El portal educativo del Estado argentino

 
 

El desarrollo en la Sociedad de la Información

AAPRESID.jpg
Llegó al país como invitado de AAPRESID, los productores de siembra directa,
el Francesco di Castri. Pensador italiano. Miembro del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS), ex Director de la UNESCO;
ecólogo e intelectual. Di castri participará del XII Congreso de AAPRESID donde dictará la conferencia La era del empowerment. En el día de mañana será recibido junto al empresario Gustavo Grobocopatel por el señor Ministro de Educación, Ciencia y Tecnología de la nación, Daniel Fimus.

El desarrollo en la Sociedad de la Información
Por Francesco di Castri

Un cambio de sociedad

Con el advenimiento de la sociedad de la información y en la transición pos industrial (di Castri 1998 a, 1998 b, 1999), el desarrollo económico y cultural ha adquirido características, patrones y tendencias que tienen muy poco en común con las de las décadas precedentes (di Castri 2000 a). No tenerlo en cuenta, como sucede todavía con bastante frecuencia, equivale a condenarse al subdesarrollo o, por lo menos, a quedar considerablemente relegado en comparación con otros países, regiones, comunidades y empresas, en un contexto tan competitivo como el actual contexto de la mundialización (globalización).

También sería erróneo creer que bastaría simplemente con injertar más tecnologías de la información en el substrato – ya obsoleto – de la sociedad industrial, o crear nuevos sistemas de información, o elaborar nuevas normas para la difusión de la información y la comunicación, o introducir más computadoras en los establecimientos de investigación y de enseñanza. Estos son apenas medios, sin duda necesarios pero insuficientes. Lo esencial es el cambio de sociedad, tan movilizador y mucho más rápido que el que caracterizó en el pasado el pasaje de la sociedad agrícola a la sociedad industrial.

Este cambio de la sociedad incide en todo, de la investigación a la capacitación al desarrollo, de la esfera psicológica y social a la cultural y artística, de la gobernabilidad local a la nacional y la global. Afecta también al individuo en su propia intimidad, al tener libre acceso a todo tipo de información en tiempo real y permitirle crear, él mismo – además de transmitirle a quien quiera – todo tipo de información y de conocimientos. Se trata de una verdadera mutación social.

Además, sería erróneo pensar que la sociedad de la información es propia del mundo económicamente desarrollado y que los países pobres quedan excluidos o, peor aun, que el tipo de desarrollo inherente a esta sociedad todavía no es oportuno o no es apropiado para vencer el subdesarrollo. Muchas veces, la aceptación del cambio y de nuevas formas de desarrollo está más difundida entre las comunidades del Sur que en los países del Norte. Asimismo, el desarrollo basado en la información y en los conocimientos es menos costoso y más accesible. En la actualidad, es prácticamente el único medio para hacer frente al círculo vicioso de la pobreza y resolverlo.

Resulta imposible, en el marco limitado de este artículo, explicar los múltiples factores vinculados con la sociedad de la información, o detallar sus características y propiedades. Para ello, recomiendo remitirse a los trabajos mencionados más arriba y a di Castri (2003 a).

El desarrollo resultante tiene todas las características de un desarrollo sustentable, entendido como un proceso constante de adaptación a cambios sucesivos e imprevisibles, lo que representa la única posibilidad operativa en un mundo abierto y muy complejo (di Castri 1998 c). La palabra «sustentable» se convierte casi en un pleonasmo.

Las tres condiciones principales que conducen a una mayor sustentabilidad y viabilidad del desarrollo, es decir, el “empoderamiento” de las comunidades locales (conocido como local empowerment por los autores ingleses, término utilizado cada vez más también en países que no son de habla inglesa), la conectividad entre los elementos del sistema y la diversificación económica, cultural y ambiental (di Castri 2003 b). Estos son los nuevos pilares del desarrollo.

