El portal educativo del Estado argentino

 
 

Murió Gustavo Roldán (1935-2012)

roldan.jpgEl querido escritor y editor Gustavo Roldán murió ayer, a los 76 años. Había nacido el 16 de agosto de 1935, en Sáenz Peña, provincia de Chaco. En esta nota recordamos su gran aporte en la edición y producción de valiosos libros de literatura infantil y juvenil en la Argentina.



"Fue como si el viento hubiera comenzado a traer las penas. Y de repente todos los animales se enteraron de la noticia. Abrieron muy grandes los ojos y la boca, y se quedaron con la boca abierta, sin saber qué decir.

Es que no había nada que decir."

como%20si%20el%20ruido.jpgAsí comienza Como si el ruido pudiera molestar, el bellísimo cuento de Gustavo Roldán, en el que los animales del monte se preguntan por la muerte, mientras repasan sus hazañas y se despiden del tatú, ahora gravemente enfermo. El relato está plagado de marcas que dan cuenta de que su autor se dirige a un potencial lector infantil, que tal como sucede con los personajes de este cuento, es un niño lleno de preguntas sobre todos los misterios de la vida, incluso su finitud. En esta notable historia –como en gran parte de su obra literaria y su valiosa labor como editor– Gustavo Roldán se atrevió a romper con muchas convenciones de la literatura infantil y juvenil, abordar tanto asuntos, lenguajes, tradiciones como retóricas consideradas como difíciles y poco adecuadas de tratar o acercar a los niños.

Gustavo Roldán pasó su infancia en el Chaco, y creció muy cerca de la naturaleza, de los cuentos que traían el río y el viento, y que contaban los lugareños. Cuenta el propio Roldán en un texto autobiográfico publicado por la revista Imaginaria (N° 23, 19 de abril de 2000).

"Me crié en el monte chaqueño, en Fortín Lavalle, cerca del Bermejo, cuando la tierra era plana, la luna se posaba en las copas de los árboles y los cuentos solo existían alrededor del fogón del asado o en las ruedas del mate.

Después se inventaron los libros. O tal vez antes, pero yo no lo sabía. Solamente sabía muchos cuentos, de esos que después me enteré que se llamaban populares, que iban pasando de boca en boca y de oreja en oreja. Cuentos del zorro, del tigre, del quirquincho, de Pedro Urdemales, de pícaros y mentirosos, del lobizón y de la luz mala. Claro que esos cuentos nunca eran del todo cuentos, habían sucedido por ahí nomás, en medio del monte, y eran cosas que nadie ponía en duda. Yo tampoco."

Su padre le obsequió una pequeña biblioteca de madera que él todavía conservaba en un lugar privilegiado de su casa. Allí él comenzó a atesorar los libros que leía de niño, lecturas que lo marcaron y que se fueron ampliando a lo largo de su vida.

En su juventud se trasladó a la ciudad de Córdoba, donde se recibió de licenciado en Letras Modernas de la Facultad de la Universidad Nacional de Córdoba. Ejerció la docencia en institutos terciarios y en la universidad como profesor de Literatura Castellana, Hispanoamericana y Argentina. Trabajó como periodista. Colaboró con cuentos en las revistas Humi y Billiken.

Hasta 1976 vivió en Córdoba. Ese particular año para la historia y la memoria de nuestro país, Roldán abandonó la docencia y se trasladó junto con su familia a Buenos Aires. Los primeros años trabajó como carpintero.

En 1984, alentado por sus hijos para que reuniera en un libro los cuentos que él les había contado en su infancia y que estaban inspirados en los relatos que Roldán había escuchado en su propia niñez, publicó El monte era una fiesta, su primer libro de cuentos para chicos en Ediciones Colihue. Y cuando se acabaron los cuentos que recordaba, Roldán empezó a inventar otros. Publicó cerca de sesenta títulos. El conjunto de su obra conforma una cosmogonía singularísima. Se instaló dentro de un recorte muy definido, con un crisol de personajes recurrentes, y un registro lingüístico muy cercano a la oralidad típica del nordeste argentino, a partir de donde creó infinidad de relatos.

En los ochenta, recuperada la democracia, Gustavo Roldán pasó a integrar un pujante grupo de escritores conformado por Laura Devetach, Graciela Cabal, Graciela Montes, Silvia Schujer, Ricardo Mariño, Ema Wolf, Oche Califa, Horacio Clemente, etc., que en un escenario de gran optimismo cultural y político le dieron un significativo giro estético y una presencia social creciente a la literatura infantil y juvenil.




Entrevista a Gustavo Roldán, realizada por la Audioteca de Buenos Aires. En el sillón de su casa el autor habla de sus obras y su relación con la literatura. Se puede ver Parte 2.


