El portal educativo del Estado argentino

 
 

Modelos 1:1 en Uruguay. Reflexiones a partir de una experiencia concreta

Remediación y dolor percibido total en la adopción de nuevas tecnologías

Estudiantes uruguayos con OLPCPara alguien como el que suscribe, que confía en que la Web 2.0 y los modelos 1:1 son una gran oportunidad de transformación educativa, ver experiencias en vivo con modelos 1 a 1 es un desafío mayúsculo. Porque una cosa es pontificar y otra es operacionalizar. Porque una cosa es imaginar las posibilidades de estos modelos para transformar la circulación del saber en el aula y en la escuela, y algo muy distinto es ver qué hacen efectivamente los chicos –y los no tanto–- cuando de aprovechar pedagógicamente esas libertades se trata.

Así las cosas, la aceptación –aunque lenta– de los modelos 1 a 1 por parte de las autoridades educativas de distinto nivel decisorio nos reconforta enormemente. Hemos hecho una intensa campaña en los cuatro últimos años por promover una alfabetización digital a como fuere: usando todos los soportes y todas las aplicaciones; probando por aquí y por allá; trabajando con los menos y los más alfabetizados. Y sobre todo, tomándonos en serio dos ideas pocas veces ventiladas cuando bandos y maniqueísmos se enfrentan.

La primera de las tesis es la de remediación de Jay D. Bolter & Robert Gruisin (ver "El nuevo Gutenberg", entrevista a Bolter en educ.ar) según la cual los medios –en este caso las tecnologías educativas– no se matan entre sí sino que se resignifican y se reinventan mutuamente.

La segunda es una brillante y poco explorada tesis de Pip Coburn (autor de The Change Function. Why some technologie stake off and other crash and burn, 2006), según la cual los usuarios –que son los que siempre adoptan, reinventan y deciden el futuro de las tecnologías– adoptarán las nuevas ofertas siempre y cuando la crisis percibida tenga más peso que el dolor percibido total de la adopción.

Evolución puntuada y fetichismo tecnológico

Venimos trabajando en estos temas desde fines de los años 80. Todavía tenemos fresco el número que editamos de la revista David & Goliath, de Clacso, en 1991, dedicada al hipertexto, donde nosotros mismos escribimos una nota titulada Los hipermedios y el placer del texto electrónico, pero más allá de nuestra clarividencia y perseverancia –o falta de ellas, en dosis que el lector podrá sopesar mejor que nosotros– más de una vez nos encontramos con sorpresas y con cortocicuitos, con innovaciones y con gente genial.

En este terreno tal vez más que en ningún otro la historia no ha sido lineal, los modelos de acumulación no ayudan mucho y la evolución (esquivándole como a la rabia a la palabra progreso) se produce –como en biología– en forma puntuada. Pocos cambios muy brutales en poco tiempo (10.000 años para la aparición de una nueva especie) con momentos de inmovilidad de larguísimo plazo (millones de años). Estamos convencidos de que la evolución puntuada también opera en el cambio de las tecnologías en general y de las educativas en particular.

Por eso, aunque no es cuestión de mero fetichismo tecnológico ir persiguiendo como desesperados nuevas iniciativas de innovación tecnocultural en las aulas, ¿quién no habría hecho tantos o más kilómetros que los que hicimos nosotros el pasado miércoles cuando visitamos Villa Cardal, si alguien les hubiera dicho que hay un aula, una escuela, en la cual todos los grados están usando laptops?

Modelos 1 a 1 en nuestras pampas

No se trataba de un hecho inédito. Desde principios de los 90 en Australia, pasando por las experiencias pioneras hechas por Microsoft en los EE.UU. a mediados de los 90 –que involucraron a más de 4000 alumnos– hasta culminar en la impresionante apuesta del Estado de Maine, que desde el año 2002 ya dotó a 80.000 de sus alumnos de nivel primario de estos dispositivos, ya son varios los antecedentes de experiencias uno a uno.

Y también sabemos de iniciativas de este tipo muy puntuales que se han hecho en los últimos años en América Latina. Desde el caso emblemático de la escuela El Silencio, de Costa Rica, a los de las escuelas patrocinadas por Bradesco en Brasil, el aula con tablet PC en Mendoza, el aula con PDA's en Salta, entre otras.

De todas maneras, en nuestra peregrinación al distrito La Florida, en Uruguay, primaron otras motivaciones, afloraron otras expectativas e intuíamos que se estaba cocinando la historia y que nosotros podríamos ser parte de este presente intenso.

Escuela Villa CardalEfectivamente Villa Cardal es un experimento en muchos sentidos. Pero es también un laboratorio viviente, y más que nada es una apuesta al futuro disparada desde las instituciones educativas y tecnológicas del Uruguay, ante la nos sacamos el sombrero, no una, sino al menos seis veces, para no ser menos que el afamado Edward de Bono y los seis sombreros de colores que él usa para pensar.

