El portal educativo del Estado argentino

 
 

Sobre Marshall McLuhan

y Anibal Rossi

McLuhan2.jpg¿Usted cree que mi falacia está equivocada? Esa pregunta era la respuesta de Marshall McLuhan a quienes lo cuestionaban… Algo de eso dice en Annie Hall, la película de Woody Allen de la que McLuhan participó.

Está muy bien. McLuhan. Seguro a la mayoría de todos ustedes alguna vez se lo mencionaron, alguna mañana escucharon su nombre en boca de algún profesor pero cuántos lo leyeron. La pregunta no es en vano porque el profesor McLuhan fue tan resistido como poco leído, aunque siempre citado, por supuesto con reservas porque la academia no está acostumbrada a este tipo de escritura, a esa arborescencia de pensamiento, a esa fragmentación como respuesta.

Entonces casi siempre todo se resume en que el medio es el mensaje o en la idea de la aldea global.

McLuhan fue un artista de la síntesis, ha recogido ideas amorfas, dispersas, las a conectado y ha abierto nuevos hábitos de conciencia.

McLuhan, actualmente comparado con pensadores como Newton, Darwin, Freud, Einstein, Pavlov, era un profesor de literatura inglesa que nadie conocía pero que un día de 1964 volvió la atención de buena parte de los intelectuales sobre él cuando publicó Understanding Media: The extensions of man (La comprensión de los medios como extensiones del hombre)

Esa obra, que desmenuzaremos más adelante, puso a McLuhan y sus ideas en el centro de los debates sobre cómo afecta la tecnología las formas y la escala de la organización social y la vida individual.

McLuhan decía que su obra era una aproximación de campo en forma de mosaico para estudiar cómo los medios reorganizan la percepción del mundo. Buenos ejemplos son El Medio es el Masaje, un inventario de efectos y La Galaxia Gutenberg, en el canadiense pone de manifiesto cómo los libros operan como medios, es decir, cómo alteran la percepción con su irrupción social.

El profesor McLuhan era absolutamente consciente de lo que hacía, de sus formas e inventarios. Es por eso que nos invitaba a entrar en su obra como si fuéramos a entrar en un baño de inmersión. Es decir, no importa por dónde entremos, pues después de unos instantes ya nos vamos a haber sumergido en un nuevo entorno.

"En América Latina no pocos académicos e investigadores de las ciencias de la comunicación menospreciaron las tesis de McLuhan", comenta Octavio Islas. Y explica: "El radicalismo althusseriano era la ideología que entonces estaba de moda en escuelas de periodismo y comunicación. De acuerdo con esa corriente teórica, inspirada en las tesis del pensador francés Louis Althusser - tristemente célebre-, los medios de difusión colectiva estaban al servicio de la burguesía, y destinados a garantizar la efectiva reproducción ampliada de la ideología dominante y la reproducción ampliada de la calificación diversificada de la fuerza de trabajo. Para algunos de los principales seguidores de Althusser en América Latina, como el destacado investigador mexicano Javier Esteinou Madrid, en las formaciones capitalistas más avanzadas, los medios de difusión colectiva habían alcanzado la condición de aparatos ideológicos hegemónicos, desplazando a un segundo plano a la familia y escuela en la tarea de garantizar la efectiva reproducción ampliada de la ideología dominante y la reproducción ampliada de la calificación diversificada de la fuerza de trabajo" (...) "La descalificación de todo esquema interpretativo contrario a las tesis del “althusserismo”, particularmente aquellas tesis que fueron estigmatizadas como planteamientos de corte "funcionalista", adquirió el carácter de constante en la enseñanza de las ciencias de la comunicación en muchos países de América Latina".

Antes de avanzar más resulta pertinente que comentemos brevemente cuál era la formación de McLuhan, que puede leerse en las notas al pie de sus libros, siempre citando a los grandes de la literatura, como Joyce o Shaquespiare.

Nació en 1911 en Canadá y se recibió de Bachiller en Artes en 1933. Tres años más tarde se graduaría en literatura inglesa en la Universidad de Cambridge, en Inglaterra.

Para saber más de McLuhan deberíamos investigar y leer a los poetas y simbolistas franceses de fines del Siglo XIX, a James Joyce –especialmente su Finnegans Wake- y al poeta, estudioso de la cultura T.S. Eliot y el panfletista y satirista inglés Thomas Nashe porque ellos fueron buena parte de sus influencias para inventar nuevas formas de pensar los sentidos.

McLuhan fue discípulo de I.A. Richards uno de los pioneros en la crítica literaria centrada en el sentido de las palabras en relación a cómo se utilizan. McLuhan se formó con la tradición literaria que sostiene que las palabras no tienen un sentido único, fijo, invariable ni independiente de sus usos. McLuhan deploraba la superstición del significado correcto, superstición sostenida increiblemente aun en algunos claustros académicos y elitistas.