Diez claves para el desarrollo en la sociedad de la información

Hay múltiples acciones y objetivos de desarrollo que se pueden alcanzar en el nuevo contexto de la sociedad de la información, impensables antes del advenimiento de dicha sociedad. Todos tienen dos cosas en común: el desarrollo en el marco de la dignidad del hombre y la especificidad de su cultura; y el rechazo de la marginalidad en la condición humana. Brevemente mencionaré una decena de ellos con un enfoque empírico, basándome en experiencias concretas, realizadas in situ (la verdad del terreno) y con éxito mediante la práctica del desarrollo, más allá de las consideraciones teóricas, incompatibles con el marco y la extensión del presente artículo. No obstante, no existe contradicción alguna entre los fundamentos teóricos y las aplicaciones prácticas que se nutren mutuamente a través de una interacción constante.

1-Empowerment de las comunidades locales. Hoy en día, el acceso a la información y al conocimiento significa no sólo que un individuo o una comunidad puedan recibirlos – aun a grandes distancias, en tiempo real y, cada vez más, en su propia lengua – sino que puedan, sobre todo, elaborarlos y enriquecerlos con su propia experiencia local, para finalmente transmitirlos libremente a las personas y las comunidades que deseen, pertenecientes o no a la misma cultura. La información se ha vuelto bidireccional y activa; ya no es más vertical y jerárquica, sino horizontal, espontánea y libre. Al tomar conciencia, muy rápidamente, de que ya no está al margen del flujo de la información, de que puede contribuir a la creación y la difusión de conocimientos, de que puede buscarlos incluso en el corazón de sus propias tradiciones y de su historia, y de que puede adaptarlos libremente para que se adecuen mejor a su medio cultural y natural y a sus propias aspiraciones, el individuo (y la comunidad o la empresa) es consciente de ese poder y de su nueva fuerza, se torna responsable de su propio destino, protagonista de su propio desarrollo. El ciclo de la pasividad y de la fatalidad en la pobreza y el asistencialismo se quiebra y se desvincula de la suerte, y la comunidad descubre el sentido y la belleza de la iniciativa propia y la nobleza del emprendimiento. El local empowerment constituye la base del desarrollo regional y comunitario. Por lo general, se requieren medidas acompañantes: micro inversiones y micro capitalización, aprendizaje a distancia (e-learning), creación de redes informáticas (network) con comunidades o asociaciones similares a fin de aumentar la masa crítica de producción y de los canales de distribución. Asimismo, en el contexto de la globalización, la especificidad del desarrollo - tan adaptada como sea posible a las potencialidades locales y al compromiso real de la población - permite mayor competitividad a escala internacional. Es pasar de una economía uniforme y estandarizada de cantidad, a una economía de calidad, de innovación constante, de especificidad cultural y ecológica, con eje en la confianza (trust economy). En eso consiste la revolución social.

2- Acceso a los sectores económicos ricos en información. Se trata de sectores con gran valor agregado gracias al empleo y la valorización del trabajo creativo, de la innovación propia y específica, de la obra y de la cultura del hombre en su sentido más amplio, de paisajes culturales y de tradiciones del terruño que tienen una base cultural e histórica propia, como así también de las tecnologías de punta, aquéllas relacionadas principalmente con la información genética y la digital. Los sectores a los cuales se apunta son principalmente el turismo internacional micro-empresario - cultural, rural, verde, ecológico - (di Castri y Balaji 2002), los productos del terruño y de la agricultura de calidad, rotulados y certificados, con denominación de origen controlada y trazabilidad - por lo general, productos de exportación - (di Castri 2001 a), la agricultura intensiva basada en la innovación, los servicios y la protección del ambiente, las pequeñas y medianas empresas de biotecnología, la artesanía de calidad superior y de exportación, así como los servicios culturales e informáticos. El marketing internacional y el benchmarking (comparación constante de las ventajas competitivas en todo el mundo para darse cuenta oportunamente de la posición en que se está), constituyen los factores fundamentales para el éxito. Ambas son acciones que se ven muy facilitadas y se tornan viables – aun para las micro empresas familiares – gracias a las nuevas tecnologías de la información.