Las múltiples caras de la experiencia cardalense

Eppur... Villa Cardal hasta ahora se ha visto más afectada mediática y políticamente que pedagógicamente. La escuela Italia tiene 4 salones, y por razones burocráticas (los docentes tienen cargos simples de 4 horas) funciona partida en los horarios de 8 a 12 y de 14 a 18. Por eso sólo nos encontramos con unos 60 chicos en la visita, repartidos en las aulas de primero, cuarto y sexto grado.

El aspecto más chocante fue la gran cantidad de máquinas rotas, al punto de que en 4º grado ese día funcionaban sólo 7 de las 20. La razón es comprensible: los uruguayos están experimentando –-contra la voluntad de Negroponte– con prototipos B2 armados a mano, con notorios errores de diseño –el teclado se desconyunta permanentemente– y prácticamente con pocas partes para reparaciones.

Si bien en los otras aulas había proporcionalmente más máquinas funcionando, siempre varios chicos estaban sin ellas. Curiosamente esto no generaba la decepción o la angustia que predicen los agoreros cuando tratan de imaginarse (siempre con pocas luces) la viabilidad del proyecto.

Como lo demostraría el análisis hecho por el ingeniero Juan Grompone, hay una enorme correlación entre el rendimiento y la productividad de esos grupos de chicos y dos variables: la edad y la "garra" de los docentes para motivarlos a ingresar con ganas en el universo digital.

Regando con máquinas el aula

Puesto que el proyecto sin quererlo avanzó en la dirección exigida por Negroponte –él cree que no hay que capacitar previamente a los docentes, y tampoco hay que hacer una preselección de los más dotados, predispuestos o filotecnológicos–, lo que tenemos en Cardal es un destilado puro de lo que pasa cuando se “riega" con máquinas el aula y de cómo estas son reapropiadas por los chicos.

Es imposible factorizar la experiencia sin tener en cuenta que la mayoría de las docentes no viven en Villa Cardal sino en localidades donde –a diferencia de la escuela Italia– NO hay internet (o es excesivamente cara), y donde la única opción de entrenamiento o autocapacitación es un cíber, lo cual conspira grandemente contra la posibilidad de preparar las clases, revisar el trabajo de los chicos, etcétera.

Tampoco está establecido aún el sistema de servidores de archivo, la mesh sigue funcionando erráticamente –dado el ancho de banda en la región sólo 30 máquinas pueden conectarse concurrentemente– y la lista de constricciones y dificultades suma y suma. Lo que en este caso es bueno porque significa que si ahora hay algún producto o práctica valiosa rescatable, a medida que se vayan levantando las constricciones, lo valioso se potenciará.

Docentes uruguayasWeblogs de clase

No pudimos acceder a las planificaciones de clase, y tampoco pudimos contrastar lo logrado en términos pedagógicos con lo planificado para este año, o en términos comparativos para el anterior (el espíritu del proyecto rechaza la idea de aulas de control, como se está haciendo en Chile, por ejemplo).

El registro externo más interesante de lo hecho desde mayo hasta ahora está en los weblogs (cada curso tiene el suyo), y desde allí puede inferirse tangencialmente las tareas que se están haciendo en el aula, los aprendizajes que están haciendo los alumnos, la dinámica que se está estableciendo entre docentes y alumnos en las aulas 1 a 1. A nosotros nos gustó particularmente el weblog de cuarto. Los invitamos a verlos. En la próxima nota examinaremos otros aspectos del proyecto y cómo nos sirve para pensar nuestro caso de Argentina.

Referencias

Crónica oficial de la visita en educ.ar
Las presentaciones que se hicieron durante el seminario
Weblog de la experiencia a cargo de Pablo Flores
El weblog de la docente de cuarto grado, Hania Villanueva


6 Comentarios

  1. haniavillanueva. Octubre 28, 2007 20:48

    Alejandro he leído tu nota y me alagó mucho lo que escribiste en esta, me sorprendió ver mi foto ahí.
    Gracias por referirte al blog de mi clase.
    Nos estamos viendo.

  2. Estefany. Octubre 29, 2007 09:56

    Hola soy Estefany alumna de 6° año de la escuela de Cardal. Termino de ver la pagina del blogs. Nos gusto mucho las foto. Besos esperamos q contesten....