Sabemos que no es posible el pensamiento sin el lenguaje. Pero la relación de las palabras con el pensamiento aun nos enreda en discusiones. I.A. Richards sostiene en el libro The Meaning of the Meaning –El sentido del sentido- que el pensamiento debía tener bajo su control a las palabras –no al revés- decidiendo el sentido a partir del contexto. Esta idea es tomada por McLuhan en la Comprensión de los medios como extensiones del hombre, donde explica que todos los medios son metáforas activas para traducir la experiencia en formas nuevas. La palabra hablada fue la primera tecnología mediante la cual fuimos capaces de tomar distancia de nuestro entorno para poder leerlo de una forma nueva, distinta a la que veníamos haciéndolo.

En ese sentido del sentido hay comprensión, en ese sentido hay traducción, tal como lo expone McLuhan en el capitulo Los medios como traductores en el libro La Comprensión de los medios.

McLuhan tuvo el perfil que nos interesa particularmente. Es decir, aquel perfil que no aparta la practica de la teoría porque ve en la primera el corazón de la segunda. Posiblemente por esa razón fundó la revista Explorations en 1953 y en 1955 una alocada compañía como Consultores de ideas –Idea Consultants- que ofrecía servicios de asesoramiento creativo para la innovación en los negocios.

En medio de tanta exploración y experimentación, como imaginamos, hubo de todo, desde proyectos inviables como luces para las cortadoras de césped y estufas y hogares tridimensionales hasta envases de aluminio y de cartón para bebidas, cenas dietéticas congeladas, utensilios para el baño en cápsulas descartables y las precursoras fuentes de televisión, que era lo que hoy conocemos como videocasets.

A mediados del Siglo XV Johannes Gutenberg inventó los tipos móviles que después hicieron posible la imprenta. ¿Qué se pregunta McLuhan, entonces? Sobre las clases y las escalas de cambios que acarrea la tecnología. La imprenta en este caso.

Para McLuhan el primer efecto de la irrupción de la imprenta es el comienzo del fin de la cultura manuscrita. Pero por otro lado mecanizó la escritura y socializó la publicación y extendió sin precedentes la circulación de conocimiento.

“La invención de los tipos móviles de Gutenberg forzó al ser humano a comprender en forma lineal, uniforme, concatenada y continua“ sostiene McLuhan y explica que esa estructuración del pensamiento, en un sentido incluso más material, la pagina escrita, los bordes, los margenes, los renglones, todo eso estructura trajo consigo una nueva forma de pensar el espacio. Y como ya podemos sospechar esta nueva percepción del espacio afecto en distintos planos de la organización social.

Entonces tenemos nuevas tecnologías que modifican nuestras formas de pensar. Nuevas formas de pensar que modifican las tecnologías. Un reordenamiento de la percepción una reestructuración de los sentidos que cambia la forma que percibimos nuestro entorno. Así, y en palabras de McLuhan, el pensamiento lineal produjo en la economía la linea de montaje y la sociedad industrial, en la ciencia, en la física particularmente, las visiones newtoniana y cartesiana del universo como un mecanismo en que es posible localizar un suceso en el tiempo y en el espacio. En el campo de las artes visuales la perspectiva fue afectada por el pensamiento lineal, y la literatura con la narración de cronológica es un ejemplo sensacional para comprender estas traducciones de la tecnología en la producción cultural.

Desde el principio McLuhan tuvo algo claro, que se lo adjudica a Blake. Y esto es: cuando varía la proporción entre los sentidos, el hombre varía. Y la proporción de los sentidos cambia cuando cualquiera de ellos o cualquier forma corporal o mental se exterioriza en forma tecnológica. Se extiende.

Precisamente las extensiones son clave. Lo que se extiende ya está en nosotros, alguna de nuestras facultades físicas o psíquicas. Porque, en los 60, mientras todos pensaban los medios como fuentes, a McLuhan se le ocurrió pensarlos como extensiones, producto retroprogresivo de una idea suya más amplia de la tecnología y de categorías nuevas para pensar los modos que en formamos a la tecnología y en la que ella nos forma.

Entonces para McLuhan la ropa es una extensión de la piel, así como la ciudad es una extensión colectiva de nuestra piel y la rueda una extensión primitiva del pie, tal como hoy lo es el auto o la bicicleta. Las casas y departamentos McLuhan los pensó como extensiones de los mecanismos de control de la temperatura del cuerpo.

Pero lo revolucionario del pensamiento mcluhaniano se hace evidente cuando sale a la carga con que el libro es una extensión del ojo, la TV es la extensión del tacto y las computadoras la extensiones de nuestro sistema nervioso central.

Lo que exasperó a más de un académico es que McLuhan desarrollara todas estas categorías reconociendo que carecía de una teoría formal detrás de todas ellas. De hecho, McLuhan llegó a comparar su obra con el trabajo de un violador de cajas fuertes. Decía que al principio no sabe qué hay dentro pero que su táctica simplemente se trata de enfrentarse al problema y ponerse a trabajar. “tanteo, sondeo, escucho, pruebo, hasta que los cerrojos ceden y puedo entrar’’.

Sí hay dos constantes en la obra de McLuhan. Una es que siempre el punto de vista es móvil, no se embarca en teorías monocausales y la multiperspectiva es su plan. Y la otra constante es que no se apoya en una estructura lineal. Esta característica la llevó al extremo en El medio es el masaje. Un inventario de efectos.

