeta del área, que se halla en el servidor y esperamos publicarla próximamente.

Para medir el impacto del proyecto entre los estudiantes, periódicamente se realizan talleres de análisis de lectura relacionadas con el tema, los cuales generan escritos y reflexiones acerca de sus valoraciones frente al mismo. Adicionalmente, se realizan entrevistas registradas en video, en las cuales se intenta sondear el grado de impacto del desarrollo de la propuesta. Estas mediciones permiten reconocer que ha habido un cambio notorio entre los estudiantes frente a la posibilidad de abordar abiertamente la temática sin demasiados tabúes (obviamente éstos no se pueden desterrar de la noche a la mañana) De considerar que ese era un tema algo vedado que incluso era evadido por algunos docentes, como consta en una de las entrevistas grabadas en video, se ha pasado a considerar que esa es una temática de la cual se debería hablar normalmente, como de cualquier otro tema.


A MANERA DE CONCLUSIONES
Asumir algunos aspectos de mi disciplina profesional como parte de las estrategias investigativas, distensiona el proceso, al tiempo que permite reflexionar, paralelamente desde el propio quehacer pedagógico. Ciertamente, la estrategia de combinar diversos procedimientos expresivos (orales, escritos, y plásticos), como herramientas de apoyo a la acción investigativa, genera un notable enriquecimiento de los niveles de información acopiada, al tiempo que emerge como un recurso idóneo para sondear la temática de investigación y para lograr que los estudiantes participen en ella de manera más grata. En efecto, dado que las representaciones sociales, están conformadas por una trama de aspectos sociales de distinto orden como: procesos cognitivos, sistemas de valores, inserciones sociales, factores afectivos, etc.; aquellos procesos que permiten la exteriorización de dichos aspectos parecían apropiados para facilitar su manifestación, como realmente se está percibiendo.

Las exploraciones plásticas que se han explorado hasta el momento, presentan la gran ventaja de suscitar la afloración de elementos expresivos de orden personal que generan aspectos simbólicos eminentemente particulares como el uso del color para representar la valoración otorgada a los personajes; así, el uso predominante de un color determinado por parte de l@s estudiantes, por considerar que dicho color es el que mejor caracteriza a un tipo de hombre, de mujer o de relación entre ell@s, revelan aspectos simbólicos individuales o colectivos en relación con una categoría de estudio. Lo cual ocurre también con las líneas, los puntos, las texturas e, incluso, con la calidad de las superficies de soporte.

Por ello considero que la relevancia de dichos factores podría suscitar la aparición de una línea de investigación centrada en la producción semiótica a partir de las representaciones de género y sexualidad tomadas como temática de expresión; con lo cual se podría profundizar en una reflexión pertinente en el sentido estético propiamente dicho y en el educativo.


