El portal educativo del Estado argentino

 
 

Mundos para mirar. La ilustración en los libros para niños

escanear0004.jpg
Desde el 18 de junio hasta el 22 de agosto, el Espacio de Arte de la Fundación OSDE (Suipacha 658 -1er piso) presenta la exposición Mundos para mirar. La ilustración en los libros para niños en la que se exhiben obras de 57 ilustradores argentinos cuyos trabajos ofrecen una diversidad de propuestas estéticas de calidad.

Se trata de un conjunto de artistas plásticos convocados por su labor específica en el universo de la literatura infantil y juvenil.

Esta muestra se plantea como un lugar de encuentro entre niños, autores-ilustradores y libros. El público privilegiado de este espacio serán los chicos, por tal motivo todo fue pensado para ellos; empezando por cuidar que la altura en la que han sido colocadas las obras esté adaptada a su punto de vista.

Liliana Menéndez, artista plástica e ilustradora cordobesa, curadora de esta exposición cree que “…las imágenes y las palabras, aún aquellas que los niños muy pequeños no logran explicar o leer por sí mismos, forman el alimento y sustrato que los ayuda a crecer. A través del arte de las imágenes y de las palabras, las personas profundizamos el vínculo con la vida, con nuestros sentimientos, pensamientos, experiencias y emociones.”

La propuesta para los chicos que vayan a recorrer la exposición es que sean espectadores activos, sensibles y atentos. Para ayudarlos a agudizar sus miradas los organizadores de la exposición les proponen distintas misiones. Por ejemplo: descubrir a qué obras pertenecen ciertos fragmentos; nombrar elementos que vean en las obras; observar una obra y marcar qué colores predominan; dibujar qué materiales utilizó un ilustrador para hacer una obra; descubrir personajes; elegir la obra más rara, la más divertida o la que más nos gustó; etc.

Los ilustradores: autores con identidad y peso propio

Desde hace algo más de una década el panorama de la ilustración en los libros para niños ha cambiado sustancial y profundamente en la Argentina. Sobre todo a partir de la toma de conciencia de su legítimo status como autores por parte de los propios ilustradores.

elprincipefeliz.jpg

Carlos Nine
El príncipe feliz, 1999
Pastel sobre papel, 23 x 21
Colección del artista

Una serie de sucesos concretos ha marcado ese crecimiento. Liliana Menéndez señala en el catálogo como un antecedente importante el V Congreso Internacional de Literatura Infantil y Juvenil que organizó el CEDILIJ en el año 1997, donde por primera vez se dejó planteada públicamente la inquietud sobre los derechos de autor para los ilustradores, quienes hasta ese momento padecían precarias condiciones laborales. El surgimiento en 1998 del Foro de Ilustradores, junto con la 1ª Muestra Anual de Ilustradores de Libros para Chicos de ese mismo año, fue clave para formalizar y legitimar un espacio de debate y pelea por sus derechos autorales. Como resultado de ese movimiento actualmente gozan del reconocimiento de derechos compartidos (escritor/ilustrador) o bien los ilustradores reciben un porcentaje algo menor al percibido por el escritor. Desde octubre de 2001 el Foro de Ilustradores tiene su página Web, y es un punto de referencia para todo profesional de la ilustración, trabajan colectivamente en la generación de espacios de capacitación y difusión tanto a nivel nacional como internacional.

Sus nombres tienen una mayor visibilidad en los créditos de las portadas de los libros, incluso a veces al mismo nivel tipográfico que el autor del texto escrito. Muchos ilustradores, con mayor o menor acierto, se ponen a prueba como autores integrales de las imágenes y las palabras. Son cambios lentos porque aún se editan libros en los que el nombre del ilustrador -como también suele pasar con traductores, compiladores, adaptadores, y demás colaboradores de una obra - figura desdibujado, ausente o indicado en letras muy pequeñas, escondido en la portadilla. Y generalmente se ofrecen únicamente datos biográficos de los escritores, que son quienes para las editoriales y el imaginario social mantienen una mayor jerarquía y prestigio.

