El portal educativo del Estado argentino

 
 

Roberto Fontanarrosa: una complicidad para siempre

fontanarrosa.jpgLa muerte de este escritor, humorista y dibujante incomparable es lamentada en todos los ámbitos de la Argentina. En las últimas horas ha recibido homenajes y recuerdos de las más destacadas personalidades del país, algunos de los cuales se consignan abajo.

educ.ar lo recuerda a través de un especial emitido en el Canal Encuentro, y a través de la publicación de su cuento "Maestras argentinas: Clara Dezcurra", en el que sintetiza como nadie el imaginario escolar argentino.

El humor y la lucidez que muestra Fontanarrosa en este cuento permiten la reflexión inteligente, despiertan el placer con su lectura y generan una complicidad con un autor que perdurará para siempre.

La versión digital ha sido tomada de la página de la revista Mundo Docente , que lo presenta así: "El cuento fabula el origen de la inoxidable consigna de escritura que atravesó –más como estereotipo que como producción real- la escolaridad argentina: 'composición tema La vaca'. Lo cómico –para decirlo de algún modo- reside en que la pionera decisión de Clara Dezcurra, allá por el 1840, resulta justificada doblemente: en primer lugar, porque se contraponía a la redacción típica de la época (el viaje alrededor del escritorio, en la invención de Fontanarrosa); en segundo lugar, porque, en medio de los mataderos y en el país de la carne vacuna, el tema de la vaca respondía a los intereses y experiencias directas de sus alumnos".


Maestras Argentinas: Clara Dezcurra

Bajar archivo (El texto se encuentra en formato PDF. para abrirlo necesita el programa Adobe Reader.)

Algunas notas publicadas ante la muerte del artista

Todo lo resolvía con humor, por Andrés Cascioli
No te vayas, campeón..., por Daniel Arcucci

Murió sin hacer maldades, por Tute

Un maestro como persona, por Maitena

La literatura también pierde, por Mempo Giardinelli

Se me murió un amigo, por Miguel Rep

El mejor, por Juan Sasturian

Un canalla querido por todos, por Juan José Panno

Suplemento especial de Clarín, dedicado a Fontanarrosa


4 Comentarios

  1. Roberto Ferrari. Julio 23, 2007 08:30

    un maestro que enseño que se puede cambiar el mundo con una sonrisa...

  2. florencia. Julio 23, 2007 14:04

    te vamos a extrañar!!!
    fuiste un maestro!

  3. MARTA SEPULVEDA. Julio 24, 2007 23:04

    EL MAL GUSTO DE LOS AMIGOS

    Querido Roberto:

    Antier me levanté con una sensación maluca en la garganta, un peso extraño en el corazón y un hueco en la boca del estómago. Mejor dicho, amanecí perramente aburrida.
    Para colmo de males, con la sospecha que ya es más bien certeza, de que el paso traicionero de los años, me ha dejado en el alma, un álbum casi lleno, con una increíble colección de anecdotas de vida, chistes crueles sobre mi misma, curiosidades inconfesables, y la correspondiente e infaltable sección dedicada al desencanto, que comienza por supuesto con la catastrófica novedad, de que el mundo es una gran mentira, y fechado Diciembre 24 de 1967, noche en que descubrí que el niño Dios me visitaba en calzoncillos, tenía panza cervecera y era igualitico a Gerardo, mi papá.

    Pienso que Freud escribio su “Malestar de la Cultura” en una mañana idéntica a la de antier, borrosa como las letras de mis amados libros cuando pierdo los lentes, imposible de enfocar. De dos días para acá, tengo la sensación de que me cortaron la luz por falta de pago y para acabar de amolarla, me pasaron una factura por un millón de dólares.

    Todo obedece a un detalle de muy mal gusto: La noticia de tu muerte. ¿Cómo has partido sin avisar, sin dejarme el consuelo de tu chispa? ¿Cómo tuviste el descaro de dejarnos huérfanos de risa, en este planeta donde tus caricaturas han sido el método fácil para aprender a burlarnos de nosotros mismos? ¿Cómo nos abandonas en este espacio brumoso de tiempo perdido e irrecuperado sin tu brujula luminosa, sin tu cordu-locura argéntica, primavérica y fontanarrósica?

    Nooo, no hay derecho. Dime tú que me miras sentadito bien cómodo en el cielo, qué carajos voy a hacer ahora?. Seguramente recurrirás a la trillada música de que “Todos venimos para acá, no te preocupes”. Es cierto, toca aceptarlo, pues los años traen tambien cosas increíbles, entre esas, nos regalan la sumisa sabiduría de los perros viejos que no le baten la cola a todos los huesos, no se botan a perseguir carros furiosos , no corren tras inútiles ciclistas acosados por sus colmillos, y no se matan por cualquier cosa. Pero decidiste como buen hincha, irte a ver el campeonato universal de las ligas mayores sin consultarle a nadie. Aceptaste una columna de primera plana en el periódico celestial para sazonar el aburrido paraíso, sin pensar en los que nos quedamos esperando tu próximo libro. Tú, que pensabas que mientras se transmitiera un encuentro de fútbol por la radio, el mundo tenía remedio, y que si alguna vez tocara ponerle música de fondo a tu vida, tendría que ser el relato de un partido, mejor dicho, el que nos regalaba la esperanza.

    Ya estás donde querías, y nosotros qué? Pero bueno, para que después no se diga que soy una faltona, que le dá la espalda a los amigos por cualquier pendejada, quiero desearte buen viaje así sea tarde amigo, espero que todo vaya bien para ti y para los que nos quedamos a envejecer con el mundo. Ah, y ojala se te dé el milagrito, de encontrarte a Dios en un pasillo para regalarte jocoso lo que tu decías que era el mejor piropo de un lector: “Bien negrito, vi tu caricatura de hoy y me cagué de la risa”

    Tu admiradora de siempre
    MARTA SEPÚLVEDA GÓNGORA
    Miami, 23 de 2007

    www.martasepulveda.blogspot.com

  4. ana. Noviembre 20, 2008 10:04

    El negro, un grande!!! con toda la simpleza nos hiciste reir y aprender, ...te vamos a extrañar!!!