Los medios, las tecnologías extienden. Pero también amputan dice McLuhan. Y esa idea de amputación la mencionamos ahora porque más adelante nos va a hacer clave para comprender Las leyes de los medios. Para McLuhan la amputación es inevitable. Según que las leyes de los medios que elaboró junto a uno de sus hijos, Eric, toda tecnología que extiende amputa otra facultad y hace caducar la función de otro medio. Pero esto lo dejamos ahí que luego lo retomamos.

McLuhan, carecía de método formal o académicamente aprobado pero siempre hacia sus observaciones con dos preguntas clave: ¿hasta qué punto los seres humanos dependen de un sentido más que de otro? Y ¿Qué sucede cuando la proporción de los sentidos se modifica? Esta segunda pregunta tiene que ver con la idea mcluhiana de que la relación entre nuestros sentidos se modifican, alterando sus proporciones –y nuestra percepción- a partir de la emergencia de nuevos medios.

Claramente una de las preocupaciones de McLuhan es el cambio, la transfiguración de los entornos a partir de la irrupción del medio eléctrico ante el medio impreso.

Poniendo el acento en ese eje de análisis, Lewis Lapham ha presentado una comparación sintética de las afirmaciones de McLuhan acerca de los medios impresos y electrónicos:

Entonces:

el medio impreso: visual, mecánico, secuencia, composición, ojo, activo, expansión, completo, soliloquio, clasificación, centro, continuo sintaxis, expresión individual, hombre tipográfico

el medio electrónico: táctil, orgánico, simultaneidad, improvisación, oído reactivo, contracción, incompleto, coro, reconocimiento, de patrones, margen, discontinuo, mosaico, terapia de grupo, hombre gráfico

Uno de los aforismos más conocidos y con el que se sintetiza a McLuhan casi siempre es: el medio es el mensaje. Con esta afirmación, McLuhan nos plantea varios problemas, porque tenemos que redefinir qué es el medio y qué es el mensaje, por qué uno en tanto otro. Esto es desde el principio un problema porque McLuhan ha hablado de los medios en un sentido muy amplio, poco especifico.

Tenemos varias formas de pensar la idea "el medio es el mensaje", ya avanzaremos con ellas a partir de la relectura que hace Scott Lash en Crítica de la Información, pero lo que tenemos que dejar claro, porque de eso se encargó McLuhan es que si entendemos al mensaje solo en términos de contenido o información soslayamos la lectura clave para comprender a los medios, que es la que intenta pensarlos en relación a su poder para modificar el curso y funcionamiento de las actividades y relaciones humanas.

Lo importante para nosotros es que la inestabilidad en que McLuhan sumerge a un abanico de categorías e ideas sobre los medios, sobre el hombre, nos ponen de prepo a pensar y a revisar viejos conceptos.

El supuesto mcluhaniano de que el medio es el mensaje tiene también anclaje en el debate entre apocalípticos e integrados. Porque un bando y el otro coinciden en que el medio es el mensaje, y se desencuentran en la lectura que hacen de sus consecuencias. Mientras los apocalípticos ven, ante la explosión de los medios y la expansión de las sociedades mediaticas, la amenaza narcótica y el fin de la historia, los integrados, como McLuhan, ven el comienzo de una nueva fase histórica, el nacimiento de un hombre nuevo. Unos ven el fin de la razón, otros la emergencia de una nueva sensibilidad.

Con estas ideas empezamos, y la semana que viene nos dedicaremos exclusivamente a Las leyes de los Medios. La Nueva Ciencia, de Eric y Marshall McLuhan.


El medio es el mensaje: tabaneando con McLuhan

medio-mensaje.jpgSi el medio es el mensajeel mensaje es el medio???… pero entonces si el medio no es el medio, sino que es el mensaje y el mensaje no es el mensaje, sino el medio… como es posible hablar de medio y de mensaje como entidades diferenciadas??

El problema amaga con devorarse a si mismo puesto que parece estar afirmando que medio y mensaje son una misma cosa, aniquilando así los propios términos que componen la frase. Convirtiendo la explosiva y estimulante contradicción inicial en un mero caso de onanismo mental, de alguien que se divierte haciéndole creer a los demás que está diciendo algo original cuando en verdad no dice nada.

Estamos convencidos de que esto no es lo que ocurre con Marshall McLuhan.

McLuhan sostiene que cada cultura desarrolla una cierta configuración sensorial en función de los medios imperantes en la misma. Así, en una cultura oral la estructura del sensorium humano estará dominada por el sentido del oído. De la misma forma que la vista adoptará un papel central en las culturas tipográficas.

Hasta ahí no pareciera McLuhan estar afirmando nada demasiado importante, sino simplemente que según el ambiente mediático en el que me encuentre inmerso seré más o menos visual o auditivo.

Pero lo interesante es que, para este canadiense profesor de literatura, la configuración sensorial obtenida de la interacción del hombre con sus extensiones tecnológicas no solo afecta el orden de la sensibilidad sino también las propias estructuras del pensamiento, es decir, la concepción que este tiene del mundo y de si mismo.