Notas.
1. Magister en Educación, con Énfasis en Educación Comunitaria (Universidad Pedagógica Nacional), Maestro en Bellas Artes con Especialización en Pintura (Universidad Nacional de Colombia); autor y editor de textos escolares en el área de artes, docente de artes en el Colegio Distrital Porfirio Barba Jacob de Bogotá.
2. Ver artículo ¿Son ellas frágiles y ellos fuertes? “Representaciones de lo femenino y lo masculino en jóvenes escolares de dos colegios Distritales del sur de Bogotá”. En: Magazín Aula Urbana, Instituto Para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP, Bogotá No 34, Abril - Mayo 2002. O en www.idep.edu.co . La investigación se realizó en compañía de la docente de literatura Marlén Cuesta Cifuentes en los colegios distritales León De Greiff (Ciudad Bolívar) y Porfirio Barba Jacob (Bosa) de la ciudad de Bogotá.
3. Segunda parte del libro ¿De Jóvenes Una mirada a las organizaciones juveniles y a las representaciones de género en la escuela, Fundación Antonio Restrepo Barco, Bogotá 2003
4. Acogiendo una convención que comienza a tomar fuerza entre quienes escriben teniendo en cuenta la perspectiva de género, en este artículo se utilizará el signo @ para señalar que una palabra alude tanto a lo masculino como a lo femenino evitando así el uso del lenguaje sexista.
5. ARHEINM, Rudolf. (1980) Hacia una psicología del arte, Madrid, Alianza Editorial. Pág. 56 -66
6. Los resaltados son nuestros
7. GUTIÉRREZ, Pérez, F. y PRIETO, C. D. (1993). La mediación pedagógica, apuntes para una educación a distancia alternativa. Mendoza, Argentina: Radio Nederland Trainin Centre. Pág. 46
8. ARHEINM, Rudolf. Op. Cit. Pág. 71
9. Cuadernos de preguntas que preparan, generalmente, las estudiantes para conocer los gustos de sus compañer@s en torno a diferentes temáticas que les interesa (usualmente con un fuerte contenido erótico) y que hacen circular de manera clandestina en los diferentes cursos.
10. BOSCO P, Joao.,(1994) ”La investigación acción como práctica social”. En: La investigación acción participativa. Aportes y desafíos. Bogotá : Dimensión Educativa participativa. Aportes y desafíos. Bogotá : Dimensión Educativa.
11. GEERTZ, Clifford. (1973). La interpretación de las culturas. Gedisa Editorial.
12. GLASER y STRAUSS (1967) citada por GOETZ, J. y LECOMPTE M. (1981) En Ethnographic research and the problem of data reduction. Antropology and education quarterly. Cap. VI.
13. GOETZ, J. y LECOMPTE M. (1981) Ethnographic research and the problem of data reduction. Antropology and education quarterly. Cap. VI
14. Uno o dos ejemplos de los Mapas Conceptuales que se elaboraron para cada categoría, se publicarán en próxima entrega.
15. Uno o dos ejemplos de las Galerías que se elaboraron a partir de las obras plásticas desarrolladas por l@s estudiantes, también se publicarán en próxima entrega.
16. BONILLA, E. y RODRÍGUEZ, P. Op. cit. Pag.149:
17. PANOFSKY, Erwin (1983) El significado en las artes visuales. Madrid, Alianza Editorial.
18. GUBERN, Román (1987). La mirada opulenta, Barcelona, Gustavo Gili.
19. GROUPE .(1993) Tratado del signo visual para una retórica de la imagen. Madrid, Cátedra.
20. Y lo es claramente en el caso de una indagación que se propone reconocer las representaciones sociales, de carácter visual, que manejan las personas en torno a una temática específica.
21. MARTÍNEZ, L. Elvira y DELGADO, T. Juan (1988) Expresión plástica, En Enciclopedia Práctica de la pedagogía, Técnicas Pedagógicas III, Vol. 5, Editorial Planeta S.A., Barcelona.
22. Por manualidades irreflexivas entendemos aquí todo ese tipo de trabajo en el cual sólo aparecen elementos decorativos descontextualizados, como pintar cerámicas fabricadas por otras personas, rellenar, colorear o picar esquemas fotocopiados para todos los integrantes de la clase, etc. Acciones que desafortunadamente suelen ser muy comunes en la educación primaria.
23. GUBERN, Román (1987). OP Cit. Pág.49
24. MOSCOVICI, Serge. (1985) Psicología Social; Barcelona Editorial Piados.


11 Comentarios

  1. Gary Gari Muriel. Diciembre 17, 2004 21:25

    Desafortunadamente, al seguir los pasos para publicar el artículo, hubo varios problemas: no quedó completo el nombre del artículo que es: POTENCIALIDADES DE LA EXPRESIÓN ESTÉTICA Y LA
    REFLEXIÓN SEMÍÓTICA EN LA INVESTIGACIÓN EDUCATIVA y además se perdieron todos las aclaraciones a pies de página.