A lo largo de su trayectoria como escritor recibió importantes distinciones. Fue Premio Periquillo por su libro El monte era una fiesta (México, 1979); jurado del Premio Casa de Las Américas (Cuba, 1989), en la categoría Literatura infantil y juvenil; Diploma al mérito por su obra total, Fundación Konex (1994 y 2004); Tercer Premio Nacional de Literatura por Como si el ruido pudiera molestar (1992); Segundo Premio Nacional de Literatura, rubro Literatura Infantil por Todos los juegos, el juego (1995) y Premio Fondo Nacional de las Artes, Programa Creación Concurso Becas Nacionales (1995); Pregonero de Honor de la Fundación El Libro (Feria del Libro Infantil y Juvenil de 2002); Premio Fondo Nacional de Las Artes por su libro Cuentos que cuentan los indios, y varias veces sus obras integraron la lista de los Destacados de ALIJA.

Fue sapo, piojo, bicho colorado, hormiga, pájaro, y hasta dragón, aprendiz de mago, enmascarado y carpintero. Entre sus obras publicadas figuran: El monte era una fiesta; Historia de Pajarito Remendado; Cada cual se divierte como puede; Pedro Urdemales y el árbol de plata; El carnaval de los sapos; Cuentos del zorro; Cuentos de Pedro Urdemales; La leyenda del Bicho Colorado; Prohibido el elefante; Sapo en Buenos Aires; La canción de las pulgas; Todos los juegos el juego; La venganza de la hormiga; Cuentos con pájaros; Dragón; Manual de humor. Chistes callejeros; Historias del piojo; El carnaval de los sapos.

Fue un notable recopilador y editor de la picaresca y la cuentística nacional de raíz popular y folklórica. Así como también tradujo y adaptó obras clásicas de la literatura universal. Entre ellas podemos destacar su versión libre de El diablo en la botella (Libros del Quirquincho, 1987); su adaptación de los cuentos de Saki en su libro Cuentos crueles (Colihue, 1994); la recreación de los cuentos de Las mil y una noches (en la serie Los fileteados, Colihue, 1997 y 1998); en colaboración con Laura Devetach la versión libre Las aventuras de Pinocho (Colihue, 1996), novela de Carlo Collodi; y su libro Cuentos de mundos lejanos (Alfaguara, 2002), recopilación y adaptación de textos originarios de la India, del Japón, de Siria, de Rusia, del África, etc.

En la primavera democrática surgió un gran número de colecciones de libros para niños y jóvenes que revalorizaban a los chicos como sujetos lectores de obras literarias, y que postulaban un lector diferente del los libros de texto escolares. Roldán incidió enormemente para darle impulso a la literatura infantil y juvenil no solamente a través de la escritura sino también mediante la creación y dirección de colecciones de libros desde un nuevo enfoque estético, ideológico y pedagógico. Precisamente, en el año 1983, aparece la colección Pajarito Remendado (Ediciones Colihue) concebida y dirigida por Gustavo Roldán y Laura Devetach, su compañera en la vida y la literatura. La colección conjugó una cuidada selección de textos de autores universales y nacionales, editados en formato pequeño y a precios muy económicos, y que, además de comercializarse en las librerías convencionales, podían adquirirse en kioscos de diarios y revistas, lo que ayudó a la popularización de estos libros y a la apertura de un mercado por fuera de la escuela. La propuesta editorial rompió con los clisés impuestos por la dictadura respecto del uso de un lenguaje neutro, la preeminencia de narraciones paternalistas y simplonas, llenas de estereotipos y lugares comunes, con mensajes morales. En cambio, Pajarito Remendado reunió historias de autores consagrados (Banchs, Collodi, Andersen, los Grimm, Villafañe, Afanasiev, Nalé Roxlo) y de autores nuevos, que poco a poco ganaron prestigio (Ema Wolf, Graciela Montes, Oche Califa, Ricardo Mariño, Graciela Cabal), y puso en circulación textos literarios destinados a la infancia con una genuina aspiración estética y cultural. En lugar de dividir la serie por edades, según la frecuente convención en la literatura infantil y juvenil, Roldán y Devetach implementaron un criterio de clasificación que adjudicaba un color a cada tipo de género: clásicos de la literatura universal; cuentos populares argentinos y latinoamericanos; relatos de autores contemporáneos; y otras formas del folklore oral.

clementina.jpgCasi simultáneamente el tándem ideó, bajo la dirección de Roldán, la colección Libros del Malabarista, que desnaturalizó el supuesto de que todos libros para chicos debían ser ilustrados. Los libros de esta nueva colección apelaban a chicos que querían leer libros "todos llenos de letras", como los de los grandes, sin ningún dibujo, para que las imágenes surgieran de los lectores. La serie contempló diversos géneros narrativos (teatro, novela, cuentos, poesía), siempre manteniendo como rasgos: calidad de los textos; especial atención de la dimensión objetual y material del libro buscando originalidad en el diseño y la gráfica y explorando diferentes opciones dentro del formato pequeño; una clara pretensión de diversidad al enlazar voces de autores clásicos con las de nuevos narradores, dándoles representatibidad a los mundos simbólicos y lingüísticos de todas las regiones del país; y siempre conservando la premisa de ofrecer libros a precios accesibles.