Así planteada la cuestión el hombre crea tecnologías que al mismo tiempo recrean un cierto tipo de hombre.

En esta concepción no instrumental de la tecnología, embanderada por McLuhan a partir de la afirmación de que los medios son extensiones del hombre, subyace una antropología que corre al sujeto de la centralidad absoluta en el mundo. Dando lugar a pensar al sujeto como maquinal y a la tecnología como humana.

Scott Lash nos arroja un manto de claridad sobre este tema cuando, en su Crítica a la información, nos dice: “A su juicio (el de McLuhan) el sujeto no sólo está en el mundo con la tecnología; en su antropología mecánica, está fusionado con ella. En la fenomenología, el sujeto intencional tiene un status diferente del objeto. Por eso en Heidegger la estructura ontológica del Dasein es enormemente distinta de la estructura ontológica de otros entes. En la estructura tecnológica inmanentista los sujetos y los objetos convergen en su estatus ontológico: los primeros tienen, por así decirlo, movilidad descendente, y los segundos, movilidad ascendente. Para McLuhan, sujetos y objetos se fusionan”.


EL MEDIO ES EL MENSAJE POR QUE EL MENSAJE NO ES EL MEDIO

Para empezar a desentrañar la confusión en la que nos vimos enredados al comienzo de este escrito, o para sumergirnos más despabiladamente en ella, diremos que el medio es el mensaje justamente por que el mensaje no es el medio. Cómo es eso????!!! Hacia allí vamos.


El medio es el mensaje: El arte de estar inmerso.

Creemos acertado señalar que en la máxima macluhaniana pueden leerse dos acepciones que, por sus distintos niveles de inscripción, son complementarias entre si.

La primera de ellas está relacionada con el impacto que cualquier medio produce tanto en los individuos como en las formas en que estos se asocian. Esto es, lo radicalmente importante (léase, aquello acerca de lo cual un estudioso de los medios no puede dejar de preguntarse) son los “cambios de escala, de pauta, de paso de ritmo que cualquier medio introduce en los asuntos humanos”. Al decir de McLuhan, “el ferrocarril no introdujo en la colectividad humana el movimiento, el transporte, la rueda o el camino, pero sí aceleró y amplió la escala de las funciones humanas que acabamos de mencionar, creando clases totalmente nuevas de ciudades y nuevas especies de trabajo y diversión”. Y a renglón seguido agrega, “por otra parte, al acelerar el transporte, el aeroplano tiende a disolver las formas urbanas, políticas nacidas del ferrocarril, con absoluta independencia de aquello para lo que se use el aeroplano”.

Esta primera definición pone el acento en el medio como agente a nivel sociológico. Es decir, como promotor de cambios de escala y aceleraciones que impactan en las pautas de organización de las sociedades humanas.

La segunda definición apunta a señalar la dinámica entre cada nuevo medio y sus predecesores. Así, según Mcluhan, el contenido de cualquier medio es siempre otro medio: “El contenido de la escritura es el habla, del mismo modo que la palabra escrita constituye el contenido de lo impreso y lo impreso es el contenido del telégrafo”.

Claramente, esta última acepción se inscribe en un terreno mediamórfico. Es decir, señala un patrón de comportamiento de los medios en su desarrollo e interrelación.

Ambas definiciones atentan directamente contra la idea de continente-contenido aplicada a los medios. La primera, haciendo implosionar la díada al afirmar que es el medio mismo y los cambios que introduce a nivel social, y no el “mensaje” vehiculizado a través del medio (el ya famoso entre lo comunicólogos “dice qué” del modelo de Lasswell), lo que debemos tomar como signo, como “mensaje”. La cosa se grafica más o menos así:

SIGNO=MENSAJE, MEDIO=SIGNO, MENSAJE=MEDIO…
EL MEDIO ES EL MENSAJE.

La segunda definición, por su parte se sirve de los términos continente-contenido diciéndonos: si vamos a hablar de contenido como aquello que un medio alberga en su interior, de ninguna manera debemos reparar en lo que se dice a través de este (lo cual no nos señala nada acerca de las características del medio); sino que debemos analizar qué formas tecnológicas anteriores el nuevo medio ha absorbido. Desmenuzando un poco la cuestión, esto sería:

MENSAJE=CONTENIDO, CONTENIDO=MEDIO, MENSAJE=MEDIO…
EL MEDIO ES EL MENSAJE

Ahora bien, en las antípodas de McLuhan, los que pretenden dar cuenta del impacto de los medios a partir de los análisis de contenido (entendiendo por contenido lo que se dice a través del medio), identifican a aquel con los mensajes que “transporta”. Pero en ese caso la identificación no resulta para nada virtuosa, siendo, por el contrario, producto del indeseable sonambulismo tecnológico tan fervientemente denunciado por nuestro autor.


El mensaje es el medio: El ostinato alfabético.