3- Colonización, valorización y diversificación del espacio rural. Con la disponibilidad y el acceso a la información, que se dan de manera similar y a costos equivalentes tanto en el medio urbano como en el rural, donde además la calidad de vida es por lo general superior, el éxodo hacia las ciudades en busca de conocimientos y de oportunidades de trabajo - con la pérdida consiguiente de toda cultura rural - ya no constituye una fatalidad inexorable (di Castri 2001 b). Las nuevas condiciones de habitabilidad del espacio rural ya son realidad en muchos países, aun en países en desarrollo, entre los cuales cabe mencionar a los países de Asia. Renacen los paisajes culturales mantenidos por el hombre y se habilitan nuevos paisajes adaptados. Sin embargo, ello no significa que el espacio rural estará consagrado exclusivamente a la agricultura cuya extensión, sin duda, se verá reducida a causa de los enormes avances tecnológicos y de productividad en estos aspectos. El espacio agrícola y el espacio rural, si bien se superponen parcialmente, son entidades muy diferentes en cuanto a su gestión y a sus potencialidades. Dentro del espacio rural, hay un mosaico de actividades primarias (agricultura, acuicultura, silvicultura), actividades secundarias (elaboración industrial de productos locales, pequeñas empresas de tecnología de punta) y actividades terciarias (turismo, servicios culturales, educativos, financieros e informáticos). El aprendizaje a distancia (e-learning) y la formación permanente desempeñan un papel primordial en esta recolonización rural.

4- Desenclavamiento, apertura y conexión de las comunidades marginales. Por medio de la información digital que ya no conoce distancias espaciales ni temporales, fronteras o censura, hoy es posible desenclavar, abrir y comunicar a comunidades aisladas, fragmentadas y marginales. Puede tratarse de islas muy alejadas pero que pertenecen a una misma cultura y que emplean una misma lengua (como en Polinesia, donde coexisten islas independientes con islas que gozan de una amplia autonomía e islas – como la Isla de Pascua – que se encuentran bajo la soberanía estricta de un país de otro continente), de comunidades culturalmente homogéneas pero fragmentadas en zonas montañosas – los Andes – o árticas, de comunidades continentales encerradas, sin salida al mar y sin los suficientes medios de transporte, de diásporas dispersas en los distintos continentes, de etnias y culturas repartidas en territorios pertenecientes a Estados diferentes, como de poblaciones marginales que habitan los tan frecuentes squatter settlements (asentamientos precarios), poblaciones callampas, villas miserias, favelas y bidonvilles en todo el mundo. Para estas comunidades, a veces abandonadas y hasta ignoradas, se abren perspectivas totalmente nuevas. En un marco de cooperación y de interacción a distancia, estas comunidades pueden tener acceso a los mismos sectores económicos mencionados en el punto 2. El término empowerment (empoderamiento) tiene, en este caso, un doble significado, refiriéndose tanto a una comunidad local como a toda una cultura.

5- Conservación del patrimonio natural y cultural centrado en el hombre. Resulta cada vez más ingenuo y utópico creer que se podrá programar y lograr la conservación de los recursos naturales, del medio ambiente, de las zonas protegidas, de los parques nacionales, de los ecosistemas, de las especies y de los bienes culturales, si estas actividades no se desarrollan en el marco de un proyecto de desarrollo concreto y con la participación plena y el compromiso de las poblaciones locales afectadas. La conservación del patrimonio y de la herencia natural y cultural en ausencia del hombre sería frágil y aleatoria. Sólo mediante el empowerment y la consiguiente responsabilización, a lo cual nos referimos en el punto 1, el hombre se convierte en protagonista tanto del desarrollo como de la conservación, aspectos ambos estrechamente ligados entre sí.

6- Utilización y valorización de la información genética y de la biodiversidad. En la actualidad, el hombre sólo utiliza una fracción ínfima de la información genética que se ha ido generando durante el largo devenir de la evolución biológica (de los genes a las especies y a los ecosistemas) y durante la más reciente evolución cultural (creación de paisajes culturales, diferenciación de variedades vegetales y de razas de animales domésticos). Por ende, la información genética en la biosfera - que no es otra cosa que la biodiversidad global - excede en varios órdenes de magnitud la importancia y el volumen de la información digital, a pesar del crecimiento exponencial de ésta última. Una apropiada gestión y valorización de la biodiversidad, como así también toda una gama de nuevos instrumentos biotecnológicos, constituirán la esencia del desarrollo en los años por venir, para todos los ámbitos de la actividad humana, desde la medicina, la salud del hombre y la farmacología, hasta todo tipo de actividad industrial y agrícola. Es la información - la digital pero sobre todo la biológica - que de este modo penetra en todos los sectores desarrollados por las sociedades humanas precedentes. Muchas de las actividades que llevan a la valorización de la biodiversidad y a la biotecnología pueden desarrollarse a escala de una pequeña comunidad y de una micro-empresa.