Margarita.jpg
Más tarde llegaron Los Morochitos, con la que redoblaron la apuesta hacia la experimentalidad. La serie ofrecía libros de poesía ilustrados únicamente en blanco y negro, transgrediendo la idea de que los libros a todo color son los más atractivos para los niños. Convocaron a artistas plásticos de una inusitada variedad de estilos y estéticas, incluso alejados de lo figurativo, algo bastante infrecuente hasta ese momento en este segmento editorial. La propuesta era mantener un mismo nivel de calidad entre el texto y las imágenes, asumiendo el límite de la "falta" de color como una posibilidad para la búsqueda creativa de formas, texturas y matices. La letra imprenta mayúscula de los textos capitalizaba de manera ingeniosa una demanda didáctica del mercado "escolar" sin perder de vista al libro como obra de arte portadora de múltiples sentidos. Podríamos ubicar esta colección como un posible antecedente de la explosión ulterior del libro-álbum en la Argentina, porque apuntaba a la mixtura de diversos lenguajes artísticos e interpelaba a un lector sensible a todos esos discursos estéticos.

Ayer%20pase%20por%20tu%20casa.jpgLos Fileteados fue otra de las iniciativas que llevó adelante la pareja en Ediciones Colihue. Esta nueva colección procuraba el rescate de un conjunto heterogéneo de textos procedente de la literatura oral: aforismos, cuentos callejeros, chistes, coplas, cuentos pícaros, piropos, etc. Se planteaban como libros para todos, en los que las marcas de lo "infantil" y/o "juvenil" quedaron desdibujadas.

Por otra parte, Roldán y Devetach promovieron la instauración de concursos tanto para el rubro escritura como ilustración, lo que le permitió a muchos creadores desconocidos de todo el país encontrar un espacio para la publicación. De esos certámenes surgieron multitud de nombres que hoy continúan escribiendo y dibujando para distintas editoriales.

En diversos sellos editoriales comenzaba a perfilarse un auspicioso y fértil territorio para nuevas propuestas, y todas se potenciaban entre sí. Graciela Montes y Oscar “El Negro” Díaz en Libros del Quirquincho; Canela y Helena Homs en Sudamericana; Graciela Perriconi en El Ateneo; Laura Devetach y Gustavo Roldán en Ediciones Colihue, a los que se sumaron, entrados los 90, otros jóvenes editores como Antonio Santana y María Fernanda Maquieira, que adaptaron los catálogos de grandes grupos editoriales extranjeros al mercado local.

Gustavo Roldán coordinó talleres de escritura para adultos. Fundó e integró el Consejo de Dirección de la revista La Mancha, Papeles de Literatura Infantil, desde 1996 hasta 1998, y el Comité fundador hasta su desaparición. Una revista que difundía artículos ensayísticos de autores nacionales y extranjeros, reseñas y textos literarios imprescindibles para pensar las especificidades de la creación y la edición de literatura infantil y juvenil.

Alguna vez dijo acerca de su producción literaria: "Aspiro a escribir textos donde la cantidad de años que tenga el lector no sea más que un accidente como el verano o la lluvia o el frío."

para%20encontrar%20un%20tigre3.jpgGustavo Roldán era un invitado permanente de los congresos y encuentros de capacitación docente. Participaba de mesas de debate sobre literatura, lectura y libros para niños, ocasiones en las que con su peculiar voz y tonada sacaba a relucir sus dotes de gran narrador oral. Muchas de esas intervenciones y otras reflexiones del autor fueron reunidas en Para encontrar un tigre: la aventura de leer (Comunicarte, 2011).

También fue asiduo visitante de aulas y bibliotecas de todo el país, adonde se lo convocaba para charlar cara a cara con sus lectores.

En el 2010 un jardín de infantes de su provincia natal fue bautizado con su nombre.

escuelita%20roldan.jpg


Esta nota empieza y termina con un cuento suyo.

"Muchos ojos se mojaron, muchos dientes se apretaron, por muchos cuerpos pasó un escalofrío.

Todos sintieron que los oprimía una piedra muy grande.

Nadie dijo nada.

Sin hacer ruido, como si el ruido pudiera molestar, los animales se fueron alejando.

