El portal educativo del Estado argentino

 
 

Kevin Spacey, las redes sociales y la película sobre Facebook

Kevin.jpgLas redes sociales permiten generar nuevas sinergias entre los miembros de una comunidad –por ejemplo, la educativa- facilitan la circulación de información, la organización de eventos, el compartir recursos y sobre todo, proyectan y consolidan las relaciones interpersonales. El cine no se queda fuera de este fenómeno y es por eso que el actor Kevin Spacey presentará su película sobre Facebook en el Foro Internacional de Contenidos Digitales (FICOD) el próximo 17 de noviembre en Madrid, España. La ponencia de Spacey en FICOD demuestra el generalizado y creciente interés en todo el mundo por las redes sociales de la web.

Spacey, además de actor también productor, dará a conocer su nuevo proyecto cinematográfico sobre las redes sociales. La película titulada "The Social Network” narra la historia de los dos creadores de la red social Facebook, los estudiantes norteamericanos de la Universidad de Harvard, Mark Zuckerberg y Eduardo Saverin, y de un tercero, Sean Parker, fundador de Napster, que en 2004 se unió a la presidencia de la red social.

El filme se estrenará en Estados Unidos en 2010 y está basado en la novela “The accidental billionaires”, escrita por Ben Mezrich. El largometraje, dirigido por David Fincher, se encuentra en plena fase de preproducción y se rodará este otoño entre Boston y Los Ángeles.

Además de contar con la presencia del actor ganador de dos premios Oscar, nombres de la industria digital como Daniel Ek, co-fundador de Spotify, el servicio en la red de música en streaming, James Boyle, profesor de derecho en la Universidad de Duke, o Bernardo Hernández, director mundial de marketing de producto de Google, acudirán al encuentro.

El suceso de las redes sociales

La tendencia a la generalización del acceso a internet mediante computadoras y dispositivos móviles (celulares, iPods, móviles 3G, portátiles ligeros, laptops, netbooks, etc.) y la constitución de redes sociales como Facebook y Twitter, entre muchas otras, están diluyendo la separación entre el tiempo de trabajo, el tiempo de estudio y los tiempos dedicados a otras actividades como el ocio y el entretenimiento. Si la diferencia entre tiempo de estudio y otros tiempos se hace cada vez más difusa podríamos interpretar que “aprendemos al mismo tiempo que hacemos diferentes cosas” -al igual que lo hacen los niños-.

facebook-vs-twitter.jpg

La red de Facebook tiene ya más de 250 millones de usuarios. Para comprender mejor este concepto podríamos pensar en la siguiente metáfora: el principal proyecto “arquitectónico” del siglo XXI es diseñar y organizar el espacio interactivo y móvil que generó la web. En este espacio social, económico, cultural y educativo las personas están desarrollando otras formas de lectura, escritura, publicación, producción de contenidos y de relación y vinculación interpersonal resultado del uso y apropiación de las diferentes tecnologías de la información y la comunicación.

Lo que Howard Rheingold denominó “multitudes inteligentes” sumado al concepto de proyectos y trabajos colaborativos con blogs y wikis -tal el ejemplo de Wikipedia - obviamente son posibles gracias a la constitución de redes en las cuales todos y cada uno de los usuarios aportan información y conocimiento y lo comparten.

Nuevas formas de relacionarse, interactuar y compartir

En las redes sociales, como Facebook, Sónico, Myspace, Friendster, MSN Spaces, Flickr, Fotolog, Blogger, Twitter y YouTube, entre muchos otros ejemplos, cada usuario agrega como amigos a contactos y conocidos propios, que a su vez invitan a los suyos y así sucesivamente, creando una red cada vez mayor y más interconectada entre sí, estableciéndose vínculos de todo tipo y compartiendo materiales variados: notas, artículos, mensajes, videos, clips, música, fotografías, invitaciones a muestras, organización de eventos, aplicaciones, etc.

En la era de las redes sociales, casi no existe actividad que no esté representada por una comunidad en internet y la educación no es la excepción.

Entre los foros, grupos de discusión, blogs, wikis y otros dispositivos interactivos adoptados por el ámbito educativo, se destacan las redes dedicadas a la innovación aplicada a la educación y a la formación. Por ejemplo, las llamadas plataformas de e-learning y los campus virtuales que ofrecen herramientas para que los docentes se relacionen entre sí, se capaciten a distancia y puedan elaborar proyectos conjuntos en red, entre muchas otras aplicaciones de creación y publicación de contenidos.

redes_sociales2.jpg

Como cualquier red social, los miembros de la comunidad pueden buscar y agregar a una lista de contactos a personas o instituciones relacionados con su misma área profesional o especialidad, enviarles mensajes, y compartir con ellos ideas, propuestas, conocimientos y opiniones. También se pueden subir videos, chatear, agregar comentarios y votar contenidos.

Las redes sociales online se suman a las herramientas de alfabetización digital

Es posible que nos encontremos ante un cambio de paradigma en la colaboración entre grupos humanos y este cambio afecta a todos los ámbitos, sobre todo el educativo. El embrión de este cambio ya estaba en la génesis de internet con aquellos grupos de personas que actuaron al margen de las jerarquías y las grandes corporaciones y propiciaron el desarrollo del software libre.

De este modo, no sólo los que tenían dinero para comprar los programas originales pudieron beneficiarse de los usos de internet sino todas y cada una de las personas que utilizaron y continúan utilizando software libre.

En este sentido, los propios grupos de usuarios y las organizaciones de los mismos en redes fueron los verdaderos protagonistas de una cierta democratización de las herramientas al desmontar y cuestionar muchos de los principios de la lógica capitalista como la propiedad intelectual, las patentes, el secreto y la circulación dosificada de la información.

Las redes sociales conectan a personas y grupos de personas en los lugares más remotos, creando condiciones para el desarrollo, por ejemplo, de proyectos a distancia que serían impensados.

Del mismo modo que ocurrió en su momento con internet y posteriormente con los blogs y wikis, ahora la tendencia es ir integrando de a poco a las redes sociales online entre las herramientas básicas de alfabetización digital en todos los niveles de enseñanza.