El destacado dibujante Carlos Nine, señalaba en una charla en agosto del año pasado en la Librería Ateneo, que el ilustrador también batalla contra el pintor que cree tener, en el terreno de las artes visuales, cierta superioridad frente al ilustrador. Sin embargo, relataba que su experiencia en Europa le había mostrado que los coleccionistas de arte están empezando a posar sus ojos en los ilustradores, "esos tipos que sencillamente se dedican a dibujar". Importantes museos, galerías, y festivales reservan en sus programas espacio para retrospectivas o exposiciones de grandes y noveles ilustradores, sobre todo de aquellos abocados a la historieta. Una media página de un original de Hugo Pratt –famoso por El corto maltés– podía llegar a cotizar 400.000 euros, o una tapa original de Tintín–creado por Hergé– podía alcanzar el millón de euros; valores a los que pocos pintores pueden pretender vender sus cuadros. En la Argentina los ilustradores están lejos de ese beneficio monetario y escasean también los de otro tipo, basta como ejemplo el injustamente pobre homenaje que tuvo en los medios el dibujante recientemente fallecido Andrés Cascioli, creador de la mítica y valiente revista Humor, y de muchas otras como la revista infantil Humi, en tiempos de dictadura.

Por su parte, la proliferación del Libro álbum y su consolidación como género dentro de la literatura infantil y juvenil han contribuido enormemente para la revalorización del trabajo del ilustrador y ha impulsado una necesaria reflexión alrededor de diferentes aspectos de la imagen, el diseño y la edición del libro como objeto total capaz de conducirnos hacia nuevos modos de leer. Cuestiones todas en las que sin duda los ilustradores (muchas veces también diseñadores) juegan un papel fundamental, en diálogo con los escritores, editores y críticos.
hamstertronic.jpg

Pablo Bernasconi
Hamstertronic, 2005
Collage Digital, 40 x 40
Colección del artista

A la hora de dar cuenta del panorama de la literatura infantil y juvenil nacional el aporte de los ilustradores tiene su protagonismo. Así lo ponen de relieve las exposiciones que año a año se vienen presentando en las ferias que organiza la Fundación el Libro; la participación de varios ilustradores argentinos acompañando a destacadísimos ilustradores británicos en la muestra Magic Pencil, que se llevó a cabo en el año 2004, en el Centro Cultural Borges; o muestras internacionales como la titulada "Cuando las vacas vuelan", en el marco de la reconocidísima Fiera del Libro per Ragazzi en Bolonia (Italia), que el año pasado recibió como invitada de honor a la Argentina.

De un tiempo a esta parte, movidos por la crisis, en busca de mejores oportunidades, muchos ilustradores argentinos emigraron a Europa para probar suerte sin dejar de trabajar simultánemente para publicaciones nacionales. Un gran número ha recalado en España, y residen más precisamente en Barcelona (Gustavo Roldán, Elenio Pico, Maximiliano Luchini, Rebecca Lucciani, Agustín Comotto, Mariana Chiesa, etc.), un centro importantísimo y estratégico para el mercado del libro ilustrado a nivel mundial. En poco tiempo ganaron un nombre y un lugar en un territorio muy competitivo. La revista catalana especializada en cómics Tretze vents rápidamente incorporó en sus páginas a esta camada de artistas argentinos y algunos de esos trabajos son exhibidos en la muestra Mundos para mirar. A su vez, ilustradores que viven en Argentina, también trabajan para el mercado extranjero. Este es el caso por ejemplo de Dolores Avendaño (ilustradora de las saga de Harry Potter, y creadora de la imagen visual que se conoce internacionalmente del famoso personaje), Cristian Turdera , Poly Bernatene u otros que participan de la muestra con trabajos realizados para editoriales de otros países y en otras lenguas. Esa universalidad del lenguaje visual le brinda una expansión a sus trabajos que ni aun así consiguen los grandes nombres de la literatura infanto-juvenil y los best-sellers; que a duras penas y necesariamente gracias a habilidosos agentes literarios, o editores movedizos, logran vender derechos para traducir sus obras a otros idiomas, o incluso a publicar y/o distribuir sus libros en vecinos países hispanoparlantes.

Las voces de muchos ilustradores se hacen escuchar en seminarios, jornadas y congresos de la especialidad; escriben artículos con sus particulares visiones del campo de la literatura infanto juvenil y sobre las problemáticas de su oficio. Muchos de ellos se han incertado en el industria editorial como directores de colección, y editores a la cabeza de peculiares proyectos estéticos.

Para los ilustradores está claro que la Web es una ventana y una vidriera imprescindible para dar a conocer su trabajo. La Web está repleta de blogs "ilustrados". Cada ilustrador tiene su bitácora, de la que sacan mucho provecho, y desde donde puede seguirse la cocina de sus creaciones, sus bocetos, sus cuadernos borradores, plagados de un atractivo despliegue de imágenes y fotografías. A la luz de los comentarios que pueden leerse allí o de los enlaces que recomiendan podemos inferir que conforman una comunidad, una verdadera red social. Regularmente se visitan virtualmente entre sí, practican el intercambio y el interés por trabajo y la actividad de los demás.

losjuguetesdelossuenos.jpg


ISOL
Los juguetes de los sueños, 2007
Tinta china, lápiz, terminado en Adobe Photoshop, 24 x 38
Colección del artista

¿Qué muestra esta muestra?