Tal sonambulismo se identifica con la mentalidad alfabética (la ABCDEmindness como la llama Mcluhan) la cual se encuentra en una posición similar frente a los medios a la de aquel “marinero que se sume en el abismo y especula sobre la estructura del gigantesco torbellino, mientras éste lo engulle ineludiblemente”. Con el simpático agregado de que cree que puede sustraerse a su influencia, ignorando que “los efectos de la tecnología no se dan al nivel de las opiniones o los conceptos sino que cambian las proporciones de los sentidos o las pautas de la percepción”.

La miopía mediática que no ve que no ve los cambios profundos que cada medio introduce, y confunde la hondura de sus caracteres con la superficie de sus contenidos, ha quedado al descubierto con la aparición de la luz eléctrica.

Mientras los estudios de contenido anuncian EL MENSAJE ES EL MEDIO, la electricidad se les cuela por el punto ciego.

Es que para McLuhan prestarle atención a los contenidos es una pérdida de tiempo??? No, de ninguna manera. Es obvio que la televisión sin contenido o el cine sin films que proyectar no constituirían medio alguno. Como bien señala Piscitelli:“…muchas computadoras murieron porque fueron, por limitaciones de software o de hardware, de reciclarse para la conexión a Internet. En síntesis, el contenido es esencial al medio y a la existencia del medio”. Pero centrar la atención solo en los contenidos es pasar por alto cambios que calan mucho más hondo y que serán los que verdaderamente nos orienten en la tarea de dilucidar el tipo de proceso en el que estamos inmersos.

La electricidad, nos dice el autor de La galaxia Gutenberg, que es el primer medio de comunicación sin “mensaje” (aquí nuevamente hablamos de mensaje en el sentido de lo que se dice a través de…), ha pasado inadvertida frente a los ojos del analista incauto, quien al mismo tiempo que se pregunta por el “dice qué” queda enredado en la telaraña del nuevo ambiente tecnológico.

Vemos entonces como, mientras que en McLuhan es el medio el que reclama que se le preste atención como mensaje en si mismo, en los estudios de contenido es el mensaje el que se disfraza de medio.

Como no podía ser de otra manera el final de este post termina por el medio… Coda: El medio es el mensaje por que el mensaje no es el medio.


Las leyes de los medios

retro.jpgLa nueva ciencia. (Perdón ¿Qué es lo científico?)

Las leyes de los medios. La Nueva Ciencia, es un libro de Marshall McLuhan y de su hijo Eric, que incluimos como bibliografía para este cuatrimestre de TDCI, porque nos viene muy bien para pensar las tecnologías, para, como nos dicen los autores, identificar propiedades y las acciones ejercidas sobre nosotros mismos por los tecnologías y los medios.

Se trata de cuatro leyes empíricas, un medio practico para percibir la acción y los efectos de las tecnologías.

Como ya comentamos, McLuhan fue muy resistido por la academia, según él porque después de dormir durante 500 años era lógico que los intelectuales se molestaran cuando él y sus preguntas y sus nuevas formas de conocer los apuraban.

Pero a decir verdad los editores de McLuhan, luego que publicara La comprensión de los medios como extensiones del hombre, le sugirieron una reedición del libro, menos ríspida y discontinua, con una reelaboración mas científica de sus ideas.

Entonces la gran pregunta era como sistematizar científicamente las ideas de La comprensión de los medios como extensiones del hombre, sin apuntar tanto a irritar al lector como a encajar en el canon académico.

Como bien advierte Piscitelli en sus Ensayitis "en epistemología el estilo es la obra" (...) "lo que parecía una discusión de estilo se tradujo en el caso de McLuhan y de otros impenitentes que vemos aparecer varias veces a lo largo de nuestras excursiones conceptuales en una cuestión de estilo... epistemológico. Lo que se le cuestionaba a McLuhan no es muy distinto -aunque el arco de la epistemología que ocupan aparezca en otras latitudes- que lo siempre se le cuestiono a Michel Foucault, a Francisco Varela a Fernando Flores a Ludwig von Bertalanffy, a Gregory Bateson y a Thomas S.Kuhn, y a muchos otros pensadores que seguramente Horacio Gonzalez y Tomas Abraham no dudarían en coleccionar bajo el paraguas de los pensadores bajos, discolos, bulimicos o mas seguramente apostatas".

Así las cosas, tal como nos cuenta Eric McLuhan su padre se encargó de averiguar cómo transformar aquel libro mosaico en un libro científico. Y se dedicó durante meses a entender qué era lo científico, hasta que dio con Karl Poper: algo científico es algo planteado en tal forma que se pueda refutar.

Eureka. McLuhan comenzó por preguntarse ¿Qué afirmaciones podemos hacer acerca de los medios de información que cualquiera pueda a poner a prueba -confirmar o refutar- por sí mismo? ¿Qué tienen en común todos los medios informativos?

Así fue como se encontraban cada vez mas cerca de aquello que después dirían, que todo lo que el hombre hace, cada procedimiento, cada estilo, cada artefacto, cada poema, canción, pintura, aparato, herramienta, teoría, tecnología, manifestaban cuatro dimensiones de funcionamiento y emergencia.