El viento sopló y sopló, y comenzó a llevarse las penas. Sopló y sopló, y las nubes se abrieron para que el sol se pusiera a pintar las flores. El viento hizo ruido con las hojas de los árboles y silbó entre los pastos secos.

—¿Se acuerdan —dijo el sapo— cuando hizo el trato con el zorro para sembrar maíz?"


PARA SEGUIR LEYENDO Y ESCUCHANDO

Cuento de Gustavo Roldán: Un monte para vivir.

Descargar fichero
Historia del Pajarito Remendado, de Gustavo Roldán (Audio del Plan Lectura del Ministerio de Educación de la Nación)

Descargar fichero
El árbol más alto, de Gustavo Roldán (Audio del Plan Lectura del Ministerio de Educación de la Nación)

Descargar fichero
Lluvias eran las de antes, de Gustavo Roldán (Audio del Plan Lectura del Ministerio de Educación de la Nación)

Descargar fichero
Verídicas historias de mares, ríos y montañas, de Gustavo Roldán (Audio del Plan Lectura del Ministerio de Educación de la Nación)

¿La literatura infantil es literatura?. En: Revista Ñ (16/03/11). Incluye video entrevista a varios autores, entre ellos Gustavo Roldán.


10 Comentarios

  1. Edgar. Abril 4, 2012 19:17

    ¡¡¡Qué pena!!!. Gustavo formaba parte de la gran familia de mi escuela, aunque no lo conociamos. Casi todos los días un texto suyo era el disfrute de todos en el aula. "La pena del dragón", "La alegría del dragón", "Ojo de Tigre", "Animal de pelo fino", etc. Su nombre era el primero en pronunciarse cuando de nombrar autores conocidos se trataba, o era una pelea por que todos querían leer primero sus cuentos. Vaya nuestro humilde homenaje a Gustavo y a Laura, y solamente decirle que es probable que a partir de hoy el "casi" se transforme en TODOS los días...
    Se ha ido un hombre que nos ha dejado un valiosísimo legado literario, y se ha ido en silencio... No he visto hasta ahora ningún noticiero que diera a conocer tan triste novedad.
    Hasta siempre Gustavo... seguirás viviendo por siempre en tus personajes y EN LOS NIÑOS
    Edgar Moyano
    Maestro Nivel Primaria
    Esc. Ramón j. Cárcano
    Cañada de Luque - Pcia. Córdoba

  2. julia. Abril 4, 2012 20:20

    QUE TREMENDA PENA....

  3. gaby. Abril 4, 2012 21:24

    Es una gran perdida... mis queridos alumnos q hoy estan en sexto eligieron su para realizar un cuento sonoro...SAPO EN BUENOS AIRES...
    http://cid-7d9d0a8303fd8792.skydrive.live.com/browse.aspx/.Public

    http://escuela104.blogspot.com.ar/search?updated-min=2009-01-01T00:00:00-08:00&updated-max=2010-01-01T00:00:00-08:00&max-results=15

  4. Mónica Galarza. Abril 6, 2012 20:43

    Profundo dolor al leer a travès de vuestra pàgina la triste noticia. Realmente, permanecerà su improta en cada lector que tenga la dicha de ser un personaje màs en ese mundo que el supo construir, rompiendo convenciones y desocultando oscuridades. Hasta siempre Gustavo Roldàn, viviràs por siempre en mi corazòn y en el corazòn de cada niño, adolescente o adulto que lea tus libros.

  5. Bettina. Abril 7, 2012 13:35

    Gracias !!!!!!!!!!!!!! mil gracias por todo lo que nos brindaste.Dejaste el mejor de los legados.
    Bettina

  6. Bettina. Abril 7, 2012 13:35

    Gracias !!!!!!!!!!!!!! mil gracias por todo lo que nos brindaste.Dejaste el mejor de los legados.
    Bettina

  7. Susana. Abril 9, 2012 23:48

    Se fue un hechicero, un mágico hacedor de la palabra encantada con sabor y perfume a Chaco, con sus montes, sus ríos, sus árboles y -sobre todo-, con sus habitantes. Esos animalitos entrañables que tanto nos deleitaron y que deben estar dejando escapar más de una lagrimita para despedir a su papá literario...

  8. francisca. Abril 17, 2012 12:26

    que lindoo!!! nos trae muchos buenos recuerdos......

    simon malena y francisca

  9. bianca y trinidad. Abril 17, 2012 12:29

    Nosotras somos alumnas de 6 grado fuimos alumnas de gaby chaparro y nosotros fuimos los que grabamos ese cuento Gracias por hacer el cuento que tanto nos gusto!!

  10. viki5. Abril 17, 2012 12:30

    ta bueno