Las obras de arte no conservan la misma apariencia cuando se reproducen y transforman en un libro. Cambian de forma, tamaño, color, etc. Ese descubrimiento podrán hacerlo grandes y chicos que tengan la oportunidad de ver las imágenes originales tal cual fueron creadas. Imágenes de libros en proceso de edición, trabajos inéditos, ilustraciones de libros descatalogados, bocetos, ponen en evidencia procesos no siempre sencillos y que involucran a muchas personas. Por ejemplo del libro Humor idiota, de Max Cachimba (Pequeño editor) puede verse una de las viñetas en versión blanco y negro, luego coloreada digitalmente tal como aparece en el libro pero en tamaño más diminuto. En una vitrina vidriada está la maqueta tridimensional de El ratón más famoso, una realización de Istvansch (Ediciones del Eclipse). El personaje principal de este libro fue hecho enteramente en cartulina recortada con tijera y trincheta, pegada con cola común sobre una base plana. Valeria Docampo creó los dibujos de Cuando San Pedro viajó en tren utilizando lápiz negro sobre papel, y mediante Photoshop los coloreó en sepia en la PC. En cambio La Balada del Basílico, de Roberto Cubillas (Ediciones del Eclipse) fue totalmente realizado con técnica digital. Periquito (Ediciones SM) tiene textos de Laura Devetach y los dibujos de Juan Lima antes de pasar a la páginas del libro fueron collages hechos con maderas y demás materiales con volúmenes, rugosidad y texturas que solo es posible observar en los originales presentes en la sala de la Fundación OSDE.

Hoy en día los ilustradores se valen tanto de las nuevas tecnologías como de la artesanía manual, a veces fundidas de forma casi irreconocible. Pasteles, acrílicos, tinta china, témperas, plastilina, collage, técnica mixta, lápices de colores, acuarelas, óleo, linograbado, digital ¿Cómo saber cuáles de todas estas técnicas fueron empleadas para la realización de las ilustraciones de muchos libros para niños? Aprender a mirar y leer imágenes no es una condición innata. Ocasiones como ésta son experiencias que contribuyen significativamente hacia esa dirección. Sin embargo no estaría demás que fuera un detalle a incorporar en futuras ediciones de libros la descripción de las técnicas con las que fueron realizados los dibujos, como una forma de ir introduciéndonos como lectores en el lenguaje de la plástica.

La finalidad de esta exposición es construir un puente que reúna a los niños con los bienes de la cultura. Seguramente a esa intención se debe el hecho de que en los carteles que identifican cada cuadro se haya colocando la imagen en miniatura de las tapas de los libros de donde proceden las obras exhibidas.

En el amplio espacio dedicado a la muestra –muy apropiado para que se desplace libre y cómodamente el público infantil – están disponibles los libros que contienen las obras originales exhibidas. Por lo tanto los paseantes podrán matizar la recorrida leyendo, escuchando y mirando cuentos y libros.

La muestra cuenta con un invitado especial, el notable Ayax Barnes (1926-1993), pionero en el campo de la ilustración dentro del mapa rioplatense, admirado y respetado por muchas generaciones posteriores de ilustradores y autores de literatura infantil y juvenil. Su viuda, la también distinguida escritora Beatriz Doumerc, ha cedido para esta ocasión valiosos originales realizados por Barnes.


La línea fue publicado en 1974. En 1975 este libro obtuvo el prestigioso premio Casa de las Américas, y más tarde fue censurado. En 2003 la editorial Ediciones Del Eclipse lo rescató del olvido reeditándolo en su colección de Libros-álbum, y fue reimpreso en 2007. Una sucesión de puntos y unas pocas herramientas gráficas más bastan para expresar muchas cosas. "La línea piensa", diría Luis Felipe Noé, porque como sostiene este otro artista plástico: Si bien se suele asociar casi con exclusividad la palabra dibujo a la de representación, nosotros queremos destacar el acto de dibujar como el del desarrollo de un pensamiento lineal: una línea lleva a otra línea como un silogismo gráfico.