    Bueno quizás pago la novatada. Espero sepan disculparme.
    cordialmente:
    Gary Gari Muriel
    Magister en Educación, con Énfasis en Educación Comunitaria (Universidad Pedagógica Nacional), Maestro en Bellas Artes con Especialización en Pintura (Universidad Nacional de Colombia); autor y editor de textos escolares en el área de artes, docente de artes en el Colegio Distrital Porfirio Barba Jacob de Bogotá.

  2. Anabela David. Diciembre 20, 2004 18:59


    Excelente aporte. Es una propuesta de investigación asociada a la práctica docente que destaca y potencia efectivamente las posibilidades de la expresión para la tan importante tarea de evaluar, sobre todo en la fase evaluativo diagnóstica de grupos.
    La intención de la investigación de vincular el trabajo pedagógico al proceso investigativo, revaloriza también el rol del docente investigador que tanta falta hace para conciliar la teoría con la práctica. Allí donde nos convirtamos efectivamente en profesionales reflexivos y críticos podremos sentar las bases para propiciar ese objetivo con nuestros alumnos.
    Sería interesante poder ver algunas de las producciones (representaciones) realizadas durante la fase de acopio de la investigación. Aquellas que reunieron en la llamada Galería.
    En cuanto tengan el sitio, infórmanos así podremos navegarlo.
    Completísima me parece la planificación de los talleres donde se tuvo en cuenta el cierre que tiene que ver con la evaluación realizada por los propios estudiantes para seguir enriqueciendo el trabajo posterior.
    Es una propuesta interesante para el tratamiento de problemáticas en la adolescencia.
    Finalmente, comparto que lo innovador y enriquecedor de la propuesta sea, sin lugar a dudas, además de ampliar el panorama de las pedagogías críticas el de las reflexiones acerca del potencial antropológico de la educación artística.
    Las aclaraciones y los pies de páginas puedes publicarlos aparte, sobre todo si son citas bibliográficas, sería interesante que las viéramos.
    Saludos afectuosos.

  3. Anabela David. Diciembre 20, 2004 19:05

    Aprovecho este comentario para invitarla a Mónica Reynoso a leer la investigación enviada por Gary ya que ella me solicitaba actividades o experiencias para realizar con alumnos adolescentes.
    Saludos a todos y sigamos en contacto.

  4. Gary Gari Muriel. Diciembre 26, 2004 19:51

    Bueno, ahora si quedó como debía ser, es decir, con las respectivas notas aclaratorias, ahora al final del artículo. Espero los comentarios.
    Cordialmente, Gary

  5. Anabela David. Diciembre 27, 2004 18:59

    Muchas gracias Gary.
    Da la oportunidad de ampliar las lecturas.

  6. Cristián Ahumada. Marzo 20, 2006 01:23

    Muy interesante, lo voy a guardar para leerlo completo y con más calma. Lo he encontrado buscando información sobre Expresión Plastica y Salud Mental.
    Si el lenguaje fuera un poco menos técnico, sería más facil recorrer el texto, pero quizás perdería profundidad... no sé :)
    De todas formas Felicitaciones.
    saludos.

  7. Cristián Ahumada. Marzo 20, 2006 02:07

    Ahhh !! no había leido la aclaración del título ! Lo de REFLEXIÓN SEMIÓTICA lo explica todo. :)
    ¿ Porqué será que el lenguaje semiótico lo pone a uno semineurótico? ;)
    + saludos.

  8. javier landaeta. Marzo 22, 2007 10:28

    la expresion plastica y tematica

  9. DIANA. Mayo 27, 2008 21:54

    EL ARTCULO ESTA MUY BUENO MUY COMPLETO Y ESPECIFICO

  10. yhayho harvey. Noviembre 11, 2008 12:51

    tengo un trabajo que hacer de expresion escenica quiero que me den una idea por medio de un juegoes un motivacion para un grupo de personas de 18 años en adelante. espero tu respuesta.....

  11. luis fuentes . Noviembre 24, 2008 14:15

    ¿por favor quien me dice que son las expresiones psicologicas de la linea plissss