7- Estímulo de la iniciativa individual en las grandes instituciones. Es casi inevitable que en las grandes instituciones, sean éstas de índole pública (incluida la función gubernamental y las universidades) o privada, nacional o internacional (incluido el sistema de las Naciones Unidas), haya una inercia y una burocracia intrínsecas que conducen a la pérdida de iniciativa y de compromiso de una parte del personal, desprovisto de responsabilidad y de responsabilización (la accountability de los autores ingleses). El flujo tradicional de la información, de dirección jerárquica y vertical, no puede más que conducir a estos fenómenos de pasividad y falta de motivación. Pero la información hoy es bidireccional y puede transformarse en transversal y por redes interactivas (network). Las unidades y los individuos - aun quienes se hallan en posición periférica y fuera del centro de gravedad institucional - pueden estar constantemente dentro del flujo principal de información, e incluso intercambiar información entre sí. Las iniciativas personales y el sentido de responsabilidad se benefician en igual grado. Basta comparar las empresas que han puesto en marcha este sistema de gestión y de formación permanente del personal con aquéllas (muy pocas porque son menos competitivas) que continúan aplicando la gestión obsoleta de siempre, para poder así evaluar la enorme diferencia en productividad. Esta gestión interactiva y transversal es perfectamente compatible también con la función pública (y ya se la aplica en numerosos países), una función que asume de este modo una verdadera responsabilidad de servicio cívico y mayores rasgos de nobleza. Es el mismo principio del empowerment explicado en el punto 1, pero aplicado no en el ámbito comunitario sino - bajo otras condiciones - al personal de organismos públicos y de empresas privadas.

8- Redes de información en el espacio urbano. Es en las ciudades y sobre todo en las megalópolis donde existen las mayores diferencias en cuanto a la difusión y disponibilidad de la información. Y ello es una de las causas - entre otras muchas - de los graves problemas sociales de exclusión, incluso de choque entre culturas insertas en medios cada vez más multiculturales. La información interactiva es extremadamente densa en ciertos espacios urbanos, y está casi ausente en los barrios marginados, en las villas de emergencia y asentamientos precarios, en ciertas áreas suburbanas, todo ello sin contar el aislamiento casi total de numerosas personas (sobre todo de la tercera edad) en un medio - sin embargo - tan densamente poblado. Con redes de información (network) bien concebidas desde el punto de vista psico-social y cultural, se pueden superar las situaciones de enclaustramiento, de marginalidad y de aislamiento, estimulando al menos – y como un primer paso - una conectividad y un acercamiento virtuales. Además, las nuevas tecnologías de la información son indispensables para la racionalización y automatización del tránsito y del transporte urbano, como así también para definir y parcelar las ciudades demasiado grandes en conjuntos viables y en espacios de convivencia que interactúan entre sí, una suerte de barrios virtuales.

9- Formación permanente. En la sociedad de la información, se estima que la tasa de conocimientos totales se duplica cada 4 a 6 años. Ello implica también que – a los fines prácticos de la aplicación y la gestión - una parte considerable de los viejos conocimientos se vuelve obsoleta rápidamente. Sin una formación permanente a lo largo de toda una vida (y no solamente de una vida profesionalmente activa), la capacidad y la voluntad de adaptación a los cambios sucesivos se desdibujan o bien desaparecen. Hay estancamiento social. Asimismo, el mercado del trabajo es tan volátil en cuanto a los conocimientos y experiencias necesarias que, sin una formación permanente, la posibilidad de reciclarse en otras actividades o de renovar el aprendizaje a nivel profesional es casi nula, con el consiguiente incremento de la desocupación y de las frustraciones. Hay una suerte de incompetencia inherente que va en aumento y que no perdona ni siquiera a las universidades, ni a las grandes instituciones dedicadas a la investigación, ni a los organismos internacionales (incluidos los que se encuentran dentro del sistema de las Naciones Unidas). Hoy, las diversas opciones de formación permanente en todos los niveles, incluso el aprendizaje a distancia, han asumido una amplitud y una diversificación que hace tan solo unos años era inimaginable. No sólo la necesidad, sino también la factibilidad de una formación permanente y una educación a distancia a costos relativamente bajos, han alcanzado una dimensión completamente nueva en la sociedad de la información.