Ilustradores participantes de la muestra "Mundo para mirar" son: Gustavo Aimar, Eleonora Arroyo, Dolores Avendaño, Ayax Barnes, Leonardo Batic, Pablo Bernasconi, Poly Bernatene, Diego Bianki, Héctor Borlasca, Hernán Cañellas, Guillermo Casas, Aldo Chiappe, Mariana Chiesa, Valeria Cis, Natalia Colombo, Agustín Comotto, Roberto Cubillas, Jorge Cuello, Delius, Valeria Docampo, Marcelo Elizalde, Fernando Falcone, Carolina Farías, Alexiev Gandman, Viviana Garofoli, Rosa Mercedes González, Leicia Gotlibowski, Didi Grau, Gusti, Nora Hilb, Isol, Istvansch, Sergio Kern, Claudia Legnazzi, Juan Lima, Mirian Luchetto, Maximiliano Luchini, Gustavo Mazali, Max Cachimba, Christian Montenegro, Carlos Nine, Lucas Nine, Alejandro O´Kif, Pez, Elenio Pico, Oscar Rojas, Daniel Roldán, Gustavo Roldán, José Sanabria, Luis Scafati, Irene Singer, Elena Torres, Matías Trillo, Cristian Turdera, Marta Vicente, Mónica Weiss y María Wernicke.

Actividades reprogramadas

Jueves 30 de julio a las 18.30 hs
Dolores Avendaño, ilustradora del personaje de Harry Potter y otras aventuras
Encuentro con la artista

Martes 4 de agosto a las 18.30 hs
Recorridos de lectura por los libros-álbum
Conferencia con la especialista en Literatura Infantil y juvenil Marcela Carranza

Marcela Carranza es maestra, profesora, licenciada en Letras y magister en Libros y Literatura para Niños y Jóvenes (Universidad Autónoma de Barcelona, Banco del Libro de Venezuela y FGSR). Ha publicado artículos en revistas especializadas en literatura infantil y en educación. Es colaboradora permanente de Imaginaria, boletín electrónico quincenal de literatura infantil y juvenil.

Jueves 6 de agosto a las 18.30 hs
Poly Bernatene, ilustrador de El Atraviesa paredes y otros libros
Encuentro con el artista

Jueves 13 de agosto a las 18.30 hs
Encuentro con la curadora Liliana Menéndez

Liliana Menéndez es artista visual e ilustradora de libros para niños. Licenciada en Psicología. Ilustradora entre otros libros de El árbol de lilas, junto a María Teresa Andruetto y de las colecciones de Mitología Griega y Las mil y una noches, en versión de Graciela Montes. Es autora de diversos artículos sobre ilustración de libros para niños. Integra el equipo técnico del Proyecto Arte Interactivo "Ayudar a mirar" en la ciudad de Córdoba.

Martes 18 de agosto a las 18.30 hs A CONFIRMAR
Fábrica de monstruos
Taller para niños con los ilustradores Roberto Cubillas y Pez

Visitas guiadas para chicos
Sábados a las 16 hs y en vacaciones de invierno, de lunes a sábado a las 16 hs

Espacio de Arte
Horario: de lunes a sábado de 12 a 20
Suipacha 658, 1er. piso.
Tel: 4328-7430/6558/3287
Sitio Web:http://www.artefundacionosde.com.ar
E-mail: espaciodeartefundacion@osde.com.ar


NOTAS RELACIONADAS

Fanuel Hanán Díaz: Libros álbum, algo más que bellas ilustraciones, por Mónika Klibanski.

Entrevista a Gusti: Cuadernos de viaje de un ilustrador Primera y Segunda parte, por Verónica Castro y Mónika Klibanski.

Entrevista a Pablo Bernasconi, por Verónica Castro y Mónika Klibanski.

Una tarde en el museo, actividad para los chicos.

El Museo de Arte Contemporáneo de Salta expone obras de arte infantiles.

El Malba recibe visitas escolares.

CD 5 - colección educ.ar: Berni para los niños

Sobre la construcción de un libro para chicos y sus ilustraciones. En: La otra lectura de Istvan Schritter (Lugar, 2005).


3 Comentarios

  1. laura. Julio 1, 2009 19:10

    hola, soy docente del nivel inicial en la ciudad de santa fe, nosotras trabajamos mucho lo que es el arte y los artistas plasticos en cada unidad didactica que trabajmo. me gustaria recibir tus propuestas y/o sugerencias. gracias espero tu correo laura

  2. sandra. Octubre 3, 2010 16:17

    Hola soy docente de arte y trabajo en escuelas. Me gustaría si pueden mandarme alguna idea de actividad para trabajar ilustracion con los chicos. gracias

  3. giselle. Febrero 17, 2012 17:02

    hola!!! soy docente de nivel inicial. me interesaria saber si hay alguna clección de libros de artista plasticos como miguel angel, quinquela martin. donde muestren sus obras y nos cuenten cosas de sus vidas. gracias!!! espero la respuesta!!!