  3. Alfredo. Octubre 29, 2007 23:01

    Alejandro:
    Es interesante el "enganche" que tenés con la historia. Pero no es bueno mandar a los niños al laboratorio de una. No pódés pedirle a los docentes argentinos con una preparación mínima que diseñen sus propias estrategias de aprendizaje. Hablan de Uruguay, de Chile, hablan de pobreza, de miseria; pero ustedes de eso poco conocen. Una que nuestro país tiene distancias infinitas, te aclaro que no estoy en contra del proyecto uno a uno, pero los veo tan obnuvilados en sus discursos, que parece mas un folletín, por favor para opinar de la docencia de E.G.B. 1 y dos o primaria, como se la vuelve a llamar, llamen a los docentes, pregunten, visiten escuelas, ensucien sus dedos con tizas en las aulas de primaria. Claro que la computadora debe entrar al aula, pero aun no lo ha hecho. Veo lo que presentan de la escuela del proyecto ceibal, y esos Blog, lo único que muestra es que tienen una computadora cada uno, porque de las prácticas docentes, no se vislumbra un enfoque distinto. Pero como pensás que lo van a tener, si hoy día los profesorados de formación docente, no tienen ni aunque sea un taller de alfabetización digital. Yo entiendo Alejandro tu pasión personal por el tema, pero no te olvidés que los docentes no fabricamos zapatos, que los docentes "trabajamos" con seres humanos, por eso tratemos de ser respetuosos, porque así se destruyen generaciones, que no vuelven a recuperarse, como ha ocurrido por ejemplo con el vaciamiento de contenidos del Nivel Polimodal; pero eso no está en debate. Te has puesto a pensar que sin una reforma curricular, se torna bastante difícil hacer un uso amplio de las latop. Por eso vayamos con paciencia, y demos el primer paso, abramoslé la puerta del aula a la tecnología, démonos tiempo para reconocernos, para ir incorporando esta herramienta que ya está en la vida de las personas, pero sin presión, analizando concientemente lo que vemos, lo que tenemos y si lo queremos. Y para ir terminando, te digo que si un docente no poner compromiso en el avance del otro, pasión por lo que hace, y por sobre todos amor por sus alumnos, empatía por la humanidad, pasión por el conocimiento... la tecnología, no dará mucho más resultado, porque lo importante sigue siendo el hombre.
    Un saludo grande y gracias

  4. Maricel Alderete. Octubre 29, 2007 23:23

    Hola soy Maricel Alderete del Sur de la Provincia de Santa Fe, me desempeño como coordinadora regional de Escuelas Rurales, conozco muy bien la realidad porque estuve y estoy dentro de las aulas, estoy totalmente de acuerdo con el MODELO 1: 1, como docentes debemos preparar a nuestros alumnos para incorporar las TICs en el aula para mejorar el aprendizaje de nuestros alumnos.
    ¿Cómo hacerlo? Hay miles de posibilidades a través de webquest, trabajos en red, exploración de los distintos programas…
    Existen cursos gratuitos para los docentes como: Intel educar, todos los cursos on line de educ.ar, TELAR (Todos en la red) y los que ofrece cada provincia.
    Debemos mejorar lo que enseñamos… y como aprenden nuestros alumnos. Es un compromiso con nuestro futuro y con el futuro de la infancia y adolescencia.

  5. Alfredo. Octubre 30, 2007 21:44

    Maricel
    Por tu "debemos" la educación termina estando como está. Hace doce años que "compramos" la ley federal de educación y hoy la escuela polimodal esta vaciada de contenidos y el ingreso a la universidad se torna un salto al vacío. Te invito a qué antes de tomar decisiones por la vida de los niños argentinos, analices, investigues, veas. Y te digo la verdad, la buena enseñanza no depende de la tecnología que uses, la buena enseñanza depende de tu pasión por enseñar, de tu amor al prójimo y de llegar al corazón de los alumnos. No estoy en contra de ninguna innovación, estoy en contra de la falta de análisis. Saludos

  6. Josefina Clausse. Noviembre 12, 2007 21:54

    Soy profesora de Matemática de nivel polimodal y superior en Pcia. de Bs As,en algunos aspectos coincido con Alfredo en que es necesario analizar la situación actual de nuestros docentes y de nuestros institutos de formación docente, donde es muy poco o casi nulo el uso de la web, o de las nuevas tecno logías, pero por otro lado veo que nuestros alumnos tienen una forma distinta de aprender y de ver la realidad de la que nosotros tenemos, y que el uso de las laptop en el aula es una realidad que está surgiendo en otros países desarrollados y con la globalización y el avance de la tecnología, aunque vayamos atrás de estos cambios, nos van a llegar, pero por eso mismo lo mejor sería que tuviéramos políticas que incentiven a los docentes a usar y a formarse en el uso de la web. De todas maneras siempre estaremos los que buscamos formarnos aprovechando los cursos gratis que nos ofrecen en la misma web, pero desgraciadamente somos los menos, creo que un análisis de nuestra realidad, como primer paso y decisiones que lleven a mejorar la realidad como paso siguiente sería lo que mejores resultados tendrían para la educación de nuestros jóvenes. Saludos.