El portal educativo del Estado argentino

 
 

En confidencialidad, el Ministerio de Educación Argentino firmó su alianza con Microsoft

Finalmente, el tantas veces negado acuerdo entre el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología y la firma Microsoft salió a la luz. El Ministro Daniel Filmus estampó su firma en el convenio “Partners in learning” el día 21 de mayo del 2004, pese a que gran cantidad de organizaciones trabajaron arduamente para detener este acuerdo que ofrece a la empresa de Redmond un fuerte injerencia sobre la educación pública de nuestro país y ofrece ventajas y condiciones favorables a una empresa en tanto proveedora de servicios a un Ministerio de la Nación.

El acuerdo tiene varios puntos para destacar.

En las consideraciones del mismo, en el punto C, se afirma que el acuerdo se firma “con vistas a establecer un marco institucional tendiente a facilitar la concreción de convenios, acuerdos específicos, contratos, etc, bajo condiciones favorables que coadyuven al cumplimiento de los objetivos arriba mencionados.”

Esto se relaciona directamente con otro de los fragmentos del acuerdo donde se estipula que el programa “partners in learning fresh start for donated computers (en inglés en el original) provee licencias de uso para Windows 98 ò 2000 para computadoras personales exentas de cualquier costo. Pero sigue diciendo en otro punto que “el programa Partners in Learnings School Agreement Subscription (en inglés en el original) permite que las escuelas primarias y secundarias reciban una “actualización gratuita” de Windows XP Pro, tanto para base de datos de computadoras personales nuevas como ya instaladas y/o para adquirir Office XP pro tanto para bases de datos de computadoras nuevas como ya instaladas a un costo simbólico. Nada dice sobre la adquisición de la licencia del sistema operativo, sino que solo menciona la “actualización”. Mientras que establece un acuerdo marco para la compra directa del paquete de oficina y fija condiciones “favorables” para la compra directa de las licencias de las últimas versiones del sistema operativo.

En síntesis, lo único que ofrece la empresa sin cargo es su paquete de sistema operativo windows 98 y 2000, que ya tienen una antigüedad considerable, y “actualizaciones sin cargo” de Windows XP Pro y opción de compra de Office XP Pro a un precio que aún no se conoce. Aquí no se estipula cuál es el monto del denominado “costo simbólico”. Es decir, el Gobierno Nacional tendrá que destinar fondos de Educación para comprar las licencias del sistema operativo y el paquete de oficina, y en este caso, considerando el punto C del acuerdo, se anticipa que el contrato se realizaría en “condiciones favorables para Microsoft y en forma directa”.

A todo esto se suman las condiciones bajo las cuales se ha firmado este convenio, específicamente a las cláusulas de no divulgación pública de un acto de gobierno que compromete a la educación pública y de “confidencialidad”:

En su cláusula Nro. 4 deja sellado un convenio de confidencialidad por el cual “cada una de las partes tomará las precauciones necesarias para salvaguardar la confidencialidad de las informaciones relativas a la otra parte que tenga acceso con relación a este Acuerdo, incluyendo aquellas tomadas por cada una de las partes para salvaguardar sus propias informaciones confidenciales de manera tal de evitar que ellas sean de cualquier modo divulgadas, reveladas, publicadas, vendidas, cedidas, locadas, arrendadas o de cualquier otra manera transferidas por la otra parte y aquellas que la otra parte pueda razonablemente solicitar oportunamente, debiendo las informaciones confidenciales ser mantenidas en el más absoluto secreto y confidencialidad, pudiendo solamente ser utilizadas para las finalidades expresamente previstas en este Acuerdo.”

Vale recordar, que una de las partes es un Ministerio de la Nación.

Por otro lado, el punto Nro. 6 del mismo acuerdo señala: “Divulgación pública: ninguna de las partes emitirá comunicado de prensa alguno ni hará anuncios públicos relacionados de manera alguna con este acuerdo o con acuerdo alguno contemplado por este acuerdo sin el consentimiento expreso previo de la otra parte otorgado por escrito.”

Esto significa que para cumplir con su obligación constitucional de transparencia y divulgación de los actos de gobierno, el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación deberá tener una autorización escrita de la firma norteamericana de software.

Además, recordemos que la empresa de software había anunciado la firma de este convenio el día 30 de marzo pasado en los EEUU, esto es, casi dos meses antes de su firma real y efectiva.

Por ahora, lamentablemente, sólo hemos tenido acceso a los folios 23 al 29 del expediente. Los folios anteriores no fueron entregados ante un pedido de información, dado que están cubiertos por el “convenio de confidencialidad” del acuerdo, y a pedido de una de las partes, la otra no puede hacerlo público. (El pedido de informes fue presentado al Ministerio de Educación de la Nación, que sin autorización firmada de Microsoft, no puede hacer público el resto del documento).