Padre e hijo trabajaron sobre La comprensión de los medios como extensiones del hombre y rápidamente vieron las cuatro constantes, las cuatro leyes. Para ser más precisos, estuvieron seguros al principio de tres y luego darían con la cuarta.

A fin de comprenderlas mejor, deberíamos plantear las leyes más como preguntas que como afirmaciones, siendo más fiel a cómo McLuhan las pensó.

- ¿Que EXTIENDE?

- ¿Qué vuelve OBSOLETO?

- ¿Qué RECUPERA?

- ¿En qué REVIERTE?


Las leyes

La primera y más obvia fue la EXTENSIÓN, (extensiones del hombre, tal como el subtitulo del libro). Cada tecnología extiende una facultad física o psíquica del hombre. La idea de extensión también podría ser reemplazada según el caso por aumenta, refuerza, intensifica, acelera, hace posible.

Ejemplos:
La perspectiva en el dibujo, la pintura, y la fotografía intensifica el punto de vista singular
La fotocopiadora posibilita la reproducción de textos a gran velocidad
La heladera aumenta la disponibilidad de alimentos

La segunda ley es la OBSOLESCENCIA. Cuando un medio extiende una facultad física o psíquica partes del entorno de lo extendido se vuelven obsoletas. Dado que hay un equilibrio en la sensibilidad, cuando un área de la experiencia se intensifica o eleva otra queda disminuida o embotada.

Ejemplos:
La heladera volvió obsoleto el trabajo del hielero
El automóvil reemplazó al caballo, y cambio los usos de los establos, herreros, talabarteros, fabricantes de monturas. También el automóvil vuelve obsoleto al pie, no en forma definitiva pero sí mientras se conduce, a tal punto que el pie queda solo disponible para las funciones que le demanda el auto -frenar, acelerar- al punto de perder, también temporalmente, su función sustancial, la de permitirnos caminar.

La tercera ley es la RECUPERACIÓN
A partir de cada nueva tecnología que se incorpora en la sociedad, que extiende nuestros sentidos, anteriores estructuras y entornos o antiguas formas de acción, organización social y pensamiento reviven, se recuperan.

Ejemplos:
El feminismo recupera la identidad colectiva de la sociedad matriarcal.
La perspectiva en la pintura recupera la especialización en la alta definición.
La pipa recupera el viaje interno contemplativo (Kant!)


La cuarta ley: REVERSIÓN. Cuando una tecnología se lleva al limite, cuando los medios de sobreextienden, en palabras de McLuhan "cuando son sobrecalentados", pueden emerger características opuestas a las originales o generar una función opuesta a la pretendida. Cada forma, llevada al limite de su potencial, invierte sus características.

Ejemplos:
Demasiados autos congestionan las autopistas, y la velocidad y seguridad
que aportaban originalmente, superadoras a las del caballo se ven
revertidas.
La hermenéutica revierte la oscuridad


Con la forma de diagrama llamado tetrada, las cuatro leyes pueden verse del siguiente modo:

EXTENSIÓN | REVERSIÓN
RECUPERACIÓN | OBSOLESCENCIA


La tetrada de efectos de las tecnologías no presenta un proceso secuencial sino cuatro procesos simultáneos. Los cuatro aspectos son inherentes a cada tecnología desde el principio.

Extensión y obsolescencia se vinculan como acción y reacción. La obsolescencia es consecuencia directa de la extensión. El proceso de recuperación, en general, se da después. No sucede lo mismo con la recuperación y la reversión. Y un medio solo revierte porque se ha llevado al limite. Comenta Piscitelli al respecto: "Para poder percibir estas sutilezas debemos recordar una y otra vez la mecánica de funcionamiento de las tetradas y como son a la vez una heurística y una taxonomía, una forma de descubrir y una forma de acumular intuiciones, información y perspectivas. Las tetradas no funcionan secuencialmente. No se trata de que un medio primero EXTIENDA, después REVIERTA, después OBSOLESCA y finalmente RECUPERE. En los hechos todo pasa al mismo tiempo y el recorte como siempre lo pone el observador".

Y una aclaración practica para no hacernos trampa: A la tétrada entramos por donde queremos, no hay entrada desacertada, pero el inicio establece cierta matriz lógica de pensamiento. Esto es para evitar disponer las mismas estructuras en varias leyes, y para explicar por qué podemos obtener distintas lecturas.

Las cualidades complementarias de las leyes de los medios de McLuhan pueden observarse cuando se las toma en pares, sean horizontales, o verticales. Por ejemplo: el alcohol extiende la energía pero revierte en depresión. El auto extiende la privacidad individual pero revierte la privacidad colectiva de los atolladeros de transito. El micrófono vuelve obsoleto el espacio privado y lo revierte en espacio colectivo.


El ejemplo que pensó Piscitelli:

La birome o pluma fuente con su reservorio autocontenido de tinta EXTIENDE el tiempo de escritura continua, eliminando -OBSOLESCIENDO- la necesidad de mojar la pluma en la tinta. El Mensaje del medio es que, el cambio que hace posible tal capacidad nueva, es la habilidad de EXTENDER la expresión del pensamiento continuo, sin pausas.