10- Renacimiento cultural. Todos los puntos anteriores representan un enfoque, una modalidad de acción y una realización de carácter netamente humanista. Están centrados en el hombre, en su dignidad, en sus aspiraciones, en su orgullo por la propia cultura y lengua, en el estímulo que de ellos deriva. Este período, precisamente por comparación con las épocas históricas del humanismo y del renacimiento, ha sido denominado del Nuevo Renacimiento (di Castri 1995). Por otra parte, el desarrollo económico actual del mundo está impulsado por la fuerza de las culturas, es el culture-driven development de los autores ingleses. La fuerza, a veces excesiva e invasora, por ejemplo, de las culturas de los Estados Unidos y de China, y su éxito económico, demuestran lo expresado. No existe desarrollo viable y competitivo en la sociedad de la información si sus cimientos y raigambre no surgen de la fuerza y originalidad de una cultura, y no de la imitación de culturas ajenas.

Cinco medios y herramientas para acceder a este tipo de desarrollo

Las cinco herramientas de gestión, de búsqueda y de organización institucional que pueden conducir de la mejor manera posible a un desarrollo sustentable en la sociedad de la información son las siguientes. Dadas las limitaciones de espacio del presente artículo, nos limitaremos a esbozarlas.

1- Acceso a la información digital bidireccional e interactiva. Por todo lo detallado en la sección precedente, este acceso es condición sine qua non. Es cierto que el acceso a esta información, que presupone una disponibilidad de energía y de conexión telefónica (para conectarse a Internet), es cada vez mayor, aun en zonas muy apartadas y lejanas, pero no existe en todas partes. No obstante, la energía necesaria para obtener información supone instalaciones de costos muy limitados por comparación con los proyectos clásicos de desarrollo, y también por comparación con la simple construcción de una escuela que, por otra parte, no asegura el acceso a una información actualizada y permanente. En ciertas regiones del mundo, hace falta lanzar micro-proyectos de “energía para la información”. En cuanto al teléfono, existe hoy una variedad de posibilidades, incluidos los teléfonos satelitales.

2- Aprendizaje a distancia (e-learning). En diversos países del mundo, comprendidos los países desarrollados o las grandes ciudades, la capacitación a distancia es el único medio para mantener la conectividad y – de esta manera - la capacidad de adaptación al cambio de los individuos, las poblaciones y las entidades locales. En este ámbito, se han logrado enormes progresos, comprendido un aprendizaje cuyo eje es la lengua local.

3- Alfabetización para el desarrollo. Los dos motores actuales del desarrollo, siempre que éstos se encuentren insertos en una cultura específica y original, son el lenguaje digital y el lenguaje genético (ver los puntos 1 y 6 de la sección precedente). El conocimiento de la potencialidad de la información digital y de la información genética es lo que se ha dado en llamar «alfabetización para el desarrollo». Comparando la geopolítica del desarrollo mundial (di Castri 2003 c), este conocimiento es el factor distintivo entre países y comunidades que se desarrollan (los ganadores) y aquéllas que permanecen atrasadas (los perdedores). En contraste con una extensa creencia, muchas poblaciones y comunidades de los países del Sur tienen una aptitud particularmente buena, hasta diría proactiva, y muestran iniciativas propias para lograr la alfabetización al desarrollo. Los resultados son a menudo espectaculares.