El acuerdo en cuestión es el Convenio MECyT Nro. 122/04, fechado el 21/05/04, con el aval del Lic. Alejandro Morduchowicz, Subsecretaría de coordinación administrativa y la firma de Pedro Sorop, Gerente General de Microsoft Argentina y del Lic. Daniel Filmus, Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación Argentina.

El convenio está publicado en:
http://www.proposicion.org.ar/doc/referencias/ar/mecyt/122-04/convenio-facsimil.html


Más información en http://www.d-sur.net/bbusaniche/






8 Comentarios

  1. diego levis. Julio 16, 2004 20:17

    En marzo de este año escuché casualmente en el tren la existencia de las negociaciones que llevaron a este acuerdo. No reproduciré detalles, algunos de ellos embarazasos: Lo ciertoe es que esa misma semna MS argentina anunció en EEUU la firma del acuerdo (información que por entonces era falsa, a que el acuerdo por lo visto se firmó en mayo) . Desde entonces intenté que el ministerio y MS confirmaran su existencia o lo desminitieran. En realidad no podía creer que el ministro Filmus avalara la práctica del secreto, independientemente de mi opinión acerca de las consecuencias del contenido y objeto del acuerdo en sí. La confirmación de la existencia de una cláusula de confidencialidad me entristece y decepciona pero sobre todo me molesta, por lo que implica entre otras cosas, la práctica del secreto en actos de gobierno.
    ¿alguien en el ministerio puede responder a los motivos de tal claúsula ? ¿alguien puede justificarla?

  2. Gerardo Diaz . Julio 17, 2004 21:25

    ¡Es inaudito que sucedan estas cosas en un estado de derecho, en una democracia!

    Me solidarizo con los juicios vertidos por Beatriz y Diego.

    El ministerio que nunca aprende toma una vez más una decisión escandalosa a favor del sector equivocado: La más poderosa y monopólica organización del software en el mundo.

    Acusada de prácticas monopólicas en su propio país, multada en Europa, nosotros la premiamos con este convenio.

    Espero que la comunidad educativa comprenda lo que se está jugando en esa partida, mucho más que sus magros sueldos, o sus lamentables jubilaciones:

    Estamos empeñando el futuro, estamos empeñando la educación de nuestros hijos.

    Desde el empréstito Rivadavia, seguimos sin aprender nada.

    ¡Qué barbaridad!

  3. Ignacio Regueiro. Julio 20, 2004 23:49

    Es realmente lamentable que vendamos nuestro futuro tan facilmente. Realmente Filmus me ha decepcionado. Sigue siendo uno más de la serie de funcionarios que se aprovecha de la poca prensa para hacer las cosas de acuerdo a intereses privados.
    Los ciudadanos tenemos que participar más en las decisiones de nuestros "representantes".

  4. Julio Villarroel. Julio 24, 2004 13:05

    Cuando en todo el mundo se está viendo que la utilización de software libre es la vía más acorde para no depender de los imperialismos (en este caso el informático), ante este acuerdo la justicia federal debería intervenir de oficio imputando al Ministro de Educación de incumplimiento de funcionario público, traición a la patria, actos contrarios a la Constitución Nacional, al incurrir en una actitud que no puede disculparse con una supuesta ignorancia o mal asesoramiento, sino que se asemeja claramente a las actitudes corruptas de gobiernos anteriores

  5. Facundo Suárez. Julio 26, 2004 15:39

    Esto es una vergüenza. Yo soy fanático del software libre y soy un convencido de que los recursos de la nación, no pueden estar en manos de gente como esta.

    Estoy en favor del cambio de microsoft por el software libre en todo lo que sea administración pública y recursos nacionales; tal como ya han hecho en países europeos, donde considera hasta una amenaza a la seguridad y falta de nacionalismo que una empresa como micrsosft esté tan metida en todo lo que es gubernamental.

  6. Juan Pablo Viglini. Agosto 3, 2004 18:26

    Una pregunta: El Ministerio de Educacion tiene facultades para firmar un acuerdo de confidencialidad, es legal, constitucional?

    Yo pensaba que el gobierno estaba apoyando la adopcion del software libre. Es lamentable y me decepciona .

  7. Juan. Agosto 13, 2006 21:36

    Muy interesante el artículo.
    Gracias!

  8. ivana. Mayo 22, 2008 08:20

    hola , si bien no es el tema queria compartir que estoy trabajando sobre la definicion del prototipo de universitario argentino. tengo un buen laboratorio social donde cofluyeron todas las universidades...tengo una muestra de 256 mas 72 universitarios...unos 300 universitarios aprox...la hipótesis es que el comportamiento de los universitarios es desviado al patron que propone la org. mundial de la salud...y es por ello que estoy trabajando sobre los rasgos comportamentales para establecer el prototipo universitario argentino.