Sin embargo cuando tal capacidad se EXTIENDE mas allá de un limite razonable, la libertad de expresión REVIERTE en la verborragia, en el agarrotamiento de la mano. Algo que dejo atrás la OBSOLESCENCIA de la recarga permanente de tinta. Justamente por no tener que mojar permanentemente la pluma, las pausas a las que obligaba la OBSOLESCENTE pluma anula las periódicas interrupciones en el flujo de pensamiento que promovían la contemplación y la reflexión mental. Así inesperadamente la birome RECUPERA un aspecto de la escritura en arcilla.

Dada su portabilidad y longevidad, la birome OBSOLESCE la necesidad de recurrir a la memoria permitiendo un registro preciso e indeleble de los hechos. Esta precisión RECUPERA la noción de los escribas. La tetrada así obtenida no tiene ningún orden preciso de lectura o recorrido. Ya que cualquiera de los elementos consignados puede actuar como disparador o catalizador de mayores y mejores análisis.


Hasta acá llegamos... Haremos un práctico con la red como objeto.

Ahh sí, ¿Leyeron los diarios, últimamente?


Para saber más:

La era McLuhan
Octavio Islas

What is Media Ecology?
http://www.media-ecology.org/mecology/

"Marshall McLuhan y Arturo Jauretche: Trazando un Paralelismo entre Re-tribalización y Barbarie"
Por Laureano Ralón y Cristina Eseiza
http://portal.educ.ar/debates/educacionytic/img/003583.php

The McLuhan.ca web site
http://www.mcluhan.ca/
http://www.marshallmcluhan.com

Blog What is The Message?
http://www.mcluhan.utoronto.ca/blogger/blogger.html

Las extensiones de los medios en el filme "Videodrome de David Croneneberg (I)
http://www.henciclopedia.org.uy/autores/DiazBouquillard/Cronenberg.htm

Las extensiones de los medios en el filme "Videodrome de David Croneneberg (II)
http://www.henciclopedia.org.uy/autores/DiazBouquillard/Cronenberg2.htm

¡Actores, un paso más!
Carlos Atanes
http://www.henciclopedia.org.uy/autores/Atanes/Actores.htm

Inteligencia conectada. Derrick De Kerchove en educ.ar
Por Pablo Mancini y Virginia Avendaño
http://portal.educ.ar/debates/educacionytic/img/002410.php

Recursos del Espacio de innovación docente de educ.ar

Sobre la cultura letrada y la estructura de pensamiento relacionada con la imprenta o la Galaxia Guttenberg:
Interpretar, hipotetizar, inferir, deducir

Sobre la cultura pos-letrada y los posibles nuevos modos de pensar, concebir, imaginar, que surgen en relación con la primacía de los medios electrónicos:
¿Visión no alfabética vs. Homo Videns?

Referencias:

McLuhan para principiantes, W. Terence y Susan WillMarth
Análisis de Marshall McLuhan, Naim Kattan, Jean Baudrillard, Edgar Morin, Paul Riesman, Tom Nairn, Gabriel Cohn
El medio es el masaje. Un inventario de efectos.Quentin Fiore y Marshall McLuhan
Las leyes de los Medios.Marshall y Eric McLuhan
La comprensión de los medios como extensiones del hombre. Marshall McLuhan
La galaxia Gutenberg. Marshall McLuhan

También publicado en Dialógica, el potrero de weblogs rosarino


16 Comentarios

  1. karina Crespo. Agosto 30, 2005 20:07

    Buen artículo, completo e interesante como material para acercar a docentes que necesitan informarse sobre la importancia de los cambios en la tecnología y su relación con los procesos de socialización
    gracias...

  2. Anibal Rossi. Septiembre 1, 2005 13:22

    Gracias Karina por el comentario... Esperamos haber contribuido a presentar un mirada menos caricaturizada de los planteos de McLuhan... que no son, por cierto, nada faciles de asir... Saludos!!!

  3. Karina Crespo. Septiembre 3, 2005 00:14

    Gracias Anibal, estaré atenta a un próximo post...je
    Estos espacios nos permiten aprender y mirar desde distintos puntos de vista, lo que me parece muy positivo!

  4. juan agustin. Septiembre 12, 2005 09:38

    ¿ampliar la crítica al pensamiento lineal, unidireccional es el desafio mas profundo de Mcluhan?

  5. nelly. Febrero 28, 2006 13:14

    al fin comprendi despues de tantos años a Mcluhan

  6. Claudia. Marzo 21, 2006 20:52

    El pensamiento de McLuhan, desconsiderado o combatido desde diversas posiciones académicas, resiste el paso del tiempo y anticipa muchas de las claves que enunciaron y describieron, décadas después, la sociedad de la información. Su análisis de los usos y aplicaciones de la tecnología y su impacto sobre los modelos y hábitos sociales se ha mantenido a través de una estela de neo-mcluhianos, entre los que cabe destacar a Derrick De Kerckhove.

  7. claudia c.v.. Mayo 8, 2006 00:10

    me parece una buena investigacion, pero me hubiese gustado mas si hibise profundisado en las eras y los tiempos, pero por algo se empiesa ok`sigan adelante.

  8. andrès. Junio 5, 2006 21:03

    Dentro de la concepción mcluhuniana, he aquí un planteamiento central:
    “Todos los medios son prolongaciones de alguna facultad humana psíquica o física”. La rueda, el libro, la ropa, el circuito eléctrico prolongan respectivamente al pie al ojo a la piel y al sistema central. Cuando cada sentido o facultad se exterioriza, constituye un sistema cerrado.
    Es habitual que la mayoría de nosotros pensamos en los medios como fuentes que nos brindan información, es decir la prensa, la radio y la televisión. Pero Mcluhan tenía su propia concepción acerca de ellos. Para el cualquiera sea la tecnología, todo medio es una extensión de nuestro cuerpo, mente o ser.
    Esta idea no hay que tomarla a la ligera, sino que de ella se desprende una consecuencia muy importante: y es que con el nacimiento de nuevos medios, al modificar el ambiente, cambian nuestra percepción sensorial, nuestra manera de pensar y actuar. Para el autor todos los medios nos “remueven” con fuerza y nos “modifican” enteramente. “ninguna” comprensión de un cambio social y cultural es posible cuando no se conoce la manera en que los medios funcionan de medios.
    El planteamiento de Mcluhan se centra en una relación entre los medios electrónicos y la condición humana y sus efectos en el campo psíquico y social al considerar las tecnologías como prolongaciones de nuestro cuerpo y sentidos, es posible distinguir entre los medios calientes y fríos. Los medios calientes están llenos de información y exigen poca información del público mientras los medios fríos son pobres en información y ricos en participación.
    Así como el medio es entendido como una extensión del cuerpo humano, el mensaje no podría ser entonces simplemente reducido a 'contenido' o 'información', porque de esta forma excluiríamos algunas de las características más importantes de los medios: su poder para modificar el curso y funcionamiento de las relaciones y las actividades humanas.
    El pensamiento mcluhaniano plantea un juego de oposiciones escasamente pertinentes (imprente-circuito eléctrico, hot-cool) y una inclinación a reducir todo o la pareja sensorial tecnológica. Se trata de una antropohistoria donde el hombre es primero tribal oral, luego gutenbergullano y, finalmente, electrónico.
    Mcluhan combinó observaciones agudas y una amplia erudición con la especulación pura y simple, todo esto enmarcado en conceptualizaciones de escaso alcance desde el punto de vista teórico. Paradójicamente, el autor visualizo y en alguna medida integro algunos avances epistemológicos de la ciencia moderna. Pero de manera simultánea permaneció preso en el determinismo. En la incorporación de los avances gnoseológicos de otros campos no siguió el pluricausalismo.

  9. Pepe. Noviembre 9, 2006 05:19

    Hablando de Mcluhan, soy de Perú y este blog me esta ayudando a resolver un trabajo de etica periodistica, gracias

  10. Luis Balderas Vega. Febrero 10, 2007 17:04

    Me parece acertada la opinión del maestro McLuhan. sobre la cultura del ciberespacio, pero en este mundo de la globalización a partir de los mass media uno debe de repensar la historia y en función de ella adentrarnos en el mundo de la globalización.

  11. felicitas. Abril 26, 2007 20:50

    gracias por toda la informacion.. estoy haciendo un trabajo practico cobre mc luhan y esta es una de las pocas paginas done se habla clara y explicitamente sobre el y sus pensamientos.
    y gracias tambien a lo que agregaron info en sus comentarios, son agregados muy valiosos, espero los tengan en cuenta para un futuro.

  12. Elizabeth Duarte. Marzo 1, 2009 19:02

    Hola:

    Me gustaria saber si alguien me podria proporcionar una pagina o correo en el cual pudiera contactar al Sr.Herbert Marshall McLuhan.

    Debido a que es de gran importancia para una servidora y colaboradores estudiantes el contar con su ideologia en nuetro proyecto de la materia de Opinion Publica I. De la Lic. en ciencias de la comunicacion. De la Universidad De Sonora.

    De antemano muchas gracias.

    Esperamos su pronta respuesta.

  13. lali. Mayo 20, 2009 19:56

    Gracias por esta info tenia tiempooo buscandolaa me salvaron para un work de la uni Maracaibo; Venezuela

  14. Andrés Capelán. Octubre 11, 2010 11:58

    Lo siento mucho, pero el libro de McLuhan se llama "El medio es el MASAJE", circunstancia que se puede comprobar facilmente visitando la página de la editorial (http://www.gingkopress.com/02-mcl/medium-is-massage.html), la página de McLuhan (http://www.marshallmcluhan.com/pub.html) o leyendo el libro (cosa que por lo que se ve da muchísimo trabajo).

  15. portal.educ.ar. Junio 3, 2011 08:56

    Sobre marshall mcluhan.. Amazing :)

  16. portal.educ.ar. Junio 5, 2011 09:12

    Sobre marshall mcluhan.. Outstanding :)