4- Fortalecimiento y renacer de las lenguas de origen. En el breve transcurso de la sociedad de la información, hay más de una centena de lenguas que se creían destinadas a la extinción y que han retomado el camino de la viabilidad y el renacimiento. Un aprendizaje que comienza desde el principio estudiando la propia lengua, impide distorsionar la lógica y la estructura mental que caracteriza a cada cultura, ayuda a lograr el empowerment y el orgullo por la propia cultura, conduce a soluciones de desarrollo originales y específicas, y disminuye la atracción y la imitación de otras culturas y sistemas de valores exógenos. De algún modo una enseñanza que se cimienta en la propia lengua no limita al individuo en su aprendizaje de otras lenguas de alcance más vasto, no lo limita en su asimilación de los cimientos de la tecnología moderna de punta ni en la apreciación de otras culturas en el respeto de la diversidad. Para tener alas que permitan enfrentar la globalización de modo apropiado y específico, es indispensable contar con fuertes raíces culturales propias.

5- Procesos de descentralización y de autonomía administrativa. Con la sociedad de la información, las descentralizaciones funcionales y los propios estatutos de autonomía se multiplican en el mundo, sin que ello lleve a una doble burocracia como a menudo era el caso en otras épocas, ni a una pérdida de soberanía de los países que conceden estas autonomías, sino más bien a su fortalecimiento en la dignidad y respeto por las diversidades culturales que coexisten dentro de un mismo país. Un estatuto de autonomía, diferente y específico según las circunstancias (di Castri 2003 d), es a menudo condición indispensable para forjar el empowerment al cual se aludía en el punto 1 de la sección anterior, sobre todo cuando estamos ante comunidades muy aisladas geográficamente (islas, montañas, zonas árticas) o bien que pertenecen a una cultura y a una civilización totalmente diferentes de la del Estado-Nación soberano (ejemplo típico, la Isla de Pascua - de civilización polinesia y oceánica - y Chile - el Estado soberano en este caso - de civilización latinoamericana y continental).

Hacia una nueva gobernabilidad

En la sociedad de información, ya se ha dicho que la gobernabilidad local se ve fortalecida por los procesos de autonomía y de descentralización, además que por el empowerment funcional y operacional de las comunidades. En lo que respecta a la gobernabilidad global, ésta tendría que ser necesariamente adaptada a un “mundo globalizado”; hay que buscar nuevas dimensiones, otros patrones y enfoques, otras herramientas y una escala apropiada; algunas reformas estructurales muy drásticas serán necesarias para volver viable y restablecer la credibilidad del sistema de las Naciones Unidas. Además, en la sociedad de la información, hasta la gobernabilidad nacional puede recorrer nuevos caminos, abarcar nuevos “proyectos” y asumir nuevas características y modalidades de acción.

Lejos de minimizar su papel y de volverse más débil, como pretenden algunos politólogos, es menester que el Estado encare la función - mucho más noble y más grande que la de una imposible planificación estricta y uniforme - de brindar a todos los ciudadanos, en la diversidad de sus aspiraciones y de su propio potencial, la posibilidad de desarrollarse constantemente con lo mejor de ellos mismos, de comprender y de darse cuenta del sentido del desarrollo y de encontrar nuevos puntos de referencias y motivaciones propias. Por el acceso constante al conocimiento, el Estado puede dar a los ciudadanos los medios para permitirles adaptarse sin cesar a cambios inevitables, además de fomentar la fuerza cívica, la solidaridad y la confianza para que ellos mismos asuman sus propias responsabilidades en modo activo y con visión del futuro.


Bibliografía

di Castri F. 1995. The chair of sustainable development. Nature and Resources 31: 2-7.

di Castri F. 1998 a. Environment in a global information society. Nature and Resources 34: 4-7.

di Castri F. 1998 b. L’environnement dans la société globale de l’information. In : Delisle C.E. & Bouchard M.A. (Eds.), Evaluation d’impacts et participation publique : Tendances dans le monde francophone. IAIA & Université de Montréal : 21-61.

di Castri F. 1998 c. Le développement durable dans un monde ouvert. In : Dufour J. (Ed.), NIKAN, Les territoires du développement durable, héritage et enjeu pour demain. Université de Québec, Chicoutimi : 87-104.

di Castri F. 1999. La société globale de l’information : atout ou risque pour l’environnement ? Groupe Miollis, UNESCO, Paris, 75 p.

di Castri F. 2000 a. Ecology in a context of economic globalization. BioScience 50 (4) : 321-332.

di Castri F. 2000 b. La diversité comme ressource et comme service dans la société de l’information (Biodiversité, Biotechnologie, Information). In : Nachhaltige Nutzung natürlicher Ressourcen. Schweizerischen Akademie der Naturwissenschaften 7, Luzern : 55-66.

di Castri F. 2001 a. Rural values and the European view of agriculture. In : Solbrig O.T., Paarlberg R. & di Castri F. (Eds.), Globalization and the Rural Environment. Harvard University Press, Cambridge MA : 483-513.

di Castri F. 2001 b. Urban-Rural Interactions. Introduction. In : Solbrig O.T., Paarlberg R. & di Castri F. (Eds.), Globalization and the Rural Environment. Harvard University Press, Cambridge MA : 413-417.

di Castri F. 2002. The trilogy of the knowledge-based, post- industrial society : Information, Biodiversity and Tourism. In : di Castri F. & Balaji V. (Eds.), Tourism, Biodiversity and Information. Backhuys Publishers, Leiden : 7-24.

di Castri F. 2003 a. Les relations multiformes entre mondialisation et environnement. Vecteur Environnement 36 (2) : 29-38.

di Castri F. 2003 b. Sustainable development in small islands. Local empowerment as the key factor. INSULA, International Journal of Island Affairs 12 : 11-17.

di Castri F. 2003 c. Geopolítica mundial del desarrollo y gobernabilidad. Power Point. FLACAM, Buenos Aires & AAPRESID, Rosario.

di Castri F. 2003 d. Toward the autonomy of Rapa Nui ? Rapa Nui Journal 17 (2) : 126-130.

di Castri F. & Balaji V. (Eds.). 2002. Tourism, Biodiversity and Information. Backhuys Publishers, Leiden, 502 p.



3 Comentarios

  1. Bruno Salas. Agosto 6, 2004 13:20

    Amigo Francsco di CAstri
    totalmente de acuerdo con su ponencia, mas aun las sociedades,no podran liberarse de sus ataduras y lacras sino reconocen los tres pilares del desarrollo
    Que nos daran la solucion a tanta miseria humana,social y espiritual
    A la espera de poder incrementar nuevos conceptos para el Desarrollo Econmico con nuevos y mejores analisis que hacen tanta falta para nuestros paises y gobernantes
    Saludos desde Piura Peru
    su amigo
    Bruno SAlas

  2. beatriz fainholc. Agosto 27, 2004 16:13

    Nos identificamos plenamente con su pensamiento. Trabajando desde la perspectiva de la TECNOLOGIA EDUCATIVA PROPIA, APROPIADA Y CRITICA, en zonas rurales y periféricas, desearia entregarle algunos libros y articulos de mi obra como profesora universitaria e investigadora argentina y de A.latina. Gracias.

  3. Teresa Da Cunha Lopes. Enero 2, 2006 15:00


    La Facultad de Derecho y Ciencias Sociales (http://www.themis.umich.mx) de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (http://www.umich.mx) tiene el honor de invitar los integrantes de la Red EDUCAR a conocer y participar en su nuevo proyecto de revista electrónica arbitrada : "Internet, Bioética y Derecho".

    Acceso directo a la revista: http://www.themis.umich.mx/mambo/index.php?option=com_mamboezine&Itemid=135

    Convocatorias actuales:
    1- Está abierta la convocatoria para el envío de artículos para el primer número de IBD, bajo la temática: Nuevas Tecnologías y Derecho. Fecha límite: 15 de Enero del 2006.

    2- El número 2 de IBD será publicado en Junio/Julio 2006 bajo la temática: Derechos Humanos, Globalización y Sociedad de la Información. Fecha límite: 15 de Mayo del 2006.

    Atentamente

    Lic. Teresa Da Cunha Lopes
    Coordinadora Campus Virtual FDyCS/UMSNH
    e-mail: ibd@